Artículo

Percepciones que pesan

Durante esta semana se han publicado varios datos sobre la economía del País que pesarán sobre las percepciones de inversionistas y analistas. Ayer el Ejecutivo federal entrego su presupuesto de gasto para 2011. Esta propuesta será sometida a consideración de la Cámara de Diputados. Como el Ejecutivo no tiene mayoría en ella, dicha entrega marcará el inicio de un periodo de negociaciones intensas. Una proporción muy alta del presupuesto crece con la inflación o deriva de negociaciones laborales cuyos resultados ya están determinados. Por ello la verdadera batalla está en las partidas que no estan predeterminadas. El proyecto presupuestal no es la suma de los caprichos de los funcionarios que trabajan para el Ejecutivo y no refleja tanto lo deseable, sino lo posible, incluyendo las restricciones presupuestales que derivan de las condiciones macro-económicas. Los analistas económicos y los inversionistas revisarán la propuesta y las reacciones de los tres partidos y emitirán su propio juicio al respecto. Veremos reflejadas sus opiniones en la cotización del peso y en el valor de los títulos que se transan en el mercado de valores.

Esta semana IMCO también publica su Informe sobre la situación competitiva de los entes que componen la federación. El Informe no contiene grandes sorpresas en sus dos puntas: El Distrito Federal y Nuevo León siguen a la cabeza y Chiapas y Oaxaca siguen a la zaga. Sin embargo en las posiciones intermedias hay cambios; por ejemplo, Sinaloa avanzó 8 lugares y el Estado que más lugares perdió es Nayarit; 7 lugares.

El Indice captura los resultados de los esfuerzos conjuntos de gobiernos locales y sociedad civil organizada. La correlación entre la acumulación de capital físico y humano, el crecimiento económico de las entidades y su desempeño en el Indice de IMCO es alta, confirmando que los gobiernos que se preocupan por mejorar la competitividad de sus entidades reciben como recompensa un mejor desempeño económico.

En esta ocasión, el Informe de IMCO revisa cómo los Estados manejan sus finanzas públicas. Resalta su situación financiera y la transparencia con la que rinden cuentas del manejo de recursos a su disposición.

El Informe identifica varios Estados cuyas finanzas están en condiciones precarias. Otros que publican poca información, de baja calidad o en forma inoportuna. En estas condiciones, tarde o temprano alguno de ellos recibirá una calificación de crédito más baja, y si no cambia su conducta, quizá entrará en default, desatando una tormenta financiera que afectará acreedores cuyos préstamos no están respaldados con garantías. Con esto no quiero sugerir que está a punto de estallar una crisis financiera general. Pero, cualquier Estado que tropiece causará una crisis de confianza que encarecerá el financiamiento que reciben los Estados. La transparencia no solo sirve para combatir la corrupción, también es una señal de orden y buen manejo de las finanzas.

Hoy también se publica el Informe de Competitividad internacional del World Economic Forum. A México le va mal en los indicadores de esta influyente institución. Bajamos nueve lugares en su Índice. La caída es muy fuerte, pero no sorprendente. A diferencia del índice de IMCO que se arma exclusivamente con datos duros, los indicadores del WEF combinan datos duros con los resultados de una encuesta de opinión que recoge el criterio de una muestra de empresarios y de personas calificadas para opinar sobre el clima de negocios del País. Esta parte del Índice del WEF es muy volátil, tanto porque la muestra es relativamente pequeña como porque se basa en la percepción de los encuestados e influyen sobre su estado de ánimo la inseguridad, el ritmo tan bajo de crecimiento de la economía, la falta de consenso entre los partidos para promover las reformas estructurales que se requieren para acelerar el crecimiento económico, la posibilidad de que la economía de EUA vuelva a entrar en recesión, y varias cuestiones más.

Los datos del WEF reflejan la poca confianza que los empresarios tienen sobre la situación que prevalece en el País y la capacidad de los políticos para impulsar los cambios que se requieren.

Lamentablemente, la desconfianza de los empresarios mexicanos es justificable. Actualmente, Los políticos de los todos los partidos son un freno de mano que impide que la economía crezca mas rápidamente. Ninguno se salva pero la conducta del PRI destaca por sus consecuencias negativas.

De lo que ya no hay duda es que los problemas del País se multiplican, y no solo por las condiciones objetivas que hay en tantos frentes, sino por el estado de ánimo en que se encuentra un gran segmento de empresarios e inversionistas. Roosevelt sacó a su población de una situación parecida recordándole a su pueblo que a veces lo más temible es el temor. Me encantaría ver a algún líder mexicano asumir un papel equivalente en la situación actual.

Roberto Newell G. es Economista y Director General del Instituto Mexicano para la Competitividad, A.C. Las opiniones en esta columna son personales.