Artículo

La oportunidad del demagogo

"Cuando somos golpeados por fuerzas que no podemos controlar buscamos alguien más pequeño a quien golpear."
Howard Bloom, The Lucifer Principle, 1995

Bob Woodward, el célebre reportero del Washington Post, acaba de publicar un artículo que está basado en la entrevista que hizo a Donald Trump con un colega. El artículo en cuestión describe los contenidos de un memo de dos cuartillas en el cual expone la estrategia que utilizaría para obligar al Gobierno de México a financiar la construcción de un muro a lo largo de la frontera con EU.

La estrategia es totalmente deleznable. Lo que Trump propone hacer es forzar al Gobierno mexicano a sufragar el costo de la obra con la amenaza de que si no lo hace bloqueará la transferencia de las remesas de los trabajadores mexicanos a sus familias en México. Trump basa su estrategia en una interpretación sui generis y probablemente ilegal, de la autoridad administrativa que tiene el Presidente americano, para actuar en defensa de los intereses de EU en el evento de una amenaza terrorista. Si bien es cierto que la propuesta de Trump borda en la locura, de lo que no hay duda es que el señor la trae con México y los mexicanos.

Conforme avanzan los procesos para elegir el candidato republicano parece que se están configurando las condiciones requeridas para bloquear la nominación de Trump. La derrota que sufrió en la primaria de Wisconsin casi garantiza que no tendrá los votos requeridos para ganar la nominación en la primera votación. Esta circunstancia abre la posibilidad de que el candidato que emerja de la convención sea una persona menos polémica y peligrosa para México y los americanos.

Aunque todavía existe la posibilidad que la amenaza de Trump de irse por la libre obligue a los líderes republicano a elegirlo, la probabilidad de que esto suceda cada vez es menor.

Pero aunque Trump no sea el candidato presidencial de los republicanos el daño causado a la relación de EU con México es significativo y probablemente duradero. Trump abrió una caja de Pandora: legitimó atacar a México y a los mexicanos. Esta nueva condición no cambiará por si sola y hasta puede empeorar sin un esfuerzo bien organizado para mejorar y defender la imagen de México y los mexicanos en EU. En suma, lo más probable es que la derrota de Trump no resuelva los problemas que hicieron popular atacar a los mexicanos y que le han dado impulso a su candidatura.

Este punto es particularmente importante de resaltar, puesto que en EU (y en varios otros países, entre ellos, Rusia, Francia, España y hasta México) están presentes condiciones políticas y económicas que hacen que la población sea susceptible a los "encantos" de los demagogos.

EU, en particular, está pasando por un momento crítico que es importante comprender, y en la medida de lo posible manejar, dada la vecindad geográfica, y los intereses económicos y políticos que nos unen a esa nación y, sobre todo, dada la presencia de millones de connacionales en ese país.

La situación americana reúne muchas de las condiciones requeridas para que un demagogo como Trump vuelva a emerger. Su economía, aunque muy mejorada, todavía muestra los efectos de la crisis financiera que derivó de la burbuja especulativa de bienes raíces de la década pasada. Muchas familias aún no se recuperan de esa crisis.

EU también está resintiendo los efectos de su papel como policía global. Los americanos llevan dos décadas de conflicto en Medio Oriente y poco a poco el costo económico y moral de las guerras de Iraq y Afganistán y el enfrentamiento con grupos islámicos radicales ha erosionado la paciencia de los americanos y debilitado la confianza que siempre han tenido en la capacidad de sus fuerzas para resolver estos conflictos con éxito.

Por si eso no fuera suficiente, los problemas arriba descritos se combinan con otros derivados de la transformación de EU de una economía basada en capital humano e innovación y las tareas inconclusas para erradicar la discriminación racial y de otros grupos minoritarios.

La frustración de un segmento enorme de la población americana con todos los problemas arriba mencionados no se resolverá con la probable derrota de Trump. Por el contrario, su derrota se puede convertir en otra causa que agite el caldo de cultivo ya presente. En ese contexto México, y los mexicanos, aquí y allá, son un blanco perfecto para recibir los golpes de esto grupos.

Publicado por Reforma
07-04-2016