Artículo

Empresas excepcionales

Uno de los atributos más importantes de las economías de mercado es la presencia de instituciones económicas icónicas en roles de liderazgo en sus respectivos sectores.
Sin embargo, la destrucción creativa que fomenta la innovación económica y tecnológica es tan intensa que muy pocas de esas empresas logran sobrevivir plazos largos y todavía menos de ellas logran mantenerse en lugares destacados en sus respectivos sectores.

En 2011, la permanencia promedio de una empresa cotizada en el índice S&P 500 de la bolsa de valores de Nueva York ya era relativamente corta (menos de 18 años, contra más de 70 en la década de los 50) y la tenencia promedio en la lista de S&P se está haciendo más corta.

Con base en la evidencia empírica disponible, Richard Foster (AEI, 2011) pronosticó que para 2027 alrededor del 75 por ciento de las empresas del índice habrían sido reemplazadas por otras empresas.

El proceso de destrucción creativa sacará del índice a la mayor parte de las empresas que actualmente aparecen en el índice; sus lugares serán ocupados por empresas nuevas que ofrecen productos que en muchos casos ni nos imaginamos.
Pero, ¿cómo se explica que en un entorno económico tan volátil y cambiante alrededor de una cuarta parte de las empresas líderes de 2011, todavía sean líderes en 2027? ¿Qué atributos tienen esas empresas que les servirá para seguir siendo líderes en un entorno económico y tecnológico tan diferente del que existía cuando primero florecieron?

En mi opinión, las empresas que sobrevivan en el entorno actual probablemente poseerán dos atributos que las diferenciarán del resto. Primero, es altamente probable que cuenten con un Gobierno corporativo excepcionalmente perspicaz, involucrado y audaz.

Señalo a los Consejos de las empresas porque les corresponde a ellos las cinco decisiones que más profundamente afectan la permanencia de largo plazo de las empresas. Estas son: primero, aprobar y perfeccionar las estrategias comerciales de los entes que gobiernan; segundo, aprobar los proyectos de inversión y los planes de negocio relacionados con las apuestas económicas clave que hacen las empresas; tercero, aprobar la adquisición de financiamientos para renovar los activos de largo plazo, o en su defecto, aprobar el pago de dividendos a los accionistas; cuarto, aprobar fusiones y adquisiciones estratégicas y, en su caso, la venta de activos que no caben en el portafolio de la empresa, y por último, asegurar que la empresa es capaz de atraer y retener personal clave para gestionar sus operaciones.

Cada una de estas decisiones tiene consecuencias fundamentales para el bienestar de largo plazo de las empresas. Un error grande en el manejo de cualquiera de estas cuestiones es la diferencia entre el éxito y el fracaso de una empresa. Por esta razón, estas decisiones no se pueden delegar al cuerpo directivo, aun cuando la empresa tenga un equipo de gestión talentoso. La permanencia de largo plazo de las empresas es la razón de ser del Consejo.

El otro atributo clave que seguramente tendrán las empresas sobrevivientes es que seguramente contarán con una cultura organizacional flexible que les permita ir cambiando y adaptándose oportunamente a los cambios que sucedan en el entorno en que operan.

Pocas empresas son capaces de mantener los dos atributos durante plazos largos. Por eso es que tan pocas empresas logran seguir vivas en el largo plazo.
Es difícil, pero no es imposible. De hecho, varias empresas mexicanas han logrado sobrevivir plazos largos y la mayoría abajo listada ocupan puestos de liderazgo en sus sectores a pesar del hecho que tienen un siglo o más.

A continuación aparece una lista de algunas empresas dignas de ser reconocidas por sus dotes de sobrevivencia. Estoy seguro que la lista está incompleta, pero las que aparecen son dignas de ser consideradas empresas icónicas excepcionales y casos de éxito que ameritan ser analizados y emulados.

Empresas excepcionales de México:
1. Nacional Monte de Piedad (1775)
2. Tequila Cuervo (1795)
3. Café La Parroquia (1808)
4. Puerto de Liverpool (1847)
5. Banco de Londres y México (1864)
6. Casa Boker (1865)
7. Panadería El Globo (1884)
8. Centro Médico ABC (1886)
9. Casa Autrey (1893)
10. Grupo Peñoles (1887)
11. Grupo GNP (1901)
12. Cervecería Cuauhtémoc (1905)
En suma, en las economías de mercado los roles de liderazgo sectorial cambian velozmente excepto cuando las empresas incumbentes cuentan con un Gobierno corporativo y una cultura flexible. Las empresas arriba citadas han sabido cómo conducirse para sobrevivir en la economía moderna. Su ejemplo debe ayudar a muchas otras a construir capacidades institucionales comparables que las hagan tan robustas y duraderas como las arriba citadas.
Publicado por Reforma
17-08-2017