Inicio | Conflictos entre Republicanos

  • Conflictos entre Republicanos

    Autor: Roberto Newell

    Roberto Newell

    Roberto Newell | @RobertoNewell

    La coalición que eligió a Trump se está deshaciendo. La semana pasada el NYT reportó que la relación entre McConnell (líder de la mayoría Republicana en el Senado) y Trump es tan mala que llevan meses sin hablar. Trump y Ryan (líder en la Cámara de Representantes) tampoco se llevan. En este caso, la mala relación tuvo sus raíces en el hecho que Ryan tardó en endosar la candidatura de Trump.

    El conflicto entre el establishment Republicano y Trump ha ido creciendo desde que Trump llegó a la Casa Blanca. La derrota de los Republicanos tratando de derogar y reemplazar Obamacare erosionó aun más la relación entre los líderes del Congreso y el Presidente.

    Las broncas en el partido son más amplias que estos conflictos personales. Las principales facciones del partido están librando una batalla a muerte para determinar quién se quedará con el control del partido.

    El partido Republicano es una coalición integrada por siete facciones políticas, con distintas prioridades. Durante la mayor parte del Siglo XX, el partido fue liderado por integrantes de la facción moderada, entre ellos Eisenhower, Nixon, Ford y Bush (padre). Muchos líderes empresariales que simpatizan con el partido apoyan a esta facción.

    El escándalo de Watergate debilitó al ala moderada y despejó el camino para los conservadores quienes llegaron con Reagan a la Casa Blanca, inaugurando un periodo de reformas que transformaron las relaciones internacionales y domésticas de EUA.

    La decisión de Bush (padre) de contender por la Presidencia irritó al ala más extrema de los conservadores (paleo-conservadores) la cual buscó bloquear su nominación, apoyando en su lugar a Pat Buchanan. Reagan premió la lealtad de Bush (padre) -que provenía del ala moderada- endosando su candidatura para la Presidencia. Cuatro años más tarde, la derrota electoral de Bush (padre) consolidó la posición de los conservadores a la cabeza del partido republicano.

    La familia Bush regresó a la Casa Blanca en 2000. Bush (hijo) encabezó una coalición Republicana compuesta de conservadores, miembros de la derecha cristiana, paleo- conservadores y moderados. El conflicto de Medio Oriente impulsó a la facción neo-conservadora -liderada por Cheney- a ocupar roles de liderazgo con Bush. Los neo-conservadores se distinguían de los conservadores tradicionales puesto que argüían que para garantizar la seguridad de EUA era indispensable adoptar una política internacional pro-activa e intervencionista.

    La influencia de los neoconservadores fue erosionada por los resultados de los conflictos en Iraq y Afganistán y, después por las críticas planteadas por el Gobierno de Obama. En las elecciones de 2016, los neo-conservadores ya no figuraron en la lucha por el poder.

    La contienda de 2016 confrontó a candidatos de tres facciones: la conservadora tradicional (Jeb Bush, Kasich, Fiorina, Rubio, Cruz, Perry, Christie y McCain); la derecha cristiana (Huckabee, Carson, Santorum y Cain); y la facción libertaria (Paul). También incluyó a un candidato (Trump) que hasta las elecciones primarias no parecía caber en el espectro político Republicano, pero que desde el inicio de su campaña asumió las posiciones nativistas y aislacionistas de los paleo-conservadores y del movimiento Alt-right (Bannon, el más conocido). Estos últimos hasta la fecha son una agrupación amorfa de derechistas radicales cuyas propuestas se parecen superficialmente a las de los paleo-conservadores, pero cuyas propuestas son muy radicales. El Alt-right propone argumentos populistas, etnonacionalistas, autarquistas y aislacionistas.

    El populismo nativista de Trump resultó atractivo para la corriente paleo-conservadora y para los grupos radicales de derecha. La sorpresa fue que también resultó atractivo a obreros y trabajadores sindicalizados en Estados que no supieron cómo adaptarse a los retos económicos causados por la innovación tecnológica y el comercio internacional. Tradicionalmente habían votado por los Demócratas.

    La lucha para controlar el futuro del partido empieza a perfilarse en torno a dos polos. Uno se está organizando en torno al ala conservadora del partido, cuyas prioridades son: Gobierno pequeño, impuestos bajos, economía abierta, respeto a los valores culturales tradicionales y una postura geo-política relativamente pro-activa.

    En la confrontación con Trump, los conservadores probablemente contarán con el apoyo de los Republicanos moderados, los libertarios y una parte de la derecha religiosa.

    El otro polo se está formando en torno a Trump. Sus aliados probablemente serán los paleo-conservadores, el movimiento Alt-right y el resto de la derecha religiosa.

    El principal reto para el frente político de Trump será cómo mantener el apoyo de los obreros y trabajadores sindicalizados que lo apoyaron en las elecciones de 2016.

    Las elecciones de 2018 determinarán cuál de los dos frentes se quedará con el control del partido. Como van las cosas es probable que la coalición conservadora sea la ganadora, pero de lo que no hay duda es que la confrontación será durísima.

    Publicado por Reforma
    31-08-2017

opiniones imco

Del dicho al hecho.....

Este estudio analiza la información del ejercicio de los recursos pú...

opiniones imco

Manuel Molano habla ...

"Todavía falta para que podamos cosechar los logros de esa reforma en...

opiniones imco

Hacia un México má...

Un México justo y competitivo se construye con políticas públicas q...

opiniones imco

Once compromisos de ...

Ninguna entidad del país está exenta de la necesidad de fortalecer s...

opiniones imco

Debates ciudadanos

Organizaciones de la sociedad civil impulsamos Debates Ciudadanos para...

opiniones imco

¿Cuáles son los te...

De cara al segundo debate entre los candidatos a la presidencia de Mé...

opiniones imco

Certezas explosivas

Con el bajo crecimiento económico y el cambio en la pirámide demogr...

opiniones imco

Selección del Presi...

Si las elecciones se basaran en méritos y capacidad probada, ganaría...

opiniones imco

Una revolución feme...

La baja participación de las mujeres en el mercado laboral es el resu...

opiniones imco

Un Parlamento Abiert...

Un Parlamento Abierto, con datos transparentes y accesibles, es el pri...

opiniones imco

¿Quieren nuestro vo...

Hoy los mexicanos queremos servidores públicos, y no mercenarios de l...

opiniones imco

10 por la educación...

La iniciativa 10 por la educación busca incidir y acompañar la polí...

opiniones imco

Prometer no empobrec...

Los candidatos a la Presidencia de la República no han enviado un men...

opiniones imco

Malos augurios

La prosperidad de México depende de que las empresas pequeñas se vue...

opiniones imco

Arrancan debates org...

Cerca de 200 Organizaciones de la Sociedad Civil en todo el país orga...

opiniones imco

Banca de desarrollo

La calidad de la cartera de inversiones de los bancos de desarrollo no...

opiniones imco

Elecciones 2018

El IMCO creo un espacio para analizar los desafíos que amenazan la co...

opiniones imco

A un mes del arranqu...

Hasta el momento, una tercera parte  (31%) del total de candidatos a ...

opiniones imco

El calibre de las pa...

Cuando un líder político usa un lenguaje beligerante contra sus adve...

opiniones imco

Quinto taller de med...

WRI, IMCO e ICM se reunen por quinta ocasión para continuar promovien...