Artículo

El gober imbécil

A Jacqueline Peschard

La frivolidad del poder ya tiene imagen y rostro. Es la foto de un imbécil de ojos azules que se llama Manuel Velasco y es gobernador de Chiapas. No utilizo la palabra imbécil como un insulto ligero, sino como una categoría filosófica. En su hermoso libro, Ética para Amador, Fernando Savater sostiene que la única obligación que tenemos en la vida es "no ser imbéciles". El agreste adjetivo viene del latín baculus que significa "bastón": el imbécil es el que necesita un bastón para andar. Savater aclara que esta referencia no debe enfadar a los ancianos o a los usuarios de muletas, porque este tipo de bastón no es un punto de apoyo físico, sino una flaqueza del espíritu. Los imbéciles del filósofo español no cojean de los pies, sino del ánimo. Hay muchas versiones de la imbecilidad, pero todas en común tienen la necesidad de recargarse en cosas de fuera, ajenas a la entereza de su carácter. Por ejemplo, un gobernador que gasta millones para resaltar sus dotes de liderazgo.

Para Savater, lo opuesto "de ser moralmente imbécil es tener conciencia". La diferencia entre un gobernador consciente y un imbécil implica tener una mínima sensibilidad para procesar algunos de los datos que arroja la realidad. Siete de cada diez chiapanecos subsisten bajo la línea de pobreza y tres de cada diez no tiene un ingreso suficiente para comprar las calorías que su cuerpo necesita. Es el estado con mayor nivel de pobreza en México. De acuerdo a la Unicef, también ocupa el primer lugar con prevalencia de bajo peso y talla de niños menores de cinco años. En el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, que mide variables de esperanza de vida, ingreso y analfabetismo, Chiapas tiene el último lugar nacional. Algunos de sus municipios viven condiciones de atraso comparables con países de África subsahariana, como Angola y Zimbabwe.

El periodista de Univisión Enrique Acevedo presentó un reportaje donde se sostiene que la campaña publicitaria de Manuel Velasco costó cerca de 10 millones de dólares, pero la cifra puede ser mucho mayor. En el presupuesto de Chiapas para el año 2013 (Art. 11) se asignaron 129 millones de pesos para el Instituto de Comunicación Social. Este dato permite estimar una cifra de 10 millones de dólares en campañas de publicidad. En 2012, durante el último año del gobierno de Juan Sabines, se asignó un gasto muy semejante a comunicación social (123 millones de pesos). Sin embargo, al revisar las cuentas a fines de año, el gasto en comunicación social llegó a los 427 millones de pesos. La diferencia entre lo presupuestado y lo devengado fue de 304 millones de pesos, 250% por encima de lo aprobado por los diputados en el presupuesto estatal. ¿Cuál será el monto real que Manuel Velasco invirtió en su bastón publicitario? Hoy es imposible saberlo.

Las prioridades del Imbécil están claras. Al Órgano de Fiscalización Superior, encargado de la auditoría del presupuesto gubernamental, sólo le asignaron 93 millones de pesos en 2013. El gasto en publicidad es 38% superior a los dineros dedicados a garantizar la rendición de cuentas y el buen uso del erario público. Además de la autopromoción, Manuel Velasco tiene otra prioridad en su agenda de gobierno: garantizar la impunidad de su antecesor. En el sexenio de Juan Sabines, la deuda publica pasó de 881 a 16 mil 412 millones de pesos. Esto es, una deuda neta de 15 mil 531 millones contraída en seis años. El Moreira del Soconusco jamás explicó el destino de esos recursos.

Manuel Velasco Coello es una piedra en el camino de las reformas estructurales impulsadas por el presidente Peña Nieto. ¿Vamos a pagar más impuestos para ver esos ojitos azules en la pantalla del cine, el anuncio espectacular y el paradero del autobús? ¿A dónde se van los recursos excedentes de la apertura petrolera, a resolver el problema de pobreza o a las arcas de la revista Cambio? ¿Cuántos imbéciles aguantará la República?

Publicado por periódico Reforma 

12-01-2014