Artículo

Percepción: el talón de Aquiles del combate a la corrupción

Hacer referencia al “talón de Aquiles” implica hablar de alguna vulnerabilidad. Esto remite al mítico héroe de la guerra de Troya cuya única vulnerabilidad estaba en uno de sus talones que no fue cubierto por el agua de la laguna Estigia, cuando su madre Tetis lo sumergió con la intención de hacerlo inmortal. Vulnerabilidad que posteriormente permitió su muerte a causa de una flecha envenenada.

Hoy no enfrentamos una guerra de Troya y no hay un Aquiles que busque ser inmortal. Pero sí existe una batalla contra dificultades que deterioran las condiciones de vida de las personas, como la corrupción y el Aquiles moderno, sería más bien la ciudadanía, pero ¿cuál sería su talón?

Hace unos días, la organización Transparencia Internacional presentó los resultados de su Barómetro Global de la Corrupción 2019 con datos de América Latina y el Caribe. Algunos de los principales hallazgos de dicho estudio, en lo que corresponde específicamente a la situación de México, se centraron en que el país está mejor. El 44% de los mexicanos percibe que la corrupción aumentó los últimos 12 meses, es decir, 17% menos respecto de la edición anterior. Mientras que el 61% de los encuestados dijo que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está actuando “bien” o “muy bien” en el combate a la corrupción, a diferencia del 24%, es decir, 37% menos, que manifestó lo mismo en la edición anterior respecto a Enrique Peña Nieto.

Este estudio ha sido un referente obligado para tener una aproximación del sentir de la ciudadanía ante un fenómeno que se vincula con casi todos los aspectos del día a día de las personas. De la mayor relevancia para confirmar que en la escuela, en el trabajo, en la calle, habrá millones de expresiones de actos de corrupción que no necesariamente llegan a subirse a un helicóptero, meterse a una casa blanca o ser beneficiados por una adjudicación directa para generar un beneficio indebido, pero que no por ello dejan de ser importantes para explicar parte del contexto de corrupción que actualmente persiste.

La calidad de la evidencia hace la diferencia para la toma de decisiones. Quizá aquí estamos ante el talón de Aquiles que enfrenta el combate a la corrupción. Se trata de la percepción de la ciudadanía que hoy es el punto de partida por excelencia para entender el fenómeno y generar propuestas de solución. Sin embargo, la vulnerabilidad que presenta el origen de esa información sale a la luz al no tener posibilidades de verificarse y/o aportar más elementos que permitan generar resultados contundentes en ese combate.

Se ha trabajado mucho desde gobierno y sociedad civil en la implementación de un Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) y, suponiendo sin conceder, que un día se cumpla con la creación de leyes y la correcta articulación de todas las instituciones involucradas, de no atenderse el reto de generar información que se documente, verifique y muestre realmente cómo va funcionando el SNA, se seguirán padeciendo los embates de un talón de Aquiles que otros sistemas, como el de justicia penal mexicana, ha enfrentado.

Publicado por Milenio
26-09-2019