Artículo

Pendientes en la SCT

La infraestructura del País refleja los efectos acumulados de las crisis económicas de los ochenta y noventa, así como las consecuencias de una serie de distorsiones competitivas y regulatorias que han afectado el desempeño del mercado de telecomunicaciones y los sistemas de transporte ferroviario y carretero. Para que el País cuente con la infraestructura hace falta resolver un gran número de pendientes, en su mayoría relacionados con la ejecución de proyectos. Los rezagos acumulados son significativos, por ello, cerrar la brecha histórica estimulará la economía pero sobre todo fortalecerá la productividad de las empresas y los trabajadores.

Actualmente, las finanzas del Estado ya no son los grandes obstáculos que eran durante la crisis. Poco a poco, también se han ido despejando varios de los pendientes regulatorios relacionados con el uso óptimo del espectro radioeléctrico y las condiciones de competencia económica del sector de telecomunicaciones. La primera prioridad de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes es promover y ejecutar los proyectos que están en su cartera. Esto significa que el Presidente electo debe dar prelación al nombramiento de personas que cuenten con carta de vida en la cual destaca su capacidad operativa y de gestión.

El nuevo Secretario enfrentará variedad de problemas prácticos. Por ejemplo, en el caso de los proyectos de construcción de infraestructura se deben negociar condiciones financieras adecuadas; asegurar que los proyectos se cumplan en tiempo, costo y con la calidad planteada durante el proceso de licitación; resolver problemas políticos y legales relacionados con los derechos de paso y servidumbre, y muchos más.

Durante el sexenio en curso se han ejecutado varios proyectos importantes, pero los logros no cumplieron con las expectativas. Parte se debió a causas ajenas que los funcionarios de la Secretaría no pudieron controlar (como la crisis económica internacional que obligó a replantear las dimensiones y el financiamiento de varios proyectos), pero otros problemas son el pan nuestro de cada día. Por ejemplo, se perdió mucho tiempo resolviendo el problema de la falta de proyectos ejecutivos que licitar. Esta es una tarea que se puede prever y cuyo manejo se puede acelerar contratando ingenieros civiles de otros países y preparando una cartera más amplia de proyectos a realizar. Algo similar sucedió en el caso de la obtención de derechos de paso y servidumbre. Durante el sexenio actual, SCT tuvo problemas negociando los permisos requeridos para que los proyectos avanzaran en tiempo y forma. Esta es una función que combina pericias técnicas, políticas y económicas. Estas fallas motivaron que varios proyectos tuvieran demoras y se concluyeran incurriendo en costos más altos de los previstos.

Tengo la impresión de que el Presidente electo sabe cómo manejar este tipo de reto. El Gobierno de Peña Nieto logró que la infraestructura física del Estado de México creciera a un ritmo sin precedente. Para lograr este resultado, el Gobierno estatal tuvo que vencer retos financieros significativos, enfrentar la resistencia de líderes políticos de otros partidos y simultáneamente desarrollar y ejecutar una cartera vasta de proyectos.

Pero lo que se logró a nivel estatal será mucho más difícil a escala nacional. Para eso tendrá que nombrar un Secretario de Comunicaciones y Transportes que pueda armar un equipo de trabajo que logre lo que se hizo en el Estado de México, pero bajo condiciones intrínsecamente más complejas y retadoras, sobre todo si los partidos de oposición ponen obstáculos para el financiamiento y ejecución de los proyectos que se requieren.

Respecto a las comunicaciones los principales proyectos que se deben ejecutar son más sencillos, aunque desde la perspectiva política su manejo será sumamente delicado, sobre todo dada la convicción de un segmento de la oposición de izquierda en el sentido de que Televisa y TV Azteca fueron indispensables para que Peña Nieto llegara a Los Pinos. Debido a lo anterior, los proyectos que más atención recibirán tienen que ver con la venta de parte del espectro que se liberará cuando se introduzca la televisión digital y el establecimiento de una tercera cadena de televisión al aire. Para vencer las suspicacias de los grupos de oposición, el manejo de estos temas tendrá que ser transparente y cuidadoso. En la ejecución de estas tareas se tendrán que combinar aspectos técnicos (poco complejos), con cuestiones políticas (muy complejas). El Presidente electo decidirá cómo quiere manejar estas cuestiones y qué rol quiere que tengan el Secretario y el Subsecretario en este aspecto.

Confío en que Peña Nieto hará un nombramiento acertado y que el sexenio entrante verá una expansión significativa de la infraestructura física del País. En México hay bastante disponibilidad de talento requerido para que las cosas salgan bien.

Roberto Newell G. es Economista y Vicepresidente del Consejo del Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C. Las opiniones en esta columna son personales.