Inicio | El TLCAN y las ZEE: del exceso a la falta de ambición

  • El TLCAN y las ZEE: del exceso a la falta de ambición

    Autor: Manuel J. Molano

    Manuel J. Molano

    Manuel J. Molano | @MJMolano

    En días pasados tuve oportunidad de estar en Washington defendiendo el TLCAN en una audiencia pública convocada por el Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR). Había de todo, como en botica. Desde el líder sindical que se manifestaba muy enojado porque el tratado le dio una amenaza creíble a las empresas que se llevarían los empleos a México, hasta el representante de las industrias creativas de Los Ángeles que se quejaba porque los canadienses subsidian el cine, o el productor de televisión hispano-estadounidense que señalaba al USTR que las empresas de medios mexicanas impiden el acceso a los generadores de contenidos a los canales de cable y satélite.

    La realidad es que el TLCAN fue una política pública increíblemente exitosa para los tres países, pero especialmente para México. A pesar que nuestra economía en general no creció tanto como lo anticipábamos en esa época, muchas regiones sí lo hicieron, y se convirtieron en socios prósperos de los Estados Unidos y Canadá. Quien ganaba 30 dólares la hora haciendo un trabajo poco productivo, protegido por una negociación sindical, ha tenido muchos problemas. También, muchas empresas mexicanas que tenían pequeños monopolios nacionales, tuvieron que competir o desaparecer, pero al final los consumidores de los tres países tenemos acceso a un mayor número de bienes de consumo y a un mejor precio.

    La zona TLCAN fue, hace 23 años, una gran zona económica especial. Nos pusimos de acuerdo para respetar las inversiones, para tener mecanismos civilizados de resolución de disputas, y para eliminar barreras arancelarias, tributarias, subsidios indebidos y regulaciones onerosas que pudieran obstaculizar el comercio. Los sindicalistas podrán pedir que subir el salario sea uno de los objetivos de la política comercial, pero no se puede. Un salario alto es el resultado de una política educativa exitosa, no de una negociación comercial exitosa.

    En el México de hoy, estamos batallando para integrar a muchas regiones del país al desarrollo. El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) determinó el año pasado en su informe de competitividad de los estados que el 56% de las exportaciones mexicanas provienen de 5 estados y ninguno de ellos está en el sur del país. Por eso, el gobierno nacional ha creado las zonas económicas especiales que estimulan la inversión y dan ventajas fiscales a las inversiones que se establezcan en las regiones más atrasadas.

    Lo único que necesitamos para desarrollar Chiapas o Oaxaca, es firmar un tratado de libre comercio con ellos, en donde se eliminen barreras al comercio y la inversión. La realidad es que los poderes locales son los dueños de esas economías de enclave, y no les gusta la competencia de los foráneos. Necesitamos un marco de derecho más parecido al del resto de América del Norte. Las leyes de los lugares más pobres de México no protegen las inversiones o facilitan el comercio de mercancías. El gobierno en esos lugares sigue siendo un obstáculo al servicio de quienes han sido los dueños de los negocios históricamente.

    Los impuestos al trabajo, pensados para un monopolio pre-TLCAN, o para una fábrica de coches, no son costeables en actividades como la manufactura ligera, que es donde podrían empezar algunas de estas regiones. Necesitamos un tratado de libre comercio con el México más pobre, que baje la carga fiscal de esas regiones, y las meta en el S. XXI. Deberíamos facilitar su integración comercial con Norteamérica, Centroamérica, el Caribe, y el norte de Sudamérica. No busquemos llevar solamente industria: desarrollemos ahí servicios de más alto valor agregado.

    IMCO ha definido la competitividad como la capacidad de las regiones para atraer inversiones y talento. Eso implica que la calidad de vida mejore, que el crimen no controle el territorio, y que haya opciones educativas y de empleo para todo mundo. Deben romperse los monopolios locales para que los consumidores en esos lugares tengan mejores precios, y eso les permita ahorrar, invertir, y crecer sus economías familiares y empresariales. Lo primero es mejorar la competencia y el capital humano. Ya le llegará su tiempo a la infraestructura.

    Publicado por Entrepreneur
    01-09-2017

Posts relacionados

Posts más recientes

opiniones imco

Chihuahua vs. SHCP

Hacienda tiene más recursos de presión política que la Secretaría ...

opiniones imco

Funcionamiento del m...

Varios aspectos de la reforma laboral de 2012 funcionaron bien, pero f...

opiniones imco

Las 6 áreas en las ...

El pesimismo es mal consejero: en las épocas difíciles, los emprende...

opiniones imco

El verdadero uso de ...

Los estados tienen una mala planeación de sus finanzas públicas: sub...

opiniones imco

Chihuahua

La lucha contra la corrupción en México tiene su batalla más import...

opiniones imco

Inicio de año de Tr...

Trump se siente acorralado, pero el pánico que siente puede motivarlo...

opiniones imco

Estudio del Sistema ...

Rediseñar el sistema electrónico de contratación pública CompraNet...

opiniones imco

Exigen designaciones...

Los procesos de designación deben ser abiertos, transparentes, con pa...

opiniones imco

Modelo Óptimo de la...

Este diagnóstico busca dar a conocer el estado de las policías preve...

opiniones imco

Una década de avanc...

A pesar de que aún persisten entidades con notas reprobatorias, la in...

opiniones imco

El abandono

No es posible tener policías profesionales y honestas con gobiernos c...

opiniones imco

Calificaciones

Cualquier proyecto de reforma puede fallar si se cometen errores en la...

opiniones imco

El gobierno del futu...

Naciones enormes y diminutas, unas más ricas otras más pobres, nos m...

opiniones imco

La desigualdad en Am...

La ruta para reducir la desigualdad no es clara. Sin embargo, los paí...

opiniones imco

¿Cómo va la vida e...

México es el país de la OCDE con mayor desigualdad en el ingreso fam...

opiniones imco

Ackerman y Lozano

Dentro de la falta de civilidad tan propia de los pleitos de Twitter, ...

opiniones imco

El año que viene

El año entrante será tremendo. Se juntaron retos formidables en el e...

opiniones imco

Por una agenda clim...

WRI, IMCO e ICM se unen para contribuir al diseño de una política de...

opiniones imco

IMCO firma convenio ...

Este martes, ambas instituciones firmaron un convenio de colaboración...

opiniones imco

Conforman red intern...

Estará integrada por think tanks de Chile, Perú, Ecuador, Guatemala,...