El decálogo

“A veces me pregunto cómo serían los diez mandamientos si Moisés los hubiera sometido a la aprobación del Congreso de los Estados Unidos” – Ronald Reagan

En 2006, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) presentó un informe sobre la competitividad global de México llamado Punto de inflexión. Este documento de 611 páginas agrupaba una serie de ensayos sobre las necesidades del país en 10 áreas: Estado de derecho, medio ambiente, sociedad, mercado de factores, macroeconomía, sistema político, eficiencia en los mercados de factores, sectores precursores, gobierno, relaciones internacionales y sectores económicos con potencial.

El director general fundador de esta organización, Roberto Newell, sabía que los decálogos son instrumentos poderosos. Si el índice de competitividad se hubiera concebido como un ejercicio econométrico, cualquier economista joven hubiera concluido sin mayor esfuerzo que el modelo estaba sobreespecificado; es decir: hay más variables en el modelo de las que son necesarias para explicar la competitividad nacional.

El decálogo es una manera de ordenar las múltiples variables que requiere afinar un país para obtener dos cosas fundamentales para la competitividad: atraer, retener y forjar capacidades humanas (talento) e inversiones. El IMCO ha hecho versiones nacionales, estatales y urbanas del índice de competitividad, que ha sido su producto insignia desde hace casi 15 años.

Hoy miércoles 17 de junio de 2020 a las 11:00 a. m., el IMCO presenta el Índice de Competitividad 2020: Que no vuelva a pasar: estados prevenidos valen por dos. La tesis del estudio es que los gobiernos estatales pueden tener un efecto muy importante en la prosperidad y bienestar de sus habitantes, y que una adecuada planeación y cuidado a las variables clave de la competitividad puede ayudar a los estados a responder mejor ante situaciones críticas, como la COVID-19.

Para esta edición, el equipo del IMCO elaboró algunos ensayos sobre políticas instrumentadas en diferentes entidades, gobernadas por distintos partidos, de regiones muy distintas por sus condiciones socioeconómicas, que son muy buenas prácticas de gobierno:

  • El Gobierno de la Ciudad de México, de Morena, destacó por la Agencia Digital de Innovación Pública y por su reforma al transporte público.
  • Chihuahua, del PAN, brilló por sus políticas anticorrupción en las compras del sector público.
  • Oaxaca, con gobierno del PRI, contó con políticas de atracción turística que son un verdadero modelo.
  • Yucatán, hoy gobernado por el PAN, destacó por su Consejo Consultivo de Presupuesto.

Adicionalmente, el IMCO muestra algunas políticas que por su diseño podrán dar muy buenos resultados a mediano plazo, como las instrumentadas en Veracruz para saldar su deuda pública, las de inclusión de personas con discapacidad en Guanajuato y las de registro de propiedad intelectual en materia de tecnología en Jalisco.

El partido político que gobierna tiene poco que ver con la competitividad de las entidades. Los gobiernos más pragmáticos, que ponen en el centro las necesidades de la gente, son los que pueden lograr mejores resultados en su gestión, independientemente de cuál sea su relación política con la Administración federal.

Hay cinco cosas que los gobiernos estatales tienen que hacer para seguir desarrollando sus regiones: 1. Recuperar sus capacidades fiscales; 2. Tomar el control de la seguridad pública; 3. Innovar en el sector salud, al aumentar la cobertura y la calidad con menores costos; 4. Incrementar la oferta educativa pública y privada y 5. Estimular la libre competencia y eliminar las prácticas de extorsión en sus territorios.

En un verdadero federalismo, como el norteamericano o el alemán, el líder nacional requiere el apoyo de los gobiernos locales, y no al revés. Cuando los estados de una Federación son efectivos, crean una relación distinta con los ciudadanos, que les permite tener una influencia en la política nacional a través del buen ejemplo y las buenas prácticas.

Los estados son un excelente espacio para la innovación en las políticas públicas y para estimular la competencia política. La suma de 32 entidades competitivas necesariamente se resumirá en un México más competitivo.

El informe se presentará a través del canal de YouTube del IMCO. Además, en www.imco.org.mx podrán descargar el libro completo y fichas de las 32 entidades.

Publicado por El Financiero
17-06-2020