Existe consenso sobre la relación entre la actividad humana de los últimos 50 años y las anomalías climáticas, las cuales han provocado eventos climáticos cada vez más intensos y fuertes. Entre 1990 y 2015 se estima que los desastres naturales ocurridos en México dejaron daños por poco menos de 37 mil millones de dólares, además de 4 mil 331 muertos y 13.5 millones de afectados. Aún cuando nuestro país es altamente vulnerable a los efectos del cambio climático, también es uno de los 15 países con más emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) con 1.3% de las emisiones globales.

Cumplir los compromisos de mitigación y adaptación al cambio climático establecidos por nuestro país en los Acuerdos de París requiere, además de coordinación entre los tres órdenes de gobierno, la participación tanto del sector privado como de la sociedad civil. Este último actor ha mantenido un papel dinámico en la propuesta, análisis, impulso y seguimiento de políticas públicas necesarias para encaminar a México hacia un desarrollo bajo en emisiones.

En los últimos 10 años, la participación del gasto en el ramo de medio ambiente y recursos naturales en el Presupuesto de Egresos de la Federación pasó del 1.52% registrado en 2008 a 0.74% en 2017. Esta caída implicó un recorte de 2015 a 2017 de casi 32 mil millones de pesos (47% del presupuesto). Esta disminución acentúa la necesidad de crear un ambiente que incentive la entrada de capital privado en aquellas medidas de mitigación económicamente atractivas, esto mediante la remoción de barreras tanto institucionales como regulatorias y financieras. Eliminar las barreras no solo ayudaría a cumplir las metas planteadas por el Gobierno mexicano, sino también implicaría liberar recursos gubernamentales para la ejecución de otras medidas menos atractivas económicamente, pero de alto impacto debido a la mitigación de GEI y cobeneficios asociados.

J. Cook, et al, “Consensus on consensus: a synthesis of consensus estimates on human-caused global warming”, Environmental Research Letters Vol. 11, no. 4, (2016), DOI:10.1088/1748-9326/11/4/048002 (Consultado el 19-04-18).
Eventos meteorológicos (temperaturas extremas y tormentas), hidrológicos (inundaciones, deslizamientos y erosión por actividad del mar) y climatológicos (sequías e incendios).
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Análisis costo-beneficio de medidas de adaptación al cambio climático en áreas urbanas de América Latina, Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, 2017.
Climate Vulnerable Forum, Climate Vulnerability Monitor: A guide to the cold calculus of a hot planet, Climate Vulnerable Forum, 2012, http://daraint.org/wp-content/ uploads/2012/09/CVM2ndEd-FrontMatter.pdf (Consultado el 19-04-18).
European Comission, “Emissions Database for Global Atmospheric Research”, European Comission.
Cámara de diputados, Presupuesto de Egresos de la Federación (años de 2008 a 2017, Diario Oficial de la Federación, (Consultado el 18-04-18).

Federal

  1. Etiquetar los recursos que provienen del impuesto al carbono. En México, no se etiqueta la totalidad de lo recaudado por impuesto al carbono. Dichos ingresos deben emplearse para incentivar la reducción de emisiones o fomentar su captura. Dos ejemplos a los que debe darse prioridad son los proyectos de biogás en ciudades, o los de captura de carbono en bosques mexicanos. Además se deben reducir las exenciones actuales al gas natural y a la turbosina una vez que se encuentre en pleno funcionamiento el mercado de energía eléctrica y el mercado de hidrocarburos en el país.
  2. Incluir las externalidades como criterio esencial en los proyectos para determinar la asignación de obra pública y precios de venta al mercado. Estas deberán estimarse a partir de metodologías avaladas internacionalmente a través de una institución como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).
  3. Cambiar el actual enfoque de entrega de permisos de aprovechamiento forestal maderable por el modelo europeo, el cual se basa en la inspección. Para esto es necesario crear un sistema de monitoreo apoyado en el uso de imágenes satelitales, acompañado de incentivos para la autoevaluación de los propios productores.
  4. Crear mercados eficientes de agua con tarifas que reflejen el costo real de provisión y tratamiento del agua, así como su escasez. Para esto será necesario mantener actualizado el inventario de concesiones otorgadas por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) e impulsar una política de instalación y operación de micromedidores que permita conocer el volumen exacto consumido por usuario. Además de modificar la legislación estatal para que los consejos de cuenca sean quienes establezcan las tarifas.
  5. Redirigir los recursos empleados en los subsidios dirigidos al consumo por aquellos encaminados a la instalación y promoción de tecnologías más eficientes. En el caso de los apoyos productivos al campo (Proagro y Progan) condicionar estos a la creación de servicios ambientales y que se evalúe su impacto a través de proyectos piloto.
  6. Actualizar las Normas Oficiales Mexicanas NOM-044 y NOM-042 para aumentar la eficiencia energética de los vehículos tanto ligeros como pesados. Además de garantizar el abasto de combustibles ultra bajos en azufre (UBA) en todo el país.
  7. Aumentar la seguridad energética del país mediante la diversificación de las fuentes de energía, tanto térmica como eléctrica. México tiene que apostarle especialmente a tecnologías más limpias y eficientes. Una mayor diversificación y participación de las energías limpias en la matriz energética, además de liberar combustibles para otros sectores, disminuye la vulnerabilidad del costo de generación ante un aumento en el precio de los combustibles.
  8. Crear diversas NOM para la construcción, operación y mantenimiento de equipo para generación distribuida y redes inteligentes. Esto requiere contar con estándares no solo para el equipo, sino también  para la instalación tecnológica, lo que se vuelve aún más importante para el mercado de energía a pequeña escala.
  9. Asegurar que el cumplimiento de los compromisos de generación de energía limpia en el mercado de certificados sea creíble. Se requiere de incentivos a inversiones en generación distribuida a través de diferenciar los Certificados de Energía Limpia (CELs) por escala de producción. La norma debe permitir a los pequeños productores residenciales y comerciales obtener más certificados por la misma unidad de energía que un gran productor. También se les puede permitir amortizar los pagos de cada certificado en el futuro desde el primer año para facilitar su financiamiento.
  10. Otorgar autonomía de gestión y de presupuesto a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Agencia Nacional de Seguridad Industrial (ANSEA) con el fin de que estén al margen de las coyunturas políticas y los cambios de administración. Sus titulares también deberían ser nombrados por el Congreso y su vigencia debería ir más allá del sexenio. Por otro lado, sus decisiones deberían tener un carácter vinculatorio.

