Inicio | Ctrl + Alt + Delete

  • Ctrl + Alt + Delete

    Autor: Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas | @JEPardinas

    FB @JEPardinas

    El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Gran Bretaña publicó un estudio que presenta a México como el segundo país más violento del mundo con 23,000 homicidios en 2016, sólo debajo de Siria, una nación en medio de una salvaje guerra civil. Los autores del estudio usaron el rigor académico y el análisis de datos como pañuelos para sonarse la nariz. Las comparaciones de homicidios, sin considerar el contexto demográfico, pueden generar percepciones muy engañosas. Iraq, el tercer lugar de la lista del estudio, tuvo 17,000 muertos por violencia en 2016 pero con una población cercana a los 38 millones de personas, una tercera parte de la población mexicana. Con esta metodología tramposa podemos decir que la India es un país más peligroso que México, ya que en 2015 tuvo más de 32,000 homicidios (con una población casi once veces el tamaño de la nuestra). Brasil, que en números absolutos tiene cerca del doble de homicidios que México, no aparece en la lista del “estudio” del IISS.

    El hecho de que esta institución británica haya elaborado un estudio con las patas no debería darnos margen para minimizar la crisis de violencia. De acuerdo con datos de Alejandro Hope, 2017 podría ser el año más violento no sólo del sexenio actual, sino del presente siglo. El número de asesinatos en el primer trimestre del presente año marca una trayectoria que podría rondar los 30 mil homicidios, al cierre del próximo diciembre.

    La tasa de homicidios en México pasó de 7.8 por 100 mil habitantes en 2007 a cerca de 21 en 2016. La proporción casi se multiplicó por tres. Llevamos una década, dos presidentes y más de 200,000 muertos y no se nos ha ocurrido nada nuevo para enfrentar el problema de la violencia. Como dice el poeta británico W. H. Auden: “Preferimos la ruina, que el cambio”. Somos fieles a nuestros propios errores. Hemos hecho de la estupidez un dogma sagrado, y ese dogma es el régimen de prohibición de las drogas. Nos quejamos que Donald Trump toma decisiones contra la evidencia científica en temas tan sensibles como el calentamiento global y sin embargo aquí seguimos su ejemplo. ¿Qué pasaría si la fuerza del Estado se concentrara en luchar contra asesinos, secuestradores, extorsionadores, gobernadores cleptócratas y huachicoleros, pero dejara la producción, distribución y venta de estupefacientes como un negocio legal, pero regulado?

    Los mexicanos hemos perdido sensibilidad ante los miles de muertos, las fosas clandestinas y los periodistas asesinados. Mientras la civilización retrocede y la barbarie se normaliza, nosotros nos preocupamos de cómo anda el Peje en las encuestas, de quién será el tapado del PRI y en que el PAN tiene un conflicto interno. Si no tomamos decisiones valientes y controversiales, la patria se nos va a fugar por un caño de sangre. No somos Siria, ni Iraq, pero somos una de las peores versiones de nosotros mismos: un México donde la vida humana tiene un valor devaluado. Las fosas y sus muertos ya se convirtieron en noticia de páginas interiores.

    Cuando se traba el sistema operativo de una computadora, el manual de instrucciones nos da la opción de apretar tres teclas Ctrl + Alt + Suprimir. Con esa combinación de teclado, el ordenador reinicia todos sus procesos. Nuestra crisis nacional de violencia nos lleva a pensar seriamente en “resetear” el régimen de prohibición de las drogas. Es hora de imaginar un mercado legal y regulado, no sólo de mariguana, sino de otras drogas más duras. La otra opción es esperar sentados hasta que las comparaciones con Iraq y Siria resulten menos absurdas y desmesuradas.

    Publicado por Reforma
    14-05-2017

Posts relacionados

Posts más recientes

opiniones imco

Chihuahua vs. SHCP

Hacienda tiene más recursos de presión política que la Secretaría ...

opiniones imco

Funcionamiento del m...

Varios aspectos de la reforma laboral de 2012 funcionaron bien, pero f...

opiniones imco

Las 6 áreas en las ...

El pesimismo es mal consejero: en las épocas difíciles, los emprende...

opiniones imco

El verdadero uso de ...

Los estados tienen una mala planeación de sus finanzas públicas: sub...

opiniones imco

Chihuahua

La lucha contra la corrupción en México tiene su batalla más import...

opiniones imco

Inicio de año de Tr...

Trump se siente acorralado, pero el pánico que siente puede motivarlo...

opiniones imco

Estudio del Sistema ...

Rediseñar el sistema electrónico de contratación pública CompraNet...

opiniones imco

Exigen designaciones...

Los procesos de designación deben ser abiertos, transparentes, con pa...

opiniones imco

Modelo Óptimo de la...

Este diagnóstico busca dar a conocer el estado de las policías preve...

opiniones imco

Una década de avanc...

A pesar de que aún persisten entidades con notas reprobatorias, la in...

opiniones imco

El abandono

No es posible tener policías profesionales y honestas con gobiernos c...

opiniones imco

Calificaciones

Cualquier proyecto de reforma puede fallar si se cometen errores en la...

opiniones imco

El gobierno del futu...

Naciones enormes y diminutas, unas más ricas otras más pobres, nos m...

opiniones imco

La desigualdad en Am...

La ruta para reducir la desigualdad no es clara. Sin embargo, los paí...

opiniones imco

¿Cómo va la vida e...

México es el país de la OCDE con mayor desigualdad en el ingreso fam...

opiniones imco

Ackerman y Lozano

Dentro de la falta de civilidad tan propia de los pleitos de Twitter, ...

opiniones imco

El año que viene

El año entrante será tremendo. Se juntaron retos formidables en el e...

opiniones imco

Por una agenda clim...

WRI, IMCO e ICM se unen para contribuir al diseño de una política de...

opiniones imco

IMCO firma convenio ...

Este martes, ambas instituciones firmaron un convenio de colaboración...

opiniones imco

Conforman red intern...

Estará integrada por think tanks de Chile, Perú, Ecuador, Guatemala,...