Inicio | Corrupción e impunidad

  • Corrupción e impunidad

    Autor: Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas  Juan E. Pardinas @JEPardinas 

    Una cumbia de Rigo Tovar es una manifestación de cultura, lo mismo que el Huapango de Moncayo. Una gordita de chicharrón prensado de un puesto de la calle es una forma de cultura gastronómica, igual que una espuma de maíz preparada por un Chef de cinco estrellas. El grito de “puto” en un estadio es una manifestación futbolera de la cultura machista. La cultura es la virtud del letrado que cita los tomos de la enciclopedia y del alburero que juega con el doble sentido de las palabras. La cultura es todo y es nada. Pocos conceptos son tan abstractos e inasequibles.

    Cuando el presidente Enrique Peña Nieto sostiene: “Yo sí creo que hay un tema cultural lamentablemente, que ha provocado corrupción”, las palabras del jefe de Estado se pueden interpretar con un tono de claudicación. Un problema con raíces culturales no tiene responsables directos, ni de sus causas, ni de sus soluciones. Los vicios y costumbres que heredamos de nuestros antepasados tienen sus orígenes en un tiempo remoto y sus remedios vendrán en un futuro inasequible. Ante la explicación cultural de la corrupción, sólo nos queda subordinarnos a la resignación. Si la Malinche y Hernán Cortés son el origen de esta lacra, la única alternativa viable es encomendarse a la Virgen de Guadalupe. Esperemos que la Señora del Tepeyac apure sus obras y milagros porque “este tema cultural” es uno de los problemas más grandes de México. En una encuesta realizada por en el Banco de México a 480 directivos de finanzas, se determinó que la corrupción era el principal obstáculo para hacer negocios en nuestro país, por encima de los impuestos, la burocracia y la delincuencia (El Universal, 15-VIII-2014).

    La corrupción no es un problema exclusivo de México, pero la impunidad sí. Los académicos Liu y Mikesell acaban de publicar un interesante artículo en la revista Public Administration Review sobre casos de corrupción en Estados Unidos. Su investigación está basada no en la percepción del fenómeno, sino en casos de corrupción que han recibido la sentencia inculpatoria de un tribunal. Lo primero que sorprende es el tamaño de su base de datos: más de 25,000 funcionarios públicos, en los tres poderes y los tres niveles de gobierno, han sido encontrados culpables entre 1976 y 2008. Esta cifra indica que en este periodo, en promedio, más de tres funcionarios son sentenciados al día por usar su cargo público para obtener un beneficio privado. La base de datos se construyó con los reportes que anualmente entrega el Departamento de Justicia al Congreso de EU sobre casos vinculados a crímenes de corrupción. Este reporte incluye crímenes de compra de voto, funcionarios que aceptaron regalos sin reportarlos o conflictos de interés. La lista de indicados y sentenciados también considera a ciudadanos, sin cargo público, que participaron en los crímenes de corrupción.

    En Brasil, el escándalo de mensalao ha generado 25 sentencias condenatorias, incluyendo la de José Dirceu, el brazo derecho del ex presidente Lula. En España, hay 1700 causas abiertas por corrupción, más de 500 indiciados y sólo 20 encarcelados. Sin embargo se espera que una mayor inversión en los tribunales y los sistemas de procuración de justicia permitan acelerar este rezago judicial. En China, la campaña contra la corrupción ha llegado hasta los niveles más altos del Partido Comunista.

    La corrupción se manifiesta en Alabama y en Beijing. Los escándalos van del gabinete presidencial en Brasilia a la familia real en Madrid. Sin embargo, la diferencia con México es que allá el “problema cultural” sí tiene consecuencias institucionales. Mientras aquí la impunidad sea la regla, en lugar de la excepción, México no podrá romper con la tradición que más enferma nuestra vida pública.

    Publicado por Reforma

    31-08-2014

     

opiniones imco

Segunda actualizaci...

El pasado 28 de febrero se presentaron los primeros resultados del Sem...

opiniones imco

Dónde nacen los pre...

Los prejuicios son un defecto que comparte toda la humanidad

opiniones imco

Alexandra Zapata hab...

El no presentar tu 3de3, especialmente como candidato, tiene un costo ...

opiniones imco

Por espionaje, Socie...

El espionaje dirigido a defensores de derechos humanos aumentan la des...

opiniones imco

Contra la corrupció...

Nuestra epidemia viral de corrupción no se va a terminar con un par d...

opiniones imco

Resultados PISA 2015...

La satisfacción de vida de los jóvenes de 15 años que estudian es d...

opiniones imco

Ricardo Corona habla...

Los ciudadanos exigimos a futuros gobernadores de estados con elecció...

opiniones imco

Comunidad LGBT y la ...

Los casos más notorios de discriminación hacia LGBT se dan en dos á...

opiniones imco

Piden IMCO, Transpar...

De aceptar, el documento que suscribirán los candidatos contiene comp...

opiniones imco

Ctrl + Alt + Delete

La tasa de homicidios en México pasó de 7.8 por 100 mil habitantes e...

opiniones imco

Exhortan Organizacio...

El compromiso y la determinación de la siguiente administración en e...

opiniones imco

Energía eficiente

¿De dónde vendrá la energía en los próximos 25 años? Del conocim...

opiniones imco

Marlboro M

La legalización de la mariguana no es una panacea que traiga solucion...

opiniones imco

Atlas 2017 de los Ob...

El Atlas mide el progreso en más de 220 economías para ayudarles a o...

opiniones imco

En corrupción, los ...

Al investigar casos de corrupción, ir exclusivamente por un pez gordo...

opiniones imco

#FocoElectoral2017 ...

¿Cómo se encuentran las administraciones salientes en los estados co...

opiniones imco

Senado debe evaluar ...

Como parte fundamental del SNA, el CPC tiene la responsabilidad de vel...

opiniones imco

El costo de las prom...

Nuestro país requiere de electores críticos que distingan entre ocur...

opiniones imco

La crisis de impunid...

Hasta ahora, la información disponible sólo permite dimensionar el p...

opiniones imco

JusTICia y moderniza...

¿Cómo se encuentra la justicia laboral en el uso de las TIC?