Inicio | Dos demagogos

  • Dos demagogos

    Autor: Roberto Newell

    Roberto Newell

    Roberto Newell | @RobertoNewell

    Acabo de recibir una cadena de correos electrónicos con chistes sobre la muerte de Castro. Hacer bromas sobre la muerte de una persona es de mal gusto, pero Castro era una figura que polarizaba opiniones. Los que lo admiraban, lo admiraban intensamente; los que no, lo detestaban.

    Castro causó la muerte de miles de personas e instaló un régimen totalitario que esclavizó a millones de personas. No obstante lo anterior, muchos latinoamericanos de izquierda lo recuerdan como una figura icónica que encontró la manera de mantener la autonomía de Cuba ante Estados Unidos; mientras que otros -probablemente más exigentes y sofisticados- lo admiran porque su régimen construyó instituciones de educación pública y salud razonablemente buenas. El problema que tengo con esas opiniones, es que festejar esos éxitos como si eso bastara para justificar el daño que hizo a tantas personas y a Cuba, es inaceptable. El saldo negativo que dejó Castro es mucho más grande de lo que sus admiradores están dispuestos a reconocer. Sus admiradores cometen el mismo error que han cometido los que aplauden a Stalin por su papel en la guerra contra Hitler, olvidando que pocos años antes había sido el cómplice de Hitler en la invasión de Polonia y las repúblicas bálticas y en el esfuerzo por exterminar a la población que vivía en las planicies de Europa Oriental y Ucrania. Los monstruos no merecen loas.

    Empecé la columna haciendo referencia al hecho que recibí una cadena de chistes sobre el dictador cubano; no se me ha olvidado. El que más me llamó la atención es uno que dice: “Castro sobrevivió 11 presidentes de los Estados Unidos, pero no aguantó ni 15 minutos de Trump”.

    El chascarrillo es importante porque nos recuerda que el ocaso de un demagogo coincidió con el ascenso al poder de otro, aunque este último con una capacidad infinitamente más grande para hacer cosas destructivas. Ojalá que el único parecido entre ellos sea su capacidad para crear enredos políticos contando grandes mentiras.

    La mentira que mejor le funcionó a Castro fue el cuento de que los yanquis estaban atrás de todo lo que no le salía bien a su régimen. Esa mentira bastó para mantenerlo en el poder durante casi siete décadas. Cada vez que su régimen estaba en un aprieto, Castro proclamaba estado de crisis, explicando que la crisis del momento se debía al hecho que los EU buscaban la manera de eliminar a su Gobierno. Ese cuento le permitió refrendar el respaldo de sus seguidores y encarcelar o desterrar a sus detractores, consolidando y prolongando su estadía en el poder.

    Estas crisis recurrentes fueron utilizadas por el régimen de Castro para perpetuar su régimen y endurecer el estado de excepción con el cual se mantuvo en el poder. El esquema de Castro funcionaba a la perfección en una especie de baile ritualístico en el cual cada 4 años participaba él y los políticos americanos del momento que en su afán por ganar las elecciones presidenciales asumían una retórica anti-castrista estridente y exagerada, sobre todo cada vez que visitaban Miami.

    En un baile coreografiado por Fidel, los candidatos para la Presidencia de EU vociferaban amenazas anti-castristas, y estos pronunciamientos eran aprovechados por el Gobierno cubano para justificar el estado perpetuo de emergencia en que vivió la isla desde la década de los cincuenta.

    El único Presidente americano que entendió que ese baile solo servía los intereses del régimen de Castro fue Obama. Él se aseguró que gradualmente hubiera un acercamiento con Cuba con el fin de normalizar las relaciones de los dos países y consecuentemente de la Isla con el resto del mundo. Por ello, no deja de ser irónico que justo en la misma semana en que por fin se reanudaron los vuelos comerciales entre EU y La Habana, la muerte de Fidel sirvió para que Trump provocara un nuevo incidente que puede acabar prolongando la vida del régimen castrista.

    La tensión entre EU y Cuba seguramente se disparará debido al excesivo protagonismo del Presidente electo americano. Este último, en vez de callar la boca o hacer un comentario reservado y rutinario sobre la muerte del dictador cubano, decidió aprovechar el momento para deshacer el trabajo que tan laboriosamente había hecho el Gobierno de Obama.

    Parecía que Cuba gradualmente se abriría, dando pasos titubeantes hacia un futuro más próspero y menos oprimente, pero al demagogo americano no parece importarle el daño que causan sus exabruptos. Ojalá que Raúl Castro no aproveche la oportunidad para volver a endurecer el estado de excepción en que vive la isla.

    Y pensar que Trump todavía no llega a la Casa Blanca.

    Publicado por Reforma

    01-12-2016

opiniones imco

Comunicado del CPC s...

Designación de 18 magistrados no fue producto de un proceso transpare...

opiniones imco

Las ciudades más vi...

Tanto en 2015 como en 2016, la ciudad centroamericana de El Salvador f...

opiniones imco

El corazón de la im...

Si algún día queremos encontrarle una salida al espiral de crimen y ...

opiniones imco

Color de la piel

Hoy es relativamente común encontrar democracias iliberales, que pare...

opiniones imco

Resultados PISA 2015...

La satisfacción de vida de los jóvenes de 15 años que estudian es d...

opiniones imco

Los Godínez de las ...

Estados y municipios no planean adecuadamente sus finanzas públicas y...

opiniones imco

Cómo impulsar el ci...

Los gobiernos locales de América Latina y el Caribe cada vez se inter...

opiniones imco

Historias de vida

Para la enorme mayoría de nuestros compatriotas, el destino está det...

opiniones imco

Análisis de la OCDE...

El estudio se enfoca en ofrecer una visión panorámica de las iniciat...

opiniones imco

Comunicado sobre el ...

Paloma Merodio no cumple con los requisitos legales para ser Vicepresi...

opiniones imco

Qué necesidad

La vicepresidencia de Merodio no va a descarrilar al INEGI, pero la co...

opiniones imco

La montaña rusa eco...

A partir de la elección de Trump, la economía mexicana ha sufrido al...

opiniones imco

¿Quién es dueño d...

El residuo digital adquiere cada día más valor y su análisis genera...

opiniones imco

Índice de Paz Méxi...

Los niveles de paz en México cayeron 4.3% en 2016 comparados con 2015...

opiniones imco

Ricardo Corona habla...

Ricardo Corona, director Jurídico del IMCO, habla sobre el estudio "N...

opiniones imco

Actualización del S...

16 estados aún no tienen una propuesta de ley para diseñar sus SLA.

opiniones imco

Instalación del Com...

El Comité Coordinador es la cabeza rectora del SNA.

opiniones imco

Justicia Penal mexic...

De 6.3 % de los delitos que la ciudadanía denuncia, la mayoría van a...

opiniones imco

El veneno del perdó...

Es hora que el debate sobre la corrupción y la impunidad voltee su mi...

opiniones imco

Nueve años de ocurr...

Este reporte compara el antes y después del Nuevo Sistema de Justicia...