Artículo

Leviatán descompuesto

Acabo de participar en un evento organizado por Wilton Park, que es una institución de diálogo patrocinada por el Gobierno de Reino Unido. El evento fue formidable, tanto por la calidad de los participantes como por la agenda de discusión. Hablamos de cómo proyectar el poder suave de los países. La mayor parte de la discusión tuvo que ver con el caso de México, pero mucho de lo que se abordó sirve para evaluar la situación de otros países.

Estados Unidos posee enormes acervos de poder. Su poder duro (fuerzas armadas y tamaño y riqueza de su economía) es incomparablemente mayor al de cualquier otro país. Pero, sobre todo, tiene poder suave. Ejerce enorme influencia cultural vía los medios de comunicación masiva (cine y entretenimiento). La difusión de la cultura popular americana es tan eficaz que, sin proponérselo, Estados Unidos influye en los valores y expectativas de los habitantes de todo el mundo.

Las universidades americanas también cumplen un papel muy significativo. En ellas estudian cientos de miles de los estudiantes más brillantes del mundo. Concluidos sus estudios, la mayoría regresa a su país, donde ocupa puestos de liderazgo en instituciones públicas y privadas. Las decisiones que toman están influidas por los conocimientos y destrezas que adquirieron durante los años que estudiaron en EU.

Las estructuras e instituciones del sistema político de Estados Unidos también han sido el modelo que otros países copian al momento de diseñar sus propias instituciones. Por ello, la operación cotidiana de sus instituciones es observada y evaluada por analistas de todo el mundo con el fin de aprender tanto de lo que funciona bien en EU como de lo que está funcionando mal. Actualmente, el desempeño de varias instituciones federales delata que algo no anda en la forma en que opera el Gobierno de esa gran nación. Esto es importante, puesto que para que EU siga siendo el modelo a seguir, es indispensable que su conducta sea ejemplar.

Varias instituciones del Gobierno federal americano andan mal. Citaré sólo algunos ejemplos para ilustrar de qué estoy hablando: El lanzamiento operativo inicial de la reforma del sistema sanitario de EU (Obamacare) fue tan pobre que el resultado fue un descalabro político para el Gobierno del Presidente Obama que impulsó la reforma. Otro ejemplo muy visible lo tenemos en la inoperancia del sistema migratorio de EU. La crisis del sistema legal, formal inició hace varias décadas, pero se agudizó e hizo más notoria después del ataque terrorista de 2001. El proceso legal funciona tan mal que resulta casi imposible para un mexicano común y corriente gestionar una tarjeta de residente que le permita trabajar en ese país. Actualmente, la lista de espera es de más de 10 años, pero en la práctica ese lapso nunca se cumple. Conozco el caso de un profesional joven que inició el trámite legal hace más de 15 años sin que hasta la fecha haya alguna indicación de cuándo se resolverá su solicitud. Con un proceso tan ineficaz como este, a nadie debe sorprender que la mayoría de los mexicanos que buscan trabajar en EU lo hagan sin cumplir con los procesos legales correspondientes.

La falla administrativa más cara de la historia del Leviatán americano fue la crisis financiera de 2008. La falla de los reguladores del sector costó billones de dólares y causó una contracción económica de escala épica cuyos efectos todavía se sienten. Y como este caso hay otros ejemplos de instituciones que operan muy lejos de un estándar razonable: la agencia del Gobierno federal que recaba impuestos está desacreditada porque políticos de los dos partidos la han usado para fines políticos; la organización encargada de cuidar la salud de los veteranos de las fuerzas armadas de EU está en crisis, etc.

El propósito de esta columna no es generar una lista larga de cosas que andan mal en el Gobierno del país vecino. Lo que busco es sacudir la conciencia de nuestros vecinos. Para que EU siga siendo el país que marca la pauta, su Gobierno debe ser ejemplar. Cada una de las crisis arriba citadas mina el prestigio y credibilidad de EU y erosiona su poder suave.
EU sigue siendo el caso que mejor ilustra las bondades de una sociedad liberal basada en procesos democráticos y mercados abiertos. Pero para retener su prestigio y seguir siendo el ejemplo a seguir, su Gobierno debe empeñarse en hacer las cosas mejor. El Leviatán americano está descompuesto. Para que EU sea admirado, debe conducirse en forma admirable.


Publicado por Reforma 

29-05-2014