Artículo

Costo de Trump

Manuel Molano es un economista brillante que trabaja en IMCO. Es creativo, inquieto y cuenta con enormes pericias matemáticas que ha puesto al servicio del Instituto en varios proyectos de alto impacto.
Desde hace un par de años, Manuel trabaja en una implementación de GTAP (General Trade Analysis Project), un MEG creado en la Universidad de Purdue con la cooperación de miles de economistas en todo el mundo. GTAP contiene 24 millones de datos sobre las matrices de insumo-producto del mundo, en 57 sectores agregados y 130 países.

Los MEG son representaciones matemáticas de sistemas económicos de mercado; sirven para simular el funcionamiento e interacción de los mercados de bienes y factores de producción que componen una economía. Hay MEGs de muchos colores y sabores: de economías cerradas y abiertas; de economías que operan en condiciones de competencia perfecta y otras cuyos mercados operan imperfectamente. Pueden ser estáticos o dinámicos. Cuando son dinámicos sirven para entender los efectos inter-temporales de cambios originados en un mercado específico.

Los MEG son herramientas analíticas sumamente poderosas, pero difíciles de construir y manejar. Por lo tanto, los economistas que desarrollan estos modelos tienen que estar dispuestos a vivir con representaciones relativamente sencillas (¿crudas?) de la realidad, puesto que construir modelos más realistas y complejos implica enfrentar retos computacionales y matemáticos imposibles de resolver. En esto, los MEG se parecen a los juegos digitales de computadoras: se parecen a la realidad, pero todo mundo que juega con ellos sabe que sólo son representaciones relativamente burdas de ella.

Trabajando con Maripaola Testa, una colega de IMCO, Manuel desarrolló un MEG para simular los efectos de dos políticas que Trump ha anunciado que implantará si llega a la Presidencia: repatriar a 10 millones de mexicanos indocumentados y repudiar los tratados de libre comercio que tiene EU con el resto del mundo, imponiendo aranceles a las importaciones.

Los resultados de las dos simulaciones son reveladores. Empecemos con el escenario de repatriación de trabajadores indocumentados.
Molano y Testa crearon un escenario en el cual EU deporta un millón de mexicanos al año durante 10 años. El efecto de tal política es causar pérdidas de bienestar relativamente significativas para los habitantes de los dos países. Las pérdidas de bienestar más grandes son para los mexicanos repatriados, aunque los trabajadores americanos también salen perdiendo debido al shock económico causado por la repatriación de tantos trabajadores, mismo que causa que la economía americana decrezca durante el periodo simulado. El escenario planteado "pronostica" que en 2025 la economía americana sería 5 por ciento más chica debido a la deportación de los mexicanos, mientras que la mexicana crecería al sumar estos trabajadores a los sectores productivos del País.

La repatriación forzada de los mexicanos causa que el ingreso de los trabajadores americanos menos calificados aumente ligeramente, mientras que el poder de compras de los trabajadores calificados se reduce. Las pérdidas de ingresos de los trabajadores calificados serían parecidas al aumento de ingresos de los trabajadores poco calificados, consecuentemente, el ingreso medio de las familias casi no cambiaría. Pero los impactos sectoriales serían enormes: en 2025, la producción industrial habría caído 11 por ciento y la producción agrícola 6 por ciento, por citar sólo dos casos. En suma, la deportación de los mexicanos tendría efectos económicos indeseados, afectando sobre todo a dos de los sectores económicos en que EU ha destacado históricamente. La política anti-inmigrante propuesta por Trump daría al traste con el anhelo de "recuperar la grandeza de EU".

El otro escenario simulado por Molano y Testa evalúa los efectos de que EU adopte políticas proteccionistas. El escenario simulado supone que EU impone aranceles de 30 por ciento a todas sus importaciones.
Los efectos de tal política serían devastadores para los americanos: el consumo se reduciría 14 por ciento; el gasto público bajaría 12 por ciento y la inversión privada se reduciría otro 12 por ciento. Esta política comercial tampoco beneficiaría a México, pero en nuestro caso los efectos serían bastante más pequeños, siempre y cuando mantengamos sin cambios la política comercial del País: el consumo se reduciría 2 por ciento, el gasto público 3 y la inversión uno por ciento.

Debido a lo anterior, las pérdidas de bienestar serían mucho más grandes para los consumidores americanos que para los mexicanos. Los americanos perderían 14 por ciento de su bienestar, mientras que los mexicanos asumiríamos una pérdida de 2 por ciento, derivados del efecto de exportar menos a EU.

Las simulaciones muestran que las propuestas de Trump funcionarían como bumerang, golpeando con fuerza al bienestar de los americanos. Este hecho, más que cualquier política que podamos imaginar o instrumentar, es el que protegerá a México de las locuras que propone el magnate neo-fascista.
Pobre México, tan cerca de EU; pero, sobre todo, pobre EU, tan cerca de Trump.

Publicado por Reforma
19-05-2016