Artículo

La Gran Degeneración

Acabo de concluir la lectura del libro del historiador escocés, Niall Ferguson, The Great Degeneration: How Institutions Decay and Economies Die. Mal traducido al Español, el libro porta el título: La Gran Degeneración: Por qué se descomponen las instituciones y mueren las economías. El subtítulo del libro describe el contenido del libro. En él, Ferguson explica por qué la economía americana crece tan lentamente en relación con otras economías, como la China, a pesar de contar con enormes ventajas intrínsecas (v.gr. gran capacidad de innovación tecnológica, población joven, educada y sana, instituciones de educación superior de clase mundial, larga tradición democrática, etc.).

Para explicar este fenómeno, Ferguson evalúa el estado actual de cuatro instituciones que históricamente fueron la base del éxito político y económico de ese país, y que en su opinión han sufrido un enorme deterioro. Las cuatro instituciones que examina son: el gobierno representativo de EU; su economía de mercado; su Estado de Derecho y las organizaciones de la sociedad civil. Dedica una sección de su libro a cada uno de estos temas.

Ferguson arguye que EU es víctima de la tendencia de su Gobierno a ocupar espacios políticos y económicos cada vez más amplios. Apoya su tesis con datos y ejemplos que ilustran que el Gobierno americano actual frecuentemente obstruye la operación de las instituciones que anteriormente fueron fuentes de dinamismo y éxito económico. Citando fuentes académicas de alta calidad, muestra que las cuatro instituciones están en una fase avanzada de descomposición.

Ilustra el deterioro de la democracia representativa americana analizando, entre otros temas, las implicaciones que tiene el tamaño de la deuda pública americana.
Arguye que el Gobierno americano está incumpliendo el acuerdo político intergeneracional, que es una de los pilares fundamentales del buen funcionamiento de una democracia representativa, citando datos que muestran que el valor presente de la deuda contingente (no contabilizada en las cuentas presupuestales) del Gobierno americano con la generación actual es de 200 billones de dólares (trillones americanos) o sea, doce veces el PIB de EU. Esa deuda, que en su mayor parte deriva del costo de servicios sociales excesivamente generosos, tendrá que ser pagada por generaciones futuras de americanos.
Dedica otra sección de su libro a discutir las consecuencias del intervencionismo del gobierno americano en la economía. Ilustra la situación actual analizando la Ley Dodd-Frank que regula el sector financiero americano. La ley consta de más de 2 mil 700 páginas de texto. Es tan compleja, que muchos analistas temen que en vez de servir para prevenir otra crisis financiera, su complejidad puede convertirla en una amenaza para la estabilidad del sistema.

En la tercera sección del libro a analiza los efectos que derivan del deterioro y captura del Estado de Derecho por abogados que aprovechan los excesos regulatorios del Gobierno para extraer rentas económicas ("rule of law has become rule of lawyers").
En la cuarta, Ferguson analiza el efecto que ha tenido el crecimiento del leviatán gubernamental sobre el funcionamiento y bienestar de las organizaciones voluntarias de la sociedad civil que históricamente habían sido una de las principales fortalezas de EU. Demuestra que la gran mayoría de estas organizaciones (iglesias, asociaciones comunitarias, escuelas privadas, asociaciones de padres y maestros, sindicatos, clubes sociales, fundaciones, organizaciones de caridad, etc.) han perdido fuerza ante el ímpetu expansionista del Gobierno.

Ferguson sintetiza la situación actual de EU con la siguiente oración: "We are living through a profound crisis of the institutions that were key to our previous success-not only economic, but also political and cultural." (Somos testigos de una crisis profunda de las instituciones que fueron la clave de nuestro éxito, no solo económico, sino político y cultural).

El libro/ensayo de Ferguson es pesimista. Aunque identifica pasos a dar para corregir la situación actual, duda que en EU exista la voluntad política para salir de la trampa en que se encuentra ese país.

Ahora bien, si evaluamos la situación actual de México en cada una de las cuatro dimensiones examinadas por Ferguson, el balance tampoco es positivo. Nuestra democracia representativa ha sido capturada por grupos de interés político que lejos de representar a la población, se sirven de ella. La economía de mercado tampoco funciona adecuadamente. El ingenio y la vitalidad de los empresarios mexicanos están enfocadas en escapar de la conducta predatoria del Gobierno, de otros empresarios y del crimen organizado. Para colmo, el Estado de Derecho mexicano no funciona y en cuanto una organización voluntaria empieza a mostrar vitalidad y fuerza el Gobierno busca la manera de cooptarla y/o sofocarla.

En este contexto resulta difícil ser optimista.

Publicado por Reforma
04-2-2016