Artículo

El coronavirus y la red eléctrica

FOTO: MARGARITO PÉREZ RETANA /CUARTOSCURO.COM

“Donde no hay ley, no hay libertad”.

-John Locke

El fin de semana, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), responsable de la operación del Sistema Interconectado Nacional y del Mercado Eléctrico Mexicano, emitió un acuerdo “para garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad, y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional, con motivo del reconocimiento de la epidemia de enfermedad por el virus SARS-CoV2”.

El acuerdo es críptico. Según el mismo, las fallas recientemente registradas en el sistema de transmisión se debieron a “oscilaciones electromecánicas” causadas por la intermitencia de las energías provenientes de sol y viento.

Por lo anterior, el Cenace emitió algunas “acciones y estrategias” en un anexo único del acuerdo y aunque podríamos citarlas, necesitan traducción: si usted invirtió en plantas generadoras de energía limpia en los últimos años, con base en la reforma energética, acaba usted de perder toda su inversión.

Lo que dice el acuerdo es que primero se van a despachar las fuentes de energía más estables aunque contaminen, pero que no generen energía de manera intermitente. La razón que da origen a esta nueva (e ilegal) política es el COVID-19, según ellos.

Si yo fuera inversionista en ese rubro, estaría trinando, además, buscaría denunciar que esa política es una expropiación, de acuerdo a los distintos tratados comerciales que México ha firmado, e intentaría ampararme por lo arbitrario y abyecto de la medida.

Los problemas de diseño en las redes que integran energías renovables de generación variable ocurren cuando el nivel de penetración de estas tecnologías es alto, no en etapas tempranas, como es el caso en México. Deberíamos seguir los casos de países como Alemania y España que han corregido estos problemas al (a) invertir en una mayor interconexión de la red de transmisión; (b) invertir en infraestructura de almacenamiento, protección y comunicación; (c) crear una estructura de precios que modifique los horarios pico de consumo; (d) aparejar cada kilowatt-hora intermitente con una proporción adecuada de kilowatt-horas no intermitentes pero relativamente limpios (hidroeléctrica, nuclear, gas).

Sin embargo, en el sistema eléctrico ideal de la 4T, la CFE no tiene por qué pagarle a los generadores privados con energías limpias. Asimismo, compraría combustóleo y diésel de alto contenido de azufre a precios bajos de Pemex. El costo social de esa contaminación se lo pasamos a quien se deje, a quien respire cerca de esas plantas y al clima global.

Regresamos al monopolio eléctrico, en donde la Federación subsidia, con dinero de la industria, a hogares que se convierten en clientelas electorales (¿Tabasco?). Así, la aristocracia política mexicana se perpetúa en el poder una o dos generaciones más.

En lugar de causarle un beneficio a los hogares y las empresas, lo que podemos esperar es mucha más generación de energía con fuentes costosas y contaminantes.

Valdría la pena llevar al presidente López Obrador a Dinamarca, Países Bajos, Alemania, Finlandia, EU, China. Los aerogeneradores no dañan el paisaje, sus consecuencias ambientales son mucho menores y el precio de su energía es más competitivo.

Precisamente por esta realidad, la mayoría de los grandes consumidores de electricidad del país han optado por inversiones o contratos de consumo de energía limpia eólica o solar.

El Estado no tiene recursos para invertir en generación eléctrica. En ese segmento de la red es mejor que haya muchos competidores privados. Por eso, en las subastas, México logró los precios más bajos del planeta para generación futura.

Es claro que hay un reto en invertir en la red de transmisión y distribución, para que esos ahorros le lleguen a los usuarios. Es la única forma en que, en el futuro, quizá los electrones que dan forma a estas palabras no sean subsidiados, sino que simplemente sean baratos porque vienen de las fuentes de energía más baratas y abundantes en el planeta: el sol y el viento.

Publicado por El Financiero
06-05-2020