Inicio | “No soy yo (la Constitución), eres tú (México)”

  • “No soy yo (la Constitución), eres tú (México)”

    Autor: Ricardo Corona

    Ricardo Corona

    Ricardo Corona| @RichCorona

    Arturo Piñeiro

    Arturo Piñeiro | @ArturoPineiro

     

    “Obra siempre de modo que tu conducta pudiera servir de principio a una ley universal”
    Emmanuel Kant

    Con la Revolución de 1910 y ante un inminente periodo de incertidumbre, México necesitaba fortalecer su sistema político para garantizar la seguridad y el patrimonio de las personas, elementos mínimos característicos del Estado moderno. Fue hasta diciembre de 1916 cuando el Presidente Venustiano Carranza convocó al Congreso para presentar un proyecto de reformas a la Constitución de 1857. De esta forma, hace 100 años en el Teatro de la República en la Ciudad de Querétaro, se promulgó la vigente Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.[1]

    Hoy, en su aniversario, la Constitución ha escuchado múltiples manifestaciones que pugnan por un nuevo texto.[2] Esas intenciones se explican con argumentos que apelan a la situación económica, la rampante inseguridad, la marginación, pobreza y poco desarrollo social y la falta de oportunidades. Pero más allá de esos problemas, en el fondo hay un sistema político inactivo y poco inventivo que simula cambiar, para no cambiar. La impunidad en carne viva, la corrupción y la tolerancia mayúscula, han motivado la creencia de que con una nueva Constitución podríamos encauzar esa molestia e intranquilidad que permea a los mexicanos, para mejorar la situación del país.

    Con ello, podríamos pensar que, si cambiamos el texto constitucional por otro, cambia la realidad del país. Sin embargo, esto implica muchas cosas más, ante ello, Jorge Carpizo planteó que “La creación de una nueva Constitución no es un ejercicio teórico, no es una discusión académica, no es la expresión de buenos deseos o intenciones. Se crea una nueva Constitución cuando existe ruptura-pactada o no del orden jurídico, lo cual es un dato del mundo del ser, de la realidad y no del deber ser. Esa ruptura acontece, porque la Constitución ya no rige jurídicamente a la sociedad, porque existe ingobernabilidad…”.[3]

    La Constitución mexicana se actualiza constantemente, no es un texto suspendido o detenido en el tiempo. Como muestra de ello, hasta el día de hoy se le han realizado cerca de 700 modificaciones.[4] Eso, más que una ruptura, es una manifestación de la dinámica que cualquier sociedad en la que las reglas del juego están sujetas a ajustes de un contexto que inevitablemente tiene que cambiar. Sirva de ejemplo mencionar que, gracias a esas reformas, la cohesión social y en algunos casos la positiva voluntad política, han surgido instituciones sólidas y democráticas como son, por citar algunos ejemplos, el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) o el Instituto Nacional Electoral (INE).

    Además, han surgido mayores y mejores controles políticos. Tenemos una ciudadanía que se involucra en la agenda pública logrando un impacto sin precedentes como, por citar un ejemplo, la reciente iniciativa Ley 3de3.[5] Hemos visto cómo algunos servidores públicos que violentan el deber ser de la Constitución ya enfrentan a la justicia, de igual manera que a la calificación, escrutinio y crítica de una sociedad civil mucho más organizada y pujante en problemas públicos.

    Lo anterior no es obra de la causalidad, sino una consecuencia que nos permite asumir que no hay una ruptura del orden jurídico. Por el contrario, se ha legitimado el mismo y esto ha logrado cambiar la inercia del país en beneficio de la sociedad. Tenemos que apuntar que las malas prácticas que actualmente identificamos como retrocesos para una vida plena, pacífica y democrática en la población, no atañen a los valores y principios intrínsecos a un texto constitucional, sino a la corresponsabilidad de un país y sus ciudadanos que, sin importar que se desempeñen en una vida pública o privada, constantemente violentan y menoscaban en mayor o menor grado, el logro de aquel 5 de febrero de 1917.

    Las aspiraciones del constituyente de 1917 no son ajenas a nuestros días si atendemos al objetivo de pugnar por un mejor país, pero tampoco lo son los cambios constantes del texto de una Constitución que debe apelar a valores y principios que brinden legitimidad como nación en el terreno de la democracia y bienestar que aspiramos todos. Si México y sus mexicanos no cumplimos con el mandato de la Constitución, ésta como muchas otras normas, le responderá con despecho: “no soy yo, la Constitución, eres tú, México”.

    [1] http://www.udg.mx/es/efemerides/05-febrero. Consultado el día 3 de febrero de 2017

    [2] http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-91932011000100004 Consultado el día 3 de febrero de 2017.

    [3] http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-91932011000100004 Consultado el día 3 de febrero de 2017.

    [4] http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/ref/cpeum_crono.htm Consultado el día 3 de febrero de 2017

    [5] http://ley3de3.mx/es/

opiniones imco

Funcionamiento del m...

Varios aspectos de la reforma laboral de 2012 funcionaron bien, pero f...

opiniones imco

Las 6 áreas en las ...

El pesimismo es mal consejero: en las épocas difíciles, los emprende...

opiniones imco

El verdadero uso de ...

Los estados tienen una mala planeación de sus finanzas públicas: sub...

opiniones imco

Chihuahua

La lucha contra la corrupción en México tiene su batalla más import...

opiniones imco

Inicio de año de Tr...

Trump se siente acorralado, pero el pánico que siente puede motivarlo...

opiniones imco

Estudio del Sistema ...

Rediseñar el sistema electrónico de contratación pública CompraNet...

opiniones imco

Exigen designaciones...

Los procesos de designación deben ser abiertos, transparentes, con pa...

opiniones imco

Modelo Óptimo de la...

Este diagnóstico busca dar a conocer el estado de las policías preve...

opiniones imco

Una década de avanc...

A pesar de que aún persisten entidades con notas reprobatorias, la in...

opiniones imco

El abandono

No es posible tener policías profesionales y honestas con gobiernos c...

opiniones imco

Calificaciones

Cualquier proyecto de reforma puede fallar si se cometen errores en la...

opiniones imco

El gobierno del futu...

Naciones enormes y diminutas, unas más ricas otras más pobres, nos m...

opiniones imco

La desigualdad en Am...

La ruta para reducir la desigualdad no es clara. Sin embargo, los paí...

opiniones imco

¿Cómo va la vida e...

México es el país de la OCDE con mayor desigualdad en el ingreso fam...

opiniones imco

Ackerman y Lozano

Dentro de la falta de civilidad tan propia de los pleitos de Twitter, ...

opiniones imco

El año que viene

El año entrante será tremendo. Se juntaron retos formidables en el e...

opiniones imco

Por una agenda clim...

WRI, IMCO e ICM se unen para contribuir al diseño de una política de...

opiniones imco

IMCO firma convenio ...

Este martes, ambas instituciones firmaron un convenio de colaboración...

opiniones imco

Conforman red intern...

Estará integrada por think tanks de Chile, Perú, Ecuador, Guatemala,...

opiniones imco

La deuda del sexenio

Nadie sabe quién será el próximo presidente de la República, lo qu...