Inicio | Globalización vs. soberanía nacional

  • Globalización vs. soberanía nacional

    Autor: Roberto Newell

    Roberto Newell

    Roberto Newell | @RobertoNewell

    Siempre es y ha sido difícil conciliar la globalización con el propósito de los gobiernos nacionales de mantener soberanía y control dentro de los territorios que gobiernan.

    Los ejemplos abundan: el Gobierno de EU pretende regular los flujos de inmigrantes a ese país, pero los movimientos de personas persisten; los gobiernos de un gran número de países buscan limitar los efectos del calentamiento global reduciendo voluntariamente las emisiones de gases de invernadero, pero un subconjunto de países se niega a participar en este proceso, arguyendo que la acumulación de gases de invernadero es un subproducto indeseado de la actividad económica de los países más desarrollados; la mayoría de los países han firmado acuerdos de colaboración internacional para controlar y castigar el terrorismo, pero en la práctica toleran a organizaciones terroristas con las cuales simpatizan; la mayoría de los países dicen estar de acuerdo con los programas de la Organización Mundial de Salud, aunque varios se resisten a erradicar prácticas sociales que están asociadas con la propagación y contagio de ciertas enfermedades.

    ¿Y qué decir de los tratados internacionales para controlar la proliferación de armas nucleares, que para los gobiernos de Corea del Norte, Pakistán, India e Irán son instrumentos indispensables para garantizar la supervivencia de los regímenes que representan?

    Actualmente, en todo el mundo están presentes movimientos nacionalistas que proponen resistir y revertir la globalización económica, social y política.

    Uno de los ejemplos que mejor ilustra esta tendencia es la decisión de Reino Unido de dejar la Comunidad Europea, pero los ingleses no están solos. Movimientos análogos existen en Europa, Estados Unidos, América Latina, Medio Oriente y Asia.

    Tienen en común que pretenden instrumentar programas de contra-reforma y desintegración política y económica, aun cuando esto signifique que su población tenga que asumir fuertes costos económicos y sufrir los efectos de confrontaciones políticas y sociales que pueden desbordarse violentamente.

    En suma, estamos en las primeras fases de un periodo híper-nacionalista, en el cual grandes segmentos poblacionales basarán sus conductas en su identidad étnica y racial, aun cuando estas conductas sean contrarias a su bienestar personal y colectivo.

    No me cabe duda que a la larga imperará la tendencia hacia la globalización, puesto que esta tendencia se nutre de fuerzas motrices sumamente poderosas y benéficas que eventualmente causarán que impere la racionalidad económica y política (v.gr. redes de comunicaciones y transporte de bajo costo, acceso a mercados más amplios vía una mayor integración económica, mayor movilidad personal auspiciada por un nivel más alto y homogéneo de educación, convergencia en torno a un conjunto de valores de derechos humanos, etc.). Pero, esto no significa que el periodo de contra-reforma en que estamos entrando sea breve o de bajo costo para la humanidad.

    En el número más reciente de Foreign Affairs varios analistas y expertos, entre ellos Richard Haass, Joseph Nye, Robin Niblett y varios más, exploran diversas facetas del choque entre la tendencia hacia el establecimiento de un orden liberal global y el nacionalismo-populista que está emergiendo con tanta fuerza en tantos países.

    Todos los ensayos recopilados en este número de la revista valen la pena, pero cabe destacar el de Richard Haass en el cual explora cómo se debe estructurar el nuevo orden internacional si la humanidad ha de evitar una tragedia geo-política de gran magnitud.

    Haass propone que las naciones se organicen en torno a un nuevo orden en el cual los gobiernos de los países reconocen no solo los derechos que les corresponde en el ejercicio de su soberanía nacional, sino que también formalmente aceptan que para seguir funcionando como naciones independientes están obligados a aceptar un conjunto de obligaciones para con el resto de las naciones.

    Se dice fácil, pero resultará muy difícil su instrumentación.

    El año que inicia promete ser muy complejo y peligroso.

    Si la humanidad logra contener las expresiones más peligrosas de los impulsos populistas que están presentes, probablemente será porque la humanidad recapacitó y encontró la manera de reestructurar el orden internacional con base en un modelo como el que recomienda Haass.

    Publicado por Reforma
    05-01-2017

Posts relacionados

Posts más recientes

opiniones imco

Chihuahua vs. SHCP

Hacienda tiene más recursos de presión política que la Secretaría ...

opiniones imco

Funcionamiento del m...

Varios aspectos de la reforma laboral de 2012 funcionaron bien, pero f...

opiniones imco

Las 6 áreas en las ...

El pesimismo es mal consejero: en las épocas difíciles, los emprende...

opiniones imco

El verdadero uso de ...

Los estados tienen una mala planeación de sus finanzas públicas: sub...

opiniones imco

Chihuahua

La lucha contra la corrupción en México tiene su batalla más import...

opiniones imco

Inicio de año de Tr...

Trump se siente acorralado, pero el pánico que siente puede motivarlo...

opiniones imco

Estudio del Sistema ...

Rediseñar el sistema electrónico de contratación pública CompraNet...

opiniones imco

Exigen designaciones...

Los procesos de designación deben ser abiertos, transparentes, con pa...

opiniones imco

Modelo Óptimo de la...

Este diagnóstico busca dar a conocer el estado de las policías preve...

opiniones imco

Una década de avanc...

A pesar de que aún persisten entidades con notas reprobatorias, la in...

opiniones imco

El abandono

No es posible tener policías profesionales y honestas con gobiernos c...

opiniones imco

Calificaciones

Cualquier proyecto de reforma puede fallar si se cometen errores en la...

opiniones imco

El gobierno del futu...

Naciones enormes y diminutas, unas más ricas otras más pobres, nos m...

opiniones imco

La desigualdad en Am...

La ruta para reducir la desigualdad no es clara. Sin embargo, los paí...

opiniones imco

¿Cómo va la vida e...

México es el país de la OCDE con mayor desigualdad en el ingreso fam...

opiniones imco

Ackerman y Lozano

Dentro de la falta de civilidad tan propia de los pleitos de Twitter, ...

opiniones imco

El año que viene

El año entrante será tremendo. Se juntaron retos formidables en el e...

opiniones imco

Por una agenda clim...

WRI, IMCO e ICM se unen para contribuir al diseño de una política de...

opiniones imco

IMCO firma convenio ...

Este martes, ambas instituciones firmaron un convenio de colaboración...

opiniones imco

Conforman red intern...

Estará integrada por think tanks de Chile, Perú, Ecuador, Guatemala,...