Inicio | Corredor Cultural Chapultepec: lo que mal empieza, con impugnaciones y marchas termina

  • Corredor Cultural Chapultepec: lo que mal empieza, con impugnaciones y marchas termina

    Autor: Ana Ogarrio

    Ana Ogarrio

    Ana Ogarrio | @Ana_Ogarrio 

    A tan sólo tres meses y medio del anuncio oficial del Corredor Cultural Chapultepec (CCC), las fallas de origen en el proceso de toma de decisiones han generado una oposición sin precedente para un proyecto de regeneración urbana en nuestra ciudad. Después de varios atrasos, finalmente la consulta organizada por el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) se llevará a cabo este domingo y los residentes de la delegación Cuauhtémoc podrán contestar una única pregunta: ¿se debe o no construir el CCC?

    El consultar la opinión de la ciudadanía sobre un proyecto de gran escala como éste y el que el IEDF lidere el ejercicio sin duda es algo positivo. Sin embargo, la consulta llega tarde, se da en un contexto de polarización y controversia extrema, tiene fallas metodológicas y además su legitimidad ha sido cuestionada por varios grupos ciudadanos. Por tanto, lo que se pretende sea un ejercicio democrático y participativo que fortalezca los procesos de toma de decisión del gobierno, corre el riesgo de tener el efecto contrario: sentar un precedente negativo sobre este tipo de instrumentos y en el proceso socavar el prestigio del IEDF. 

    La primera crítica surge desde la aprobación que dio el IEDF a la consulta con base en una solicitud que, como una consejera del propio instituto afirma, no cumplió con los requisitos de ley [1]. Los vecinos de la zona reaccionaron impugnando el proceso. Éstos desde un inicio buscaron evitar que la consulta se hiciera a nivel delegación, pues consideran que esto incrementa el riesgo de que “el voto acarreado” y gente que vive hasta a cuatro kilómetros de distancia participe, mientras que vecinos que viven a 500 metros (por ejemplo, en la colonia San Miguel Chapultepec) se queden al margen.

    Respecto al diseño metodológico, el IEDF determinó que se debía constituir dos grupos, el “SÍ” (que incluye a un representante de PROCDCMX) y el “NO”. Ambos serán los responsables de diseñar los contenidos de la campaña informativa [2]. En el micrositio sobre la consulta, entre los argumentos del SÍ se encuentran declaraciones tan vagas como “promoverá la convivencia entre los vecinos” o “¡Va por ti, por nuestras niñas y niños…!,” de tal manera que se mezcla información con propaganda. Entre los argumentos del NO se mencionan los estudios técnicos que se desconocen y se incluyen frases poco claras y también sin sustento técnico como “declaratoria de necesidad vs utilidad pública” o “gentrificación es humillación social”. Según el IEDF, la consulta “se trata… de hacerle llegar la información y argumentos [a los ciudadanos]…, que cuenten con los elementos para tomar una posición informada.” Sin embargo, el micrositio, y en menor medida los videos, en realidad no ayudan en lo absoluto a mostrar los costos y beneficios de cada postura y reflejar la complejidad de la decisión que enfrenta el votante. La falta de claridad de los argumentos del NO se explica en parte porque los principales opositores que llevan meses criticando el CCC anunciaron que no participarían en una consulta sobre un proyecto que tiene vicios tan graves de origen.

    Las fallas en el diseño e implementación de la consulta contrastan con mejores prácticas internacionales. En Berlín, por ejemplo, la campaña de información sobre qué hacer en los terrenos donde se ubicaba el aeropuerto de Tempelhof tomó casi siete años y culminó en un referéndum en el que los berlineses rechazaron la propuesta del gobierno. El proceso de discusión incluyó un seminario web (con 68 mil usuarios y 2,500 personas que aportaron ideas) y una encuesta a 1,600 viviendas. Se hicieron 17 grupos de enfoque para incluir a migrantes. Además, se organizaron una serie de eventos públicos de gran escala donde se presentaron las diversas propuestas, de tal manera que el día de la votación la ciudadanía contaba con todos los elementos necesarios para poder tomar una decisión informada.

    Otro ejemplo es la definición del proyecto del High Line Park en Nueva York. Además de organizar reuniones abiertas sobre las posibilidades de recuperación de ese espacio, la asociación “Amigos del High Line” convocó en 2003 a un concurso abierto de ideas para el nuevo espacio público. Un jurado de once miembros eligió las mejores tres propuestas dentro de las 700 recibidas (todas fueron publicadas). Posteriormente, se organizaron múltiples foros para capturar las preocupaciones de los vecinos y se difundieron los resultados. En 2005 se llevó a cabo una junta para resolver sus dudas sobre el proyecto final.

    Si bien no considero que los habitantes del DF debamos invertir seis años en discutir el futuro de Av. Chapultepec, tampoco queda claro por qué a menos de cuatro meses del anuncio oficial del CCC y tan sólo dos semanas después de que el IEDF creara el micrositio, los ciudadanos tengan que ir a las urnas a tomar una decisión con información insuficiente sobre un proyecto de largo plazo. La principal lección de estas experiencias es que resulta crucial llevar a cabo procesos participativos desde un inicio, como parte del proceso de toma de decisiones sobre las necesidades de una ciudad.

