Inicio | Un año de desvíos, descuidos y olvidos

  • Un año de desvíos, descuidos y olvidos

    Autor: María Amparo Casar

    María Amparo Casar

    María Amparo Casar | @AmparoCasar

    Como si el tiempo fuera recuperable, como si no hubiera prisas ni urgencias, este año se nos fue en descuidos y desvíos. Nos desviamos de la Reforma Educativa y por las malas razones. El gobierno no corrigió lo corregible de la reforma, sino que cedió ante los chantajes de aquellos maestros que ni tienen vocación docente ni quieren abandonar sus privilegios. ¿Cuántos niños sin clases y cuántos maestros sin evaluar para evitar las amenazas de revueltas?

    Nos desviamos a más no poder de la Ley de Disciplina de las entidades federativas y permitimos que, con triquiñuelas legaloides y a la vista de todos, los estados se endeudaran de manera impúdica y para propósitos personales o electorales y siempre ilegales: Chihuahua, siete mil millones; Quintana Roo, 25 mil; Sonora, 30 mil; Veracruz, 35 mil. Además, al no incluir recursos provenientes de esquemas como fideicomisos “privados” no auditables que comprometen ingresos fiscales hasta por 20 años, más de la mitad de los estados reportó montos de deuda mucho menores a los reales y los clasificaron como “otros pasivos” (CEEY). Un solo ejemplo, Puebla consigna ocho mil 600 millones de pesos cuando la deuda real es de 24 mil 600.Nos desviamos de los nombramientos cuidados e imparciales y preferimos seguir con la costumbre de las cuotas y los cuates. Hubo casos más escandalosos que otros, pero ni las formas se cuidaron: los magistrados del Tribunal Electoral pasaron por el Senado sin escrutinio dejando la mesa puesta para una eventual descalificación de su trabajo en las elecciones locales de 2017 y, sobre todo, en las nacionales de 2018.

    Nos desviamos de los propósitos del recorte al gasto público forzado por la emergencia financiera. Se recortaron proyectos sociales y de infraestructura importantes, pero no se afectó el bolsillo de los políticos: bonos, aguinaldos, gratificaciones, primas extraordinarias, subvenciones o partidas especiales para la “atención ciudadana”. El fin de año trajo a los ministros de la Suprema Corte más de 500 mil pesos, a los presidentes y consejeros de varios de los órganos autónomos alrededor de 400 mil, a los senadores 234 mil, pero a los secretarios generales de ese cuerpo legislativo más de 500 mil, a los diputados sólo 140 mil, pero los compensaron con 150 mil de subvención extraordinaria. Súmele usted. Por si fuera poco y como si el dinero sobrara a las partidas de comunicación social no les pegó el recorte. Tan sólo en la primera mitad del sexenio se han gastado más de 20 mil millones de pesos en comunicación “social” (Fundar).

    Nos olvidamos del artículo 134 que impide la propaganda gubernamental personalizada y vimos espectaculares del gobernador de Morelos y del de Puebla, entre otros, por toda la ciudad y buena parte del país. El jefe de Gobierno de la CDMX hasta a Times Square fue a dar. Además, seguimos en la simulación de la prohibición de los actos adelantados de campaña. Todo aspirante a presidenciable, desde los independientes hasta los líderes de los partidos, está en campaña permanente.

    Nos olvidamos de prevenir y sancionar las protestas ilegales y otros ilícitos: quema de camiones, tomas de casetas, bloqueos de carreteras, cierre de vialidades, destrucción de edificios públicos y ordeña de ductos de petróleo.

    Nos olvidamos de los miles de encarcelados que cumplen sentencias en la prisión por delitos que no superan los cinco mil pesos porque no tienen para pagar abogados y fianzas, pero dejamos en libertad a los grandes pillos que roban a los consumidores con prácticas colusivas o abiertamente corruptas encareciendo artículos de primera necesidad como las medicinas, a los grandes evasores que no pagan impuestos o a los gobernadores que se enriquecieron de manera escandalosa a costa de sus gobernados.