Estatal

    1. Apoyar a los municipios en la profesionalización de los organismos operadores de agua a través de una estructura interna de gobierno corporativo con autonomía de gestión, autosuficiencia financiera, servicio civil y orientada a resultados. Para ello, los estados deben fungir como los facilitadores para la coordinación entre municipios en la prestación de este servicio.
    2. Establecer un regulador sectorial fuerte a nivel estatal que establezca estándares mínimos de calidad en el servicio, así como la obligación de los organismos operadores de rendir cuentas a través de informes de gestión auditados y públicos. Dichos reportes deben incluir un sistema de indicadores (de proceso y resultado) que sean comparables con otros organismos operadores y que se actualicen de manera periódica.
    3. Adoptar, junto con los municipios, un sistema de monitoreo atmosférico en las ciudades del estado que tengan una población mayor a 500 mil habitantes o en aquellas que cuenten con industrias contaminantes establecidas cerca de la zona urbana según lo dicta la NOM-156-SEMARNAT-2012.
    4. Incentivar la colaboración con el Gobierno federal para desarrollar programas de gestión de la calidad del aire (Proaire) que incorporen medidas para el control de las emisiones de contaminantes. Los criterios de activación deben estar totalmente alineados con lo que establecen las NOM de calidad del aire a nivel federal.
    5. Diseñar una estrategia política para modificar la Constitución y quitarle al Congreso federal el monopolio tributario para imponer impuestos sobre las gasolinas, de tal forma que este sirva para desincentivar el uso irracional de los automóviles e, idealmente, etiquetar esos recursos para financiar más transporte público.
    6. Ordenar el crecimiento de las ciudades para reducir su expansión descontrolada que fomenta la pérdida de biodiversidad. Esto se puede lograr a través de la creación de bancos de tierra estatales que integren reservas territoriales públicas y privadas para incorporar suelo rural de manera ordenada, y utilizar instrumentos como el reajuste de tierras e integración inmobiliaria.

Municipal

  1. Instrumentar programas de aprovechamiento de energía, tanto de captura de biogás como plantas incineradoras de residuos urbanos en las ciudades de mayor tamaño, a través de esquemas de asociación público-privado.
  2. Transparentar el costo de recolección, transporte, separación y disposición final de la basura para dar certidumbre de precios y detonar inversiones en la administración de los residuos sólidos.
  3. Disminuir la cantidad de residuos generados por los diversos actores tanto a nivel residencial como industrial y comercial con el propósito de ahorrar recursos municipales que, de otra forma, serían destinados al manejo de dichos residuos.
  4. Diseñar esquemas de participación público-privados que permitan el desarrollo de infraestructura para la separación, transporte, disposición adecuada y aprovechamiento de residuos.
  5. Incentivar la implementación de ecotecnologías en construcciones nuevas o existentes. En México ya se cuentan con normas de construcción orientadas al ahorro de energía, sin embargo, se propone el diseño de esquemas ligados al pago de impuestos locales. Por ejemplo, en caso de contar con azoteas verdes, jardines verticales, sistemas de eficiencia energética, generación de energía a partir de fuentes renovables o captación de agua de lluvia, aplicar descuentos sobre el recibo del agua o sobre el pago de impuestos como el predial.

Estudios relacionados

Hacia la transformación del mercado eléctrico mexicano: generación distribuida
Certificados de energía limpia y sus consideraciones para promover la inversión
Externalidades asociadas a la generación de electricidad
Mitigación potencial 2012-2030
Guía para la creación de organismos metropolitanos de agua potable y saneamiento en México
Observatorio ciudadano de calidad del aire
Modificaciones a la Norma de combustibles puede empeorar la calidad del aire en todo México
Índice de Competitividad Forestal Estatal 2014

Artículos relacionados

La Ciudad de México, entre la inundación y la escasez
El reto del cambio climático
¿Qué hemos aprendido con la reforma energética? Lecciones y retos para una nueva administración
Cómo el mercado y la tecnología pueden volvernos más eficientes
Consulta indígena en proyectos energéticos