    En palabras de la OCDE, “informar, consultar, promover la participación son actividades que exigen tiempo y para las cuales no existe atajo… Los ciudadanos no están en condiciones de participar en un proceso de toma de decisiones si no han tenido tiempo de familiarizarse con lo que está en juego y de elaborar sus propias propuestas… Los efectos directos de la participación ciudadana dependen del momento de la participación. Si esto sucede en una etapa tardía del proceso, cuando la decisión va ser tomada (o incluso cuando ya lo fue), el impacto real de los ciudadanos sobre la decisión será reducido”. Esta advertencia le queda como anillo al dedo al CCC, pues la consulta llega tarde, cuando prácticamente todo se había decidido y los principales opositores tienen críticas tan de fondo que ni siquiera están dispuestos a participar en el ejercicio. En este sentido el papel del IEDF resulta poco envidiable.

    ¿Y ahora qué sigue? Por un lado, nos guste o no, las principales fallas en el proceso de toma de decisiones del CCC se dieron dentro del marco de la ley [3]. Las impugnaciones a la consulta parece que no lograron detener el ejercicio y dada la premura, la falta de información sustentada y su alcance geográfico, es posible que el SÍ gane la consulta y que este instrumento sirva para legitimar un proyecto sumamente impopular. Por otro lado, 6 de 9 comités vecinales, más la enorme mayoría de expertos (principalmente arquitectos y urbanistas) se han manifestado en contra. A través de la campaña #AsíNo, éstos diariamente cuestionan el proyecto en redes sociales y convocaron a una marcha de protesta para la víspera de la consulta que probablemente sea muy concurrida.

    En este contexto lo que está en juego va mucho más allá de un parque elevado y un centro comercial. En el México del siglo XXI, ¿qué tipo de relación quiere y puede tener el gobernante con los gobernados? ¿Acaso Mancera se va a echar el tirito de asumir la postura que originalmente asumió Levy de “va porque va”? Escojo pensar que el proyecto del CCC, tal como lo conocemos, ya no llegó a puerto.

    OCDE

    Fuente: Participación ciudadana. Manual de la OCDE sobre información, consulta y participación en la elaboración de políticas públicas.

    [1]La consejera Dania Paola Ravel Cuevas se separó de una parte del proyecto al estimar que…la solicitud de la Consulta…no cumplió con los requisitos formales que exige la ley, entre otros aspectos, por no haber convocado a todas las organizaciones de la delegación y no reunir el quórum para sesionar válidamente. Nuestra principal función, recordó, consiste en hacer cumplir la normativa electoral y la ley de participación ciudadana y generar certeza”.

    [2] Ésta consiste en un micrositio dentro de la página del IEDF, un paquete informativo (DVD y tríptico) que se entregará en cada casa de la delegación, spots de radio y TV, carteles informativos y un debate entre ambos grupos. El costo de la consulta será de $7 millones 400 mil pesos.

    [3] Éstas son: 1) Determinar esquema de financiamiento antes de las características del proyecto. 2) Insuficiente participación ciudadana 3) Proceso de selección de inversionista apresurado y poco competido 4) Falta de transparencia (por ejemplo, el uso de un fideicomiso privado). Para consultar el estudio del IMCO sobre el CCC, da clic aquí.

    Publicado por Animal Político

    03-12-2015

    Consulta el estudio del IMCO “Una nueva oportunidad para la Ciudad de México y Avenida Chapultepec: Lecciones para futuros proyectos de regeneración urbana”.

opiniones imco

Funcionamiento del m...

Varios aspectos de la reforma laboral de 2012 funcionaron bien, pero f...

opiniones imco

Las 6 áreas en las ...

El pesimismo es mal consejero: en las épocas difíciles, los emprende...

opiniones imco

El verdadero uso de ...

Los estados tienen una mala planeación de sus finanzas públicas: sub...

opiniones imco

Chihuahua

La lucha contra la corrupción en México tiene su batalla más import...

opiniones imco

Inicio de año de Tr...

Trump se siente acorralado, pero el pánico que siente puede motivarlo...

opiniones imco

Estudio del Sistema ...

Rediseñar el sistema electrónico de contratación pública CompraNet...

opiniones imco

Exigen designaciones...

Los procesos de designación deben ser abiertos, transparentes, con pa...

opiniones imco

Modelo Óptimo de la...

Este diagnóstico busca dar a conocer el estado de las policías preve...

opiniones imco

Una década de avanc...

A pesar de que aún persisten entidades con notas reprobatorias, la in...

opiniones imco

El abandono

No es posible tener policías profesionales y honestas con gobiernos c...

opiniones imco

Calificaciones

Cualquier proyecto de reforma puede fallar si se cometen errores en la...

opiniones imco

El gobierno del futu...

Naciones enormes y diminutas, unas más ricas otras más pobres, nos m...

opiniones imco

La desigualdad en Am...

La ruta para reducir la desigualdad no es clara. Sin embargo, los paí...

opiniones imco

¿Cómo va la vida e...

México es el país de la OCDE con mayor desigualdad en el ingreso fam...

opiniones imco

Ackerman y Lozano

Dentro de la falta de civilidad tan propia de los pleitos de Twitter, ...

opiniones imco

El año que viene

El año entrante será tremendo. Se juntaron retos formidables en el e...

opiniones imco

Por una agenda clim...

WRI, IMCO e ICM se unen para contribuir al diseño de una política de...

opiniones imco

IMCO firma convenio ...

Este martes, ambas instituciones firmaron un convenio de colaboración...

opiniones imco

Conforman red intern...

Estará integrada por think tanks de Chile, Perú, Ecuador, Guatemala,...

opiniones imco

La deuda del sexenio

Nadie sabe quién será el próximo presidente de la República, lo qu...