Inicio | Eficacia de agentes antimicrobianos

  • Eficacia de agentes antimicrobianos

    Autor: Roberto Newell

    Roberto Newell Roberto Newell G. | @RobertoNewell

    La semana pasada, escuché una presentación intitulada “Terapias Antimicrobianas en Tiempos de Resistencia” del Dr. Francisco Moreno Sánchez, que encabeza la especialidad de infectología en el Centro Médico ABC. Su presentación me impresionó. En ella ofrece evidencia sobre el impacto que tendrá la resistencia que han desarrollado varias bacterias a los antibióticos que se utilizan para combatirlas.

    El tema me llamó la atención; decidí investigar más al respecto. Los informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Center for Disease Control (CDC) del Gobierno americano apuntan a que vamos hacia una crisis de salud. La mayor resistencia de las bacterias a los antibióticos disponibles está aumentando la virulencia y mortandad de varias infecciones que hasta hace poco parecían estar controladas. Lo peor del caso es que aun cuando los médicos logren salvar vidas, lo harán usando estrategias más complejas y sofisticadas que encarecerán el tratamiento de las infecciones.

    Al iniciar el siglo 20, las principales causas de mortandad eran infecciones contagiosas, entre ellas tuberculosis, pulmonía y enteritis. Sus efectos eran devastadores y pegaban particularmente duro a niños e infantes. Esto cambió durante la primera mitad del siglo debido a cuatro factores principales: mejor nutrición, desarrollo de programas de salud pública e higiene, descubrimiento y aplicación de vacunas y la aparición de antibióticos para controlar las principales enfermedades infecciosas.

    La población más beneficiada por las medidas arriba descritas fueron los niños y lactantes, pero el desarrollo y aplicación de antibióticos aportó beneficios a todos los segmentos de la población. Sumadas, estas medidas causaron que la expectativa de vida al nacer aumentara más de 30 años durante la primera mitad del siglo pasado. En el caso de Estados Unidos y Europa, aproximadamente la tercera parte de ese aumento se debió al desarrollo y uso de antibióticos.

    Los antibióticos son tan importantes para la salud de las personas que conviene preguntar ¿qué vamos a hacer cuando ya no podamos contar con los beneficios que aporta esta familia de fármacos? La pregunta no es ociosa ni especulativa, puesto que ya existen bacterias que han desarrollado resistencia a todos los antibióticos disponibles. A veces, las resistencias limitan o reducen la eficacia de los medicamentos; requiriendo de productos costosos, mayor estancia hospitalaria y la posibilidad de contagiarse por algún otro microorganismo. Esto inicialmente afecta a personas inmunocomprometidas, pero existen ya infecciones resistentes que pueden afectar a cualquier individuo independientemente de su estado físico. Lamentablemente, estamos cerca del momento crítico cuando los antibióticos ya no cumplirán su función actual. Cuando esto suceda, la medicina perderá una de sus armas más eficaces y las personas dependerán sobre todo de la capacidad de sus sistemas inmunológicos para combatir varias de las bacterias más comunes y malignas.

    La OMS, el CDC de EU y la Secretaría de Salud están plenamente conscientes de que se avecina una crisis. Hasta el momento todavía no han encontrado una estrategia de intervención que les permita revertir el problema. En mi opinión, y la de personas mucho más calificadas, las estrategias que proponen suenan rudimentarias e insuficientes: lavarse las manos frecuentemente; aislar a las personas infectadas; fortalecer el control de infecciones en sitios donde se prestan servicios médicos y de salud, y asegurar la aplicación de las vacunas disponibles para evitar la recurrencia de brotes epidémicos.

    Las acciones que están al alcance de los individuos también me parecen insuficientes ante el tamaño del problema: evitar usar antibióticos sin receta médica, aplicar la dosis completa recetada por el doctor para evitar que persista la infección que se está combatiendo y, por último, evitar el uso indiscriminado de antibióticos para problemas que en realidad no lo requieren, por ejemplo, una infección viral.

    Seguramente, estos remedios servirán de algo, pero me temo que no resolverán el problema. Por ello, recomendaría complementar estas medidas con otras: Primero, es urgente que los gobiernos nacionales desarrollen incentivos económicos para estimular la investigación y desarrollo de nuevas familias de antibióticos; no ha habido un descubrimiento nuevo desde 1962, si tomamos en cuenta que los “nuevos” antibióticos sólo son modificaciones estructurales de familias viejas. Segundo, los gobiernos también deben preparar planes de contingencia para enfrentar las crisis que seguramente llegarán. Entre las cuestiones importantes que se deben resolver es qué hacer en caso de una epidemia; cuál debe ser el papel de las instituciones de salud; qué protocolos de acción implantar, cómo identificar y proteger los grupos más vulnerables, así como definir qué acciones se deben implantar para evitar la diseminación de las bacterias.

    Parece ser tarde para evitar una crisis de salud, pero no es demasiado tarde para preparar una respuesta inteligente.

    Publicado por Reforma

    05-06-2014

opiniones imco

Panorama Social de A...

Desde 2002, México apenas ha disminuido un punto su nivel de desigual...

opiniones imco

AIC debe ser investi...

Nueva FGR debe renovar impulso a la investigación y otorgar garantía...

opiniones imco

Ponencia de Manuel M...

¿Cuáles son las lecciones aprendidas, tanto a nivel internacional co...

opiniones imco

¿Electricidad y gas...

Todos quisiéramos precios de energía más baratos; sin embargo, lo i...

opiniones imco

Ponencia de Pablo Cl...

A los maestros les debemos la más alta garantía legal de que su carr...

opiniones imco

La estrategia energ...

El nuevo gobierno cree que la CFE debe tener el monopolio de la genera...

opiniones imco

Índice Big Mac 2019...

En 2019, el peso mexicano está subvaluado un 20.8%, de acuerdo con el...

opiniones imco

¿Quién cuida la es...

En todo el mundo las instituciones pueden generar mejores mecanismos p...

opiniones imco

Entre casas blancas ...

Las aparentes omisiones en las declaraciones patrimoniales de algunos ...

opiniones imco

Índice de Percepci...

Desde el 2012, la lucha contra la corrupción en México ha experiment...

opiniones imco

Mayor participación...

Si eres padre de familia, maestro o directivo de una escuela, particip...

opiniones imco

Cáncer y cambios en...

Es imposible saber exactamente cuáles son las pérdidas económicas p...

opiniones imco

Recortes al Inegi, ...

Es bien sabido que lo que no se mide no se puede mejorar, esto se ha v...

opiniones imco

Convocatoria para po...

El IMCO busca un liderazgo visionario e inusual, con una estatura prof...

opiniones imco

Índice de Movilidad...

El Índice de Movilidad Urbana (IMU) mide y la compara las condiciones...

opiniones imco

Índice de Ciudades ...

Con 49.5 puntos en el Índice de Ciudades Sostenibles, México se enc...

opiniones imco

Colabora la Agencia ...

La Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP) desarrolló un motor...

opiniones imco

Mejorar la movilidad...

El IMU muestra que las ciudades que cuentan con una movilidad más efi...

opiniones imco

Índice de Percepci...

El estudio revela un estancamiento en la lucha contra la corrupción e...

opiniones imco

Índice de Ciudades ...

El documento mide el avance de las zonas metropolitanas de México hac...