Artículo

Organizando el odio

"La política... siempre ha sido la organización sistemática de odios."
Henry Adams
Las campañas para nominar a los candidatos de los partidos políticos de EU han revelado la gran frustración del electorado americano con el Estado de su país.
Los americanos están insatisfechos con muchos aspectos de su vida. Esto se puede ilustrar con alguno de los reclamos de la facción dominante de los republicanos, el Tea Party: Por ejemplo, el subsegmento de cristianos fundamentalistas que participan en esta coalición quiere dar reversa a la legalización del aborto.

También exigen que en las escuelas públicas se sustituya la teoría de evolución con los principios de la "teoría creacionista", la cual se basa en una interpretación literal de lo que aparece en la Biblia. El Tea Party también rechaza que la humanidad sea responsable del cambio climático y arguye que la evidencia científica al respecto ha sido manipulada por grupos que quieren perjudicar a EU.

Por su parte, el ala libertaria republicana propone eliminar el Internal Revenue Service (la agencia que recauda impuestos) y sustituir la política monetaria actual con el patrón oro. Esta facción vehementemente rechaza el programa de sanidad pública de Obama y exige adoptar una enmienda constitucional que prohiba que el gobierno incurra déficit.

En la coalición de los demócratas también hay grupos que persiguen agendas relativamente extremas. Por ejemplo, la principal preocupación de una de sus facciones son las reglas de operación de la economía americana. La facción está convencida que las reglas actuales derivan de una conspiración para beneficiar a Wall Street y al "1%" más rico de la población. Este grupo propone instrumentar una reforma fiscal radical que aumente significativamente los impuestos que pagan las empresas y las personas de ingresos altos.

Otra facción del partido está convencida que los policías y las instituciones de procuración de justicia sistemáticamente reprimen a grupos étnicos y raciales minoritarios y están al servicio exclusivo de los ricos. Para este grupo, la reforma indispensable es transformar al sistema de procuración de justicia. Pero, dentro de la coalición demócrata también hay grupos moderados con agendas políticas más tradicionales, generalmente diseñadas para beneficiar intereses específicos, como los sindicatos, los abogados, los médicos o los sindicatos de maestros de escuelas públicas.

La consecuencia de la polarización política de EU es que desde hace varios años el debate político es estridente y confrontacional. Esta situación se agravó cuando el Tea Party desplazó al establishment económico y político de los roles de liderazgo que tradicionalmente habían tenido en el Partido Republicano. El principal efecto de los anterior fue amordazar a líderes moderados y radicalizar la conducta de los republicanos en las dos cámaras.

La victoria electoral de Obama tuvo un efecto similar entre los demócratas. Energizó a los grupos activistas más radicales y provocaron que el partido se desplazara hacia la izquierda.
El resultado de estos cambios fue aumentar la tensión y el conflicto político y paralizar el desarrollo de políticas relacionadas con las finanzas públicas, la política sanitaria, las relaciones internacionales, etc. Todo lo que faltaba para que el sistema político entrara en crisis era que emergieran líderes populistas que aprovecharan este entorno para promover cambios radicales.

En los dos partidos aparecieron. Entre los demócratas Sanders fue el que aprovechó la oportunidad. Si bien es cierto que las reglas electorales de los demócratas virtualmente garantizan la nominación de Hillary Clinton, el impacto de Sanders en las primarias es indiscutible: Su campaña contra el "1%" y el TLCAN obligaron a la candidata virtual a endurecer su posición contra el comercio internacional y el tratado en que participa México.

El efecto de Trump sobre la agenda republicana fue mucho mayor. Actualmente, todo indica que será el candidato de los republicanos, pero su impacto rebasa este tema. Su participación en la campaña está cambiando la naturaleza de la coalición, incorporando a un segmento de votantes que antes no participaban en el partido.
Lo que ha atraído a estos votantes es la retórica xenófoba, racista y aislacionista de Trump. Pero la presencia de estos nuevos adeptos no sólo ha transformado a la coalición republicana, también ha llevado al establecimiento de una nueva agenda que suma argumentos racistas y xenófobos a las propuestas conservadoras tradicionales. La nueva coalición repudia el comercio internacional y culpa a países como México y China de todo lo que aqueja a EU.

Sanders y Trump convirtieron la competencia política en una batalla ideológica descarnada. Su participación en las primarias organizó el odio que estaba latente en la población en torno a los dos partidos políticos tradicionales, creando un ambiente de encono sumamente peligroso para la democracia americana y para México.

Publicado por Reforma
17-03-2016