Inicio | No es lo mismo, pero se parece

  • No es lo mismo, pero se parece

    Autor: Roberto Newell

    Roberto Newell

    Roberto Newell | @RobertoNewell

    Acabo de leer un libro (Iron Kingdom: The Rise and Fall of Prussia, 1600-1947. Christopher Clark, 2006) que cuenta la historia de Prusia, desde su inicio como un modesto principado de la región de Brandenburgo -donde está situada Berlín- hasta su apogeo en el periodo de 1870 a 1914, cuando su poderío militar y económico le permitió efectuar la consolidación de Alemania y retar la hegemonía de las principales potencias europeas, hasta su disolución por los aliados después de la Segunda Guerra Mundial para evitar el riesgo que su existencia como Estado propiciara el renacimiento del orden político, cultural y militarista que llevó a dos guerras mundiales.

    Prusia se convirtió en protagonista europeo a partir de la guerra de Treinta Años (1618-1648). Su crecimiento y el poderío de su aparato militar le permitió primero retar la hegemonía del Imperio Austro-Húngaro en el centro de Europa y posteriormente enfrentar a Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos.

    El éxito de Prusia se debió al hecho que sus gobernantes se adelantaron a las demás naciones en la creación de instituciones modernas. Los reyes de Prusia promovieron el crecimiento económico creando títulos de propiedad claros y promoviendo el desarrollo económico del reino al establecer reglas e instituciones que permitieron que la economía floreciera con base en la operación de mercados libres.

    Los reyes prusos también se adelantaron al resto de Europa en el establecimiento de instituciones administrativas meritocráticas. Quizá lo más importante que hicieron fue permitir que “burocracias profesionales” fueran las encargadas de manejar las principales instituciones del Estado: los juzgados, el Ejército, las universidades, las instituciones de educación pública y el tesoro. Esto le permitió modernizar las funciones del Estado, creando condiciones que favorecieron el crecimiento económico y la acumulación de capital humano.

    El manejo meritocrático del Estado por “profesionales” también creó condiciones que permitieron la coexistencia de poblaciones con diferentes tradiciones religiosas (principalmente Calvinistas, Luteranos, Católicos y Judíos). En comparación con los países del resto de Europa, Prusia fue un bastión de tolerancia religiosa durante la mayor parte los siglos XVIII y XIX.

    Esto obliga a preguntar, ¿qué fue lo que pasó en Prusia y Alemania que causó que un reino que parecía un ejemplo icónico de modernidad perdiera la brújula y se convirtiera en el ejemplo más extremo de racismo e intolerancia de la historia?

    En mi opinión, la semilla que germinó y convirtió a Prusia en una sociedad xenofóbica y racista derivó de la estrategia que utilizó el Canciller Bismark para legitimar el establecimiento de una “nación” alemana compuesta de varios países alemanes, mismos que aunque compartían un idioma y otros atributos culturales, en el fondo eran bastante diferentes entre sí habiendo seguido trayectorias históricas independientes y en ciertos momentos antagónicas.

    Bismark aprovechó la fuerza relativa de Prusia para forzar a los demás reinos que componían el imperio alemán a adoptar las instituciones del reino pruso. Bismark promovió fórmulas xenofóbicas y racistas para legitimar la fusión de los diversos pueblos germanos en un solo imperio alemán. El caso que mejor ilustra las políticas xenofóbicas de Bismark fue la persecución de la minoría católica del imperio alemán. Bismark pensaba que para crear una identidad alemana “pura” era indispensable eliminar la influencia de la iglesia católica.

    Bismark también estimuló el desarrollo de una cultura política híper nacionalista, xenofóbica y militarista. Esta forma de ser causó el aislamiento del imperio novel. La constante promoción de una identidad nacional estrechamente vinculada a símbolos e instituciones militares creó las condiciones que eventualmente condujeron a la Primera Guerra Mundial y a los Nazis.

    Si la integración de los diversos reinos alemanes hubiera sido conducida por un gobernante más liberal y tolerante que Bismark, probablemente la historia del siglo veinte hubiera sido muy diferente.

    Seguramente están pensando, ¿dónde va Newell con todo esto?

    En mi opinión, hay grandes similitudes históricas e institucionales entre Prusia y Estados Unidos. La principal diferencia entre los dos países es que hasta la reciente elección presidencial americana los gobernantes americanos mantuvieron y acrecentaron la tradición democrática liberal que ha caracterizado a EUA.

    El uso por Trump de argumentos aislacionistas y caracterizaciones étnicas y raciales para ganar popularidad y crear adeptos es un fenómeno nuevo para EUA, pero parecido a la estrategia que utilizó Bismark para crear la nación alemana.

    Afortunadamente, las instituciones democráticas de EUA están montando una fiera resistencia contra Trump y su estilo de gobernar. Por ello, es probable que EUA nunca llegue a los extremos racistas y xenofóbicos de Alemania. Pero, no hay que descuidar la atención.

    La historia nunca se repite exactamente. Pero eso no significa que no haya grandes patrones que convenga reconocer y entender.

    La historia de Prusia y su posterior degeneración es un caso que todos debemos conocer para evitar que se vuelva a repetir.

    Publicado por Reforma

    27-07-2017

opiniones imco

TLCAN 2.0: Asuntos L...

Durante la renegociación y modernización del TLCAN, uno de los temas...

opiniones imco

México y su costoso...

La carga normativa para quienes realizan trámites y servicios federal...

opiniones imco

Manuel Molano habla ...

Durante la renegociación y modernización del TLCAN, uno de los temas...

opiniones imco

Javier Laynez

La Segunda Sala de la Suprema Corte tiene en sus manos el destino econ...

opiniones imco

Cuando las reglas si...

La regulación condena a las pequeñas empresas a un enanismo perpetuo...

opiniones imco

Crear leyes es fáci...

Hay varias razones por las cuales la justicia laboral ya no funciona e...

opiniones imco

Luis Mauricio Torres...

En la más reciente edición del Índice de la Gobernanza de los Recur...

opiniones imco

El diseño de la imp...

No llegamos aquí por casualidad. Nuestro estado de la impunidad no es...

opiniones imco

Venezuela en crisis

Durante las últimas semanas, el Gobierno de Nicolás Maduro ha enfren...

opiniones imco

Jesús Alarcón habl...

La expansión y la perpetuidad de este problema es la costosa y excesi...

opiniones imco

Módulo de Movilidad...

El 68% de los mexicanos entre 25 y 64 años lograron un nivel de escol...

opiniones imco

¿Cómo lograr un se...

Las normas del sector definidas en la reforma de 2013 imponen nuevas a...

opiniones imco

Poder impune

Dentro de la discusión nacional sobre la crisis de corrupción, el Po...

opiniones imco

Los estados al cierr...

La forma de hacer política pública en México ha cambiado

opiniones imco

No es lo mismo, pero...

Hay grandes similitudes históricas e institucionales entre Prusia y E...

opiniones imco

#VamosPorMás

A pesar de probables diferencias ideológicas y posiciones encontradas...

opiniones imco

Todos al hoyo

Los sistemas de control de proyectos y gobernanza existen para evitar ...

opiniones imco

Piden diagnóstico c...

Organizaciones de la Sociedad Civil solicitan contar con un diagnósti...

opiniones imco

Semáforo Anticorrup...

El plazo para la implementación de los Sistemas Locales Anticorrupci...

opiniones imco

Juan Pardinas habla ...

Nunca había visto en la historia moderna de México un evento con una...