Inicio | Ctrl + Alt + Delete

  • Ctrl + Alt + Delete

    Autor: Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas | @JEPardinas

    FB @JEPardinas

    El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Gran Bretaña publicó un estudio que presenta a México como el segundo país más violento del mundo con 23,000 homicidios en 2016, sólo debajo de Siria, una nación en medio de una salvaje guerra civil. Los autores del estudio usaron el rigor académico y el análisis de datos como pañuelos para sonarse la nariz. Las comparaciones de homicidios, sin considerar el contexto demográfico, pueden generar percepciones muy engañosas. Iraq, el tercer lugar de la lista del estudio, tuvo 17,000 muertos por violencia en 2016 pero con una población cercana a los 38 millones de personas, una tercera parte de la población mexicana. Con esta metodología tramposa podemos decir que la India es un país más peligroso que México, ya que en 2015 tuvo más de 32,000 homicidios (con una población casi once veces el tamaño de la nuestra). Brasil, que en números absolutos tiene cerca del doble de homicidios que México, no aparece en la lista del “estudio” del IISS.

    El hecho de que esta institución británica haya elaborado un estudio con las patas no debería darnos margen para minimizar la crisis de violencia. De acuerdo con datos de Alejandro Hope, 2017 podría ser el año más violento no sólo del sexenio actual, sino del presente siglo. El número de asesinatos en el primer trimestre del presente año marca una trayectoria que podría rondar los 30 mil homicidios, al cierre del próximo diciembre.

    La tasa de homicidios en México pasó de 7.8 por 100 mil habitantes en 2007 a cerca de 21 en 2016. La proporción casi se multiplicó por tres. Llevamos una década, dos presidentes y más de 200,000 muertos y no se nos ha ocurrido nada nuevo para enfrentar el problema de la violencia. Como dice el poeta británico W. H. Auden: “Preferimos la ruina, que el cambio”. Somos fieles a nuestros propios errores. Hemos hecho de la estupidez un dogma sagrado, y ese dogma es el régimen de prohibición de las drogas. Nos quejamos que Donald Trump toma decisiones contra la evidencia científica en temas tan sensibles como el calentamiento global y sin embargo aquí seguimos su ejemplo. ¿Qué pasaría si la fuerza del Estado se concentrara en luchar contra asesinos, secuestradores, extorsionadores, gobernadores cleptócratas y huachicoleros, pero dejara la producción, distribución y venta de estupefacientes como un negocio legal, pero regulado?

    Los mexicanos hemos perdido sensibilidad ante los miles de muertos, las fosas clandestinas y los periodistas asesinados. Mientras la civilización retrocede y la barbarie se normaliza, nosotros nos preocupamos de cómo anda el Peje en las encuestas, de quién será el tapado del PRI y en que el PAN tiene un conflicto interno. Si no tomamos decisiones valientes y controversiales, la patria se nos va a fugar por un caño de sangre. No somos Siria, ni Iraq, pero somos una de las peores versiones de nosotros mismos: un México donde la vida humana tiene un valor devaluado. Las fosas y sus muertos ya se convirtieron en noticia de páginas interiores.

    Cuando se traba el sistema operativo de una computadora, el manual de instrucciones nos da la opción de apretar tres teclas Ctrl + Alt + Suprimir. Con esa combinación de teclado, el ordenador reinicia todos sus procesos. Nuestra crisis nacional de violencia nos lleva a pensar seriamente en “resetear” el régimen de prohibición de las drogas. Es hora de imaginar un mercado legal y regulado, no sólo de mariguana, sino de otras drogas más duras. La otra opción es esperar sentados hasta que las comparaciones con Iraq y Siria resulten menos absurdas y desmesuradas.

    Publicado por Reforma
    14-05-2017

opiniones imco

Obra pública en los...

Han transcurrido más de tres años desde que el presidente presentara...

opiniones imco

Cinco logros ciudada...

De cara al primer debate de candidatos presidenciales, consideramos qu...

opiniones imco

Control efectivo de ...

El desafío que representa el control efectivo de la corrupción e imp...

opiniones imco

Índice Legal de Obr...

El ILOP evalúa el nivel de cumplimiento de los requerimientos mínimo...

opiniones imco

Monitorea propaganda...

Los partidos omiten intencionalmente sus gastos para evitar sanciones ...

opiniones imco

Una joya transexenal...

Para iniciar la construcción de cualquier obra pública, la ley exige...

opiniones imco

Elecciones en Méxic...

La comunicación social tiene un propósito social: informar a la p...

opiniones imco

El tribunal de las d...

Sobre ese paisaje de instituciones erosionadas, con la prensa dependie...

opiniones imco

#PiensoYVoto

Organizaciones de la Sociedad Civil, con la ayuda de Twitter, creamos ...

opiniones imco

Índice de Paz Méxi...

En México, 2017 fue el año más violento del que se tiene registro, ...

opiniones imco

Cómo mueren las dem...

Una de las principales funciones de los partidos políticos es impedir...

opiniones imco

#TeEstamosViendo: la...

#TeEstamosViendo es una plataforma electrónica que permite a los ciud...

opiniones imco

10 por la educación...

La iniciativa 10 por la educación busca incidir y acompañar la polí...

opiniones imco

Simples acciones que...

Cada vez más papás, mamás y profesores suman esfuerzos y realizan d...

opiniones imco

Papás y mamás en #...

Para participar, papás, maestros y directivos deben organizarse a tra...

opiniones imco

Mucho de lo que ha c...

Desconfiar de la sociedad civil equivale a despreciar la voluntad e in...

opiniones imco

La desconfianza de A...

Sin espacio para las dudas, Andrés Manuel López Obrador ha manifesta...

opiniones imco

Diálogos y acuerdos...

Méxicos Posibles surge en 2015 como respuesta a la necesidad de tener...

opiniones imco

Reputación: activo ...

En las circunstancias actuales del universo político mexicano, nada e...

opiniones imco

¿Qué sí y qué no...

Este fin de semana empezaron oficialmente las campañas electorales, c...