Artículo

Costo de la deuda

La deuda del Gobierno federal de EU cumple un papel central en el mercado financiero global.
En condiciones normales, la curva de rendimiento americana es el punto de referencia de todos los mercados financieros del mundo.

Consecuentemente, los inversionistas institucionales y las autoridades monetarias internacionales siguen de cerca los cambios que hay en esa curva puesto que esos movimientos afectan el valor de todos los demás activos financieros.
Recientemente, la curva de rendimiento del Gobierno americano se ha venido achatando.

Hacia fines de enero de 2015, la diferencia entre el rendimiento de la deuda del Gobierno a 10 años y la deuda a 2 años era alrededor de 120 puntos base. Actualmente, la diferencia es de sólo 53 puntos base.
Los analistas que siguen el desempeño del mercado financiero normalmente interpretan tal achatamiento como una advertencia que el ciclo expansivo de la economía se está agotando, o bien, como una señal que las condiciones económicas coyunturales hacen que sea probable que las autoridades monetarias intervengan en el mercado de dinero para inducir un alza de la tasa de interés de corto plazo, generalmente para evitar que la economía se sobre-caliente.

En el corto plazo, una recesión es poco probable a pesar del hecho que la economía ha crecido 24 de los últimos 25 trimestres y que la racha actual de crecimiento económico es de 15 trimestres.
Varios factores hacen probable que la economía american siga creciendo.
Destacan entre ellos: la política fiscal expansionista del gobierno americano; el crecimiento sincronizado de la economía global; el efecto riqueza derivado del alza generalizada del mercado de valores de EU y las expectativas positivas que hay en torno al desempeño de la economía americana.

A saber, en las condiciones actuales el principal riesgo que enfrentan las autoridades americanas es un sobre-calentamiento de la economía.
El riesgo en cuestión es significativo puesto que actualmente la economía está operando en condiciones de pleno empleo; hay poca capacidad productiva ociosa y el déficit comercial está creciendo.

Todo lo anterior sugiere que es probable que en un plazo relativamente corto las autoridades monetarias americanas se vean obligadas a apretar el mercado de dinero, causando con ello un alza en las tasas de interés.
Tal alza tendrá efectos concatenados en los principales mercados financieros, incluyendo el de México.
La pregunta clave al respecto no es tanto cuándo vendrá ese cambio, sino que tan pronunciado será el aumento. La respuesta a esta pregunta dependerá de dos condiciones que no están bajo el control de la Reserva Federal de EU.
La primera de estas condiciones tendrá que ver con el tamaño del déficit fiscal americano.

Se estima que la reforma de impuestos recién aprobada causará que el déficit fiscal de EU del próximo ejercicio sea alrededor de 200 mil millones de dólares (cerca de 1 por ciento del PIB) más grande de lo que había previsto el Office of Management of the Budget (OMB) en proyecciones preparadas antes de la reforma fiscal.
La proyección del OMB es que el déficit fiscal será más grande porque el ingreso del Gobierno americano se reducirá debido a la baja en la tasa de impuestos de las empresas, y esa proyección se hizo antes de que el ejecutivo federal propusiera aumentos significativos al gasto fiscal.

La consecuencia de lo anterior es que el gobierno federal americano estará obligado acudir al mercado financiero para financiar un déficit bastante más grande de lo previsto.

La demanda adicional de financiamiento del gobierno competirá con la demanda ejercida por otros deudores públicos y privados de todo el mundo y la suma de estos efectos probablemente sea aun mayor presión sobre las tasas de interés.
Pero la cuestión de cuánto tendrán que subir las tasas de interés también dependerá de qué tan dispuesto esté el gobierno de China a seguir financiando el déficit fiscal americano.

Si la relación comercial y geo-política de EU con China empeora o se fractura, existe la posibilidad que el alza de interés requerida para financiar el déficit fiscal sea bastante más alta de lo previsto y de lo que la OMB ha proyectado.
En suma, la reciente reforma impositiva hizo que creciera la vulnerabilidad financiera del gobierno de EU, justo en el momento en que el Ejecutivo federal está asumiendo una conducta comercial beligerante hacia China.

Resulta paradójico que haya sido un Gobierno republicano el que perdió la disciplina financiera que se requiere para financiar el papel de EU como custodio del orden geopolítico internacional.

Pero así están las cosas.

Publicado por Reforma
01-02-2018