    Nos olvidamos de equipar y capacitar adecuadamente en tiempo y forma a los integrantes de los cuerpos policiacos mal-utilizando o incluso desviando los recursos destinados al Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública, el Subsidio para el Fortalecimiento de la Seguridad Pública, el Subsidio para la Seguridad en los Municipios y el Subsidio para la Policía Acreditable. Con ello se sigue propiciando la pereza policial de los municipios y los estados y se perpetúa la presencia militar en actividades de seguridad pública.

    Nos desviamos del fortalecimiento, prestigio y cuidado de las instituciones para dejarlas en su mínimo histórico de aprobación: desde las televisoras con 5.9 de calificación hasta la SCJN 5.8, los legisladores 5.1, la policía 5 y los partidos 4.8 (Consulta Mitofsky).

    Y, lo peor, nos olvidamos o fuimos ineptos al no poner al frente de todo el principal problema de este país: la pobreza y la desigualdad. Según México ¿cómo vamos?, 40% de la población no puede adquirir la canasta básica con los ingresos laborales de su hogar y según Oxfam, 1% de la población recibe 21% de los ingresos de todo el país.

    Y no digo que nos olvidamos o nos desviamos del Estado de derecho y la lucha contra la corrupción porque nunca nos hemos tomado en serio el reto.

    Francamente, son muchas las desviaciones y los olvidos.

    Publicado por Excélsior

    28-12-2016

opiniones imco

Antisoborno y corrup...

La globalización ha creado retos enormes para las compañías en cuan...

opiniones imco

Foro Internacional ...

Ricardo Corona, abogado general del IMCO, participa en el Foro Interna...

opiniones imco

La (i)lógica del le...

Hagamos a un lado a los militares en los que la ciudadanía confía y ...

opiniones imco

Pulso Social de Amé...

Latinoamérica sigue siendo la región más desigual del mundo, inclus...

opiniones imco

Los gases de Trump

Entre 2010 y 2015, las importaciones de gas natural de EU a México se...

opiniones imco

Lento que tengo pris...

Lo que conviene a México es un proceso de negociación del TLC ordena...

opiniones imco

Índice Big Mac 2017...

En México, el precio de una Big Mac es de $49.00 pesos, es decir, $2....

opiniones imco

Austeridad, ¿una pr...

El Congreso debe ser el primero en observar el mandato de las leyes. P...

opiniones imco

Pobreza y Estado de ...

Se requiere de un Estado de derecho fuerte para que haya justicia y pa...

opiniones imco

Pañales e ideas

Los partidos políticos son los campeones nacionales de la desvergüen...

opiniones imco

Reforma al sistema d...

¿Qué sigue después de reformar la Constitución en cuanto a la just...

opiniones imco

El estado del intern...

Corea del Sur es el país que tiene la conexión más rápida a nivel ...

opiniones imco

Pensar con el hígad...

La llegada de Trump al poder marca un hito en la relación de los dos ...

opiniones imco

Comisión de Selecci...

La prioridad del CPC consistirá en asegurar que las seis institucione...

opiniones imco

Ceremonia de entrega...

La ceremonia de entrega de nombramiento a los cinco integrantes del CP...

opiniones imco

Reforma fiscal: Un n...

En México, para pertenecer al sector formal hay que pagar altos costo...

opiniones imco

Propuestas para Méx...

Las propuestas surgieron a partir de la realización de 23 foros en to...

opiniones imco

Salario mínimo y di...

En México individuos indígenas y/o con color de piel más obscuro re...

opiniones imco

Esperanza y evidenci...

En el año 2017, no hay nada más fuera de lugar que el optimismo.

opiniones imco

“No soy yo (la Con...

Hoy, en su aniversario, la Constitución ha escuchado múltiples manif...