Inicio | Dónde nacen los prejuicios

  • Dónde nacen los prejuicios

    Autor: Roberto Newell

    Roberto Newell

    Roberto Newell | @RobertoNewell

    Una conversación reciente con un amigo motivó esta columna. La conversación fue sobre la reacción nacionalista y xenofóbica que ha motivado la migración transfronteriza en Europa y Norteamérica.

    Como compartimos cosmovisión, lejos de que entráramos en conflicto, la conversación sirvió para que entre los dos construyéramos una síntesis de las causas de la discriminación étnica y racial que se observa en los dos continentes y en otras partes del mundo, incluyendo México.

    Más tarde, cuando tuve acceso a internet, pude confirmar que nuestra interpretación del fenómeno es esencialmente correcta; hay evidencia científica que confirma nuestro punto de vista sobre de dónde provienen las reacciones estridentes, viscelares y estúpidas que expresan tantas personas en tantos países.

    Resulta que los prejuicios son un defecto que comparte toda la humanidad. Estudios de resonancia magnética del funcionamiento de los cerebros, de una muestra amplia y diversa de personas, muestran que la amígdala se activa cuando los sentidos perciben la presencia de una persona ajena al tipo racial de la persona cuyo cerebro está siendo analizado.

    Esta reacción es natural e inevitable. La función de la amígdala es advertirnos cuando los sentidos detectan una amenaza. Funciona como un centinela que suena la alarma si percibe peligro, instruyendo al cuerpo humano a que se prepare para defenderse.

    La amígdala es la misma parte del cerebro que causa que reaccionemos visceralmente cuando vemos una serpientes o araña. Su función era (y es) indispensable para garantizar la supervivencia de los seres humanos. Lo lamentable es que la alarma también suena cuando los sentidos detectan una persona con características físicas diferentes, mandando la señal que se está en la presencia de alguien ajeno al círculo más íntimo y confiable, que puede resultar ser un peligro para la persona.

    La intensidad de la respuesta de la amígdala crece conforme maduran las personas. La evidencia científica apunta que el programa en cuestión se activa después de la primera infancia. Durante los primeros meses de vida los seres humanos tienen capacidades de autodefensa muy limitadas.

    Pero todo lo anterior no significa que como adultos las personas estén condenadas a asumir conductas negativas hacia todas personas que son diferentes. Otras partes del cerebro (las cortezas prefrontal y orbitofrontal) sirven para interpretar, controlar y atenuar las reacciones viscerales de la amígdala. Estas partes del cerebro son las que permiten que las personas convivan en sociedad y usen el juicio para mejorar la calidad de sus decisiones.

    Pero, hay un problema en todo esto. Sucede que las cortezas prefrontales y orbitofrontales se van programando gradualmente, formando reglas de decisión y conducta basadas en experiencias personales. Una parte importante de estas reglas se aprenden vía la asociación con otras personas. Los seres humanos aprenden conductas apropiadas copiando la conducta de terceros.

    Este mimetismo significa que los humanos adoptan los prejuicios de terceros durante su juventud.. Consecuentemente, si alguien se crea en un entorno relativamente libre de conductas reactivas hacia las personas de otro color o linaje, se crean asociaciones cognitivas que atenúan la sensación de peligro que nace en la amígdala. En cambio, si el entorno y las asociaciones refuerzan las impresiones negativas de la amígdala, los prejuicios se intensifican.

    En suma, los sentimientos de prejuicio son innatos, pero esto no significa que la humanidad esté condenada a asumir conductas que discriminan a personas ajenas. Si las instituciones (entorno familiar y educativo, sistema legal y las instituciones civiles- iglesias, empresas, ONGs, etc.) cumplen sus funciones adecuadamente, las partes del cerebro que aprenden y apoyan la socialización de la conducta humana pueden (y deben) atenuar las reacciones inconscientes que se forman en la amígdala.

    En otras palabras, la conducta humana es gobernable. Si la amígdala gobernara todas las conductas humanas la humanidad viviría en conflictos constantes y sería casi imposible realizar proyectos que requirieran la participación de terceros.

    Por ello, es inaceptable (por inmoral, anti-social e improductivo) que políticos como Trump, Le Pen, Farage, Putin y Wilders -y muchos más- apelen a las partes más primitivas del cerebro, exacerbando los prejuicios que ahí se alojan.

    La amígdala es un instrumento útil para garantizar la sobrevivencia de la especie humana. Pero el cerebro humano también cuenta con otras capacidades que sirven para construir reacciones menos viscerales y más productivas.

    Los fascistas y los hípernacionalistas que actualmente están de moda apelan a lo peor de la naturaleza humana; ordenar los emociones y adoptar conductas racionales y constructivas es un deber de todos las personas.

    Publicado por Reforma

    25-05-2017

opiniones imco

TLCAN 2.0: Asuntos L...

Durante la renegociación y modernización del TLCAN, uno de los temas...

opiniones imco

México y su costoso...

La carga normativa para quienes realizan trámites y servicios federal...

opiniones imco

Manuel Molano habla ...

Durante la renegociación y modernización del TLCAN, uno de los temas...

opiniones imco

Javier Laynez

La Segunda Sala de la Suprema Corte tiene en sus manos el destino econ...

opiniones imco

Cuando las reglas si...

La regulación condena a las pequeñas empresas a un enanismo perpetuo...

opiniones imco

Crear leyes es fáci...

Hay varias razones por las cuales la justicia laboral ya no funciona e...

opiniones imco

Luis Mauricio Torres...

En la más reciente edición del Índice de la Gobernanza de los Recur...

opiniones imco

El diseño de la imp...

No llegamos aquí por casualidad. Nuestro estado de la impunidad no es...

opiniones imco

Venezuela en crisis

Durante las últimas semanas, el Gobierno de Nicolás Maduro ha enfren...

opiniones imco

Jesús Alarcón habl...

La expansión y la perpetuidad de este problema es la costosa y excesi...

opiniones imco

Módulo de Movilidad...

El 68% de los mexicanos entre 25 y 64 años lograron un nivel de escol...

opiniones imco

¿Cómo lograr un se...

Las normas del sector definidas en la reforma de 2013 imponen nuevas a...

opiniones imco

Poder impune

Dentro de la discusión nacional sobre la crisis de corrupción, el Po...

opiniones imco

Los estados al cierr...

La forma de hacer política pública en México ha cambiado

opiniones imco

No es lo mismo, pero...

Hay grandes similitudes históricas e institucionales entre Prusia y E...

opiniones imco

#VamosPorMás

A pesar de probables diferencias ideológicas y posiciones encontradas...

opiniones imco

Todos al hoyo

Los sistemas de control de proyectos y gobernanza existen para evitar ...

opiniones imco

Piden diagnóstico c...

Organizaciones de la Sociedad Civil solicitan contar con un diagnósti...

opiniones imco

Semáforo Anticorrup...

El plazo para la implementación de los Sistemas Locales Anticorrupci...

opiniones imco

Juan Pardinas habla ...

Nunca había visto en la historia moderna de México un evento con una...