fbpx

Inicio | ¿Esta es la fórmula que necesita México?

  • ¿Esta es la fórmula que necesita México?

    Autor: Manuel J. Molano

    Manuel J. Molano

    Manuel J. Molano | @MJMolano

    La razón por la cual hacemos negocios es para reproducir un capital. En el mundo más pobre se nos olvida eso y abrimos negocios para que paguen salarios y sean una opción de subsistencia. Esa es la razón por la cual el capital es escaso en la mayor parte de los países del mundo: pocos negocios en realidad logran reproducir el capital y viven en un equilibrio donde el 100% de los ingresos es igual a los gastos y salarios.

    A finales de la década de los 40, en Estados Unidos tenían claro por qué un país exitoso acumula capital. Mientras más activos altamente productivos tiene una economía, es mucho más fácil elevar la productividad de los trabajadores. Un trabajador con mula y trapiche, puede producir mucho menos con su tecnología medieval que uno que tiene máquinas de vapor del S. XIX, como un ingenio azucarero, y mucho menos que uno que se dedica a generar conocimiento a partir de su actividad.

    En Estados Unidos esto les quedaba claro desde el S. XVIII. El esfuerzo individual, la innovación, la competencia y un entorno de leyes que preserven la propiedad y las libertades, son las que hacen que las empresas se orienten a ser cada vez más productivas, generar utilidades y acumulen capital. Esto permite hacer nuevas inversiones, cada vez más innovadoras y productivas, y que pueden generar valor de manera creciente.

    Quizá el problema con el capitalismo, como dice la economista Deirdre McCloskey, es que evoca imágenes de gente mala con un látigo en la mano, golpeando a un número grande de gente desnutrida y en harapos que pone ladrillos en una pared sin fin. McCloskey sugiere que deberíamos llamarlo innovismo, el sistema que favorece la innovación tecnológica para ser cada vez más productivos.

    Los soviéticos pensaron que podrían imitar este comportamiento desde una economía centralmente dirigida y fracasaron. En la serie Chernobyl, de HBO, los mineros que se expusieron a radiación mortal excavando una fosa abajo de la planta nuclear para evitar que el núcleo contaminara el agua subterránea, contaron un chiste cruel: ¿Qué es enorme, sucio, consume mucho diésel y tarda seis horas en cortar manzanas en tres pedazos? ¡Una máquina soviética diseñada para cortar manzanas en cuatro!

    En lugar de innovar, la economía soviética agregaba materiales a todo lo que producía. Esa era la única manera de crecer. El consumo de materiales era excesivo, la gente no estaba motivada para resolver problemas y la investigación científica se dedicaba a resolver problemas que no le interesaban al mercado, sino a los jerarcas del aparato estatal. Ese país mentía a todos sus ciudadanos y sus burócratas acabaron mintiéndose a sí mismos. El reactor que no podía explotar explotó, y el país que era indestructible, se desintegró.

    Los ecos del fracaso soviético resuenan hasta hoy. Interjet está al borde de la quiebra por comprar unos aviones Sukhoi rusos, para los cuales no puede encontrar piezas. Otros socialistas, los chinos, inventaron una cepa de capitalismo que ha capturado al mundo y evitado el colapso de ese país. Pero su sistema político, que no acepta la libertad individual, acabará por ahogar cualquier beneficio de su crecimiento. Los jóvenes hongkoneses que hoy protestan prefieren la “opresión” del imperio británico, a la asfixia del comunismo-capitalismo del Estado chino.

    En estos tiempos en que Estados Unidos sufre de Alzheimer, y se le olvida cuáles fueron los elementos que lo hicieron grande, México tiene decisiones que tomar. ¿Seguimos con recetas que probaron su fracaso, o le entramos a construir un nuevo orden económico, abierto hacia el mundo, libre, y que genere oportunidades para todas las personas?

    Publicado por Entrepreneur
    09-10-2019

opiniones imco

Presentación del Cu...

El 4PA se construyó con la participación de más de mil 100 personas...

opiniones imco

Índice de Informaci...

A más de 10 años de su aprobación, todos los gobiernos estatales vi...

opiniones imco

México no ha cumpli...

México participa en convenciones internacionales para combatir la cor...

opiniones imco

Por qué México nec...

¡Si tu negocio crece, #MéxicoCrece!

opiniones imco

Índice de Informaci...

En 2018, el gasto en comunicación social estatal tuvo una variación ...

opiniones imco

Índice de Competiti...

México se posicionó en el lugar 34 del Índice de Competitividad Int...

opiniones imco

Tenemos que dejar ir...

En México, echarle ganas no es suficiente para salir adelante, ya que...

opiniones imco

El motor averiado de...

Es preocupante que en 2019, algunos de los sectores que han perdido im...

opiniones imco

Tic toc: el reloj le...

Seguimos sin contar con el PEF 2020 ¿cómo es esto posible? ¿qué sa...

opiniones imco

Trabajadores satisfe...

Un empleado también puede ser deportista, pareja, padre, hijo, dueño...

opiniones imco

Las ciudades más ha...

Mientras Austria y Australia cuentan con tres de las ciudades más hab...

opiniones imco

Aprovechar la tecnol...

Un colectivo de organizaciones privadas desarrolló el Mapa de Reconst...

opiniones imco

Convocatoria para pa...

El IMCO convoca a organizaciones o empresas interesadas en participar...

opiniones imco

Mapa de reconstrucci...

El mapa de reconstrucción escolar participa en el Foro de París sobr...

opiniones imco

La demolición del I...

Hablar de mayor involucramiento de los padres en la educación de sus ...

opiniones imco

¿China pierde, Méx...

¿Por qué la confianza de los inversionistas es tan baja? Hay que con...

opiniones imco

Más escaleras y men...

Esta es una de las muchas historias que reflejan porqué solamente se ...

opiniones imco

El riesgo de renovar...

Si se logra mejorar las condiciones actuales del mercado energético (...

opiniones imco

No existe pretexto a...

Al igual que en otras entidades federativas, esperamos que 2020 sea la...

opiniones imco

Transformando la tra...

El IIPE 2019 permite saber cuánto, cómo y en qué se va a gastar el ...