Artículo

¿Por qué cayó México en competitividad global?

Catalina Delgado y María Zimbrón

El pasado martes 2 de septiembre fue publicado el Índice de Competitividad Global (ICG) 2014-2015 del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés). Aquí te presentamos algunos de los puntos más destacados.

  1. Los datos básicos

El Reporte de Competitividad Global es un estudio que hace más de tres décadas publica el WEF. El índice que forma parte de este reporte evalúa la situación de la competitividad de 144 economías, a partir de 114 variables agrupadas en 12 pilares. El WEF define a la competitividad como el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país. El índice se construye principalmente con información cualitativa que se genera a partir de la Encuesta de Opinión a Ejecutivos, aplicada a más de 14 mil empresarios pertenecientes a los países evaluados y es complementada con datos duros de fuentes como el Banco Mundial, Naciones Unidas y el Fondo Monetario Internacional. En México, el IMCO y la Secretaría de Economía fungen como socios locales para la recopilación de dicha información.

  1. Los mejores

Por sexto año consecutivo Suiza obtiene el primer lugar mundial en competitividad gracias a que encabeza ocho de los doce pilares del índice. El país europeo se caracteriza por instituciones educativas de clase mundial, una alta inversión en investigación y desarrollo, pero sobre todo una amplia colaboración entre el sector académico y privado para la innovación. En el top 5 le siguen Singapur, Estados Unidos, Finlandia y Alemania. La innovación, el desarrollo de capital humano y el fortalecimiento institucional tienen un papel decisivo entre las economías más competitivas del mundo.

  1. México

Nuestro país cayó seis posiciones con respecto a la medición 2013-2014, al pasar del lugar 55 al 61 ver resultados completos. Algunos de los indicadores que explican esta caída se encuentran en las áreas que presentan mayor rezago: la eficiencia del mercado laboral (lugar 121), la calidad de las instituciones (102), la educación básica y superior (71 y 87), y la eficiencia del mercado de bienes (86).
¿Por qué caímos y cómo podemos mejorar?

  • MERCADO LABORAL: La eficiencia y flexibilidad del mercado laboral son clave para asignar la fuerza laboral a sus usos más efectivos. Los principales retos que enfrenta el país a este respecto son las prácticas de contratación y despido (lugar 103 de 144) y los costos de liquidación (104). La reforma laboral de 2012 se quedó corta pues, a pesar de haber flexibilizado las condiciones de contratación y de despido, dejó fuera de su alcance a casi dos terceras partes de la fuerza laboral mexicana que se encuentran en el sector informal. Además, la gran mayoría de los juicios laborales son largos y complejos y las juntas de conciliación y arbitraje están saturadas y no tienen representación del sector informal (ver informe del IMCO).


20140903_DelgadoZimbron_Resultados_Mexico_WEF2014-2015
PROPUESTA: Tenemos que transitar a un sistema mucho más inclusivo, como un seguro de desempleo universal bien fondeado. La liquidación no sólo es un derecho laboral sino que también tiene una razón social de permitir una transición a los trabajadores entre empleos.

  • INSTITUCIONES: Se entiende como el conjunto de leyes y regulaciones bajo el cual interactúan individuos, empresas y gobiernos para generar riqueza. La calidad de las instituciones tiene una fuerte incidencia en la competitividad y el crecimiento pues afecta las decisiones de inversión y organización productiva.

La dimensión institucional en la que peor figura México es en lo relativo al crimen organizado (140 de 144 países, sólo por encima de Venezuela, Honduras, El Salvador y Guatemala), así como en los costos empresariales del crimen y la violencia (posición 135).
PROPUESTA: Reducir los niveles de violencia y criminalidad requiere de un esfuerzo de largo plazo. Sin embargo, es posible adoptar algunas medidas de manera inmediata:

  • Mayor presencia de la autoridad y mejor coordinación interinstitucional: en este punto será crucial el desenlace de las crisis de gobernabilidad que atraviesan entidades como Michoacán, Guerrero y Tamaulipas, en las que ha habido una amplia presencia de los cuerpos armados del gobierno federal.
  • Persecución focalizada a grupos violentos: concentrar esfuerzos en un solo tipo de delito (ubicación, tipo de víctima, victimario, temporalidad); garantizar certeza y rapidez en el castigo a los perpetradores; y comunicar advertencias creíbles.
  • Reformas al lavado de dinero: orientadas a fortalecer las unidades de inteligencia financiera, así como a extender las facultades de extinción de dominio.

La corrupción es otro de los factores que minan la competitividad del país. México ocupa la posición 119 de 144 en desviación de fondos públicos y la 114 en confianza de la clase política. Naturalmente, la corrupción no es un problema exclusivo de México, pero la impunidad sí. Mientras no existan consecuencias institucionales, no será posible superar este obstáculo que impone enormes costos y que dificulta el desarrollo económico del país.
20140903_DelgadoZimbron_PrincipalesBarreras_WEF2014-2015

PROPUESTA: La creación de la Comisión Nacional Anticorrupción (CNAC), como un ente autónomo y blindado contra presiones políticas y de recursos. Es una buena señal que a finales de 2013 el Senado haya aprobado esta iniciativa de campaña del Presidente Peña Nieto pero aún falta su ratificación e implementación.

  • EDUCACIÓN: La calidad de la educación es fundamental para las economías que buscan ascender en las cadenas de valor y sofisticar sus productos y procesos.

La baja calidad de la educación básica (posición 118) y la deficiencia en la calidad de la enseñanza en ciencias y matemáticas (128) refleja otra serie de problemas de fondo: el avance de los maestros en el sistema educativo no es meritocrático; existen fallas graves en infraestructura escolar (49% de las escuelas no cuenta con drenaje, 31% con agua potable, 13% con sanitarios y 11% no tiene energía eléctrica); no contamos con un instrumento de medición del desempeño de los alumnos en nuestro país (el año pasado se canceló la prueba ENLACE); y el sector educativo se caracteriza por su opacidad y no existen sanciones a la falta de transparencia en el gasto educativo (sólo se rinden cuentas reales sobre 12% de los fondos destinados al FAEB, fondo de aportaciones para la educación básica y normal, que maneja alrededor de 300 mil millones de pesos).

PROPUESTA: Los objetivos de la reforma educativa son los correctos: fortalecer la rendición de cuentas y la transparencia del sistema educativo, sujetar todas las plazas magisteriales a concurso de oposición, crear un Sistema de Información y Gestión Educativa (SIGE), y vincular la paga y la permanencia de los maestros a su desempeño y conocimientos. Por lo anterior, es importante garantizar su implementación efectiva a nivel local. Adicionalmente, es crucial retomar la evaluación de desempeño de los alumnos a través de una prueba de carácter anual y censal.
El índice del WEF también reporta que la calidad del sistema de educación superior (lugar 123) no satisface las necesidades de una economía competitiva. Actualmente, dos de cada diez profesionistas mexicanos son administradores de empresas o contadores, y la matrícula en estas áreas de estudio sigue estando entre las más altas a nivel nacional. Seguimos formando profesionales en áreas que no son ni las más rentables para el individuo, ni las más productivas para el país.

PROPUESTA: Es necesario generar vínculos más estrechos entre la academia y el sector empresarial. Por ejemplo, el caso de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y la industria aeronáutica local en donde existe una fuerte vinculación tanto en los planes de estudio como en la incorporación de los recién egresados en este sector.

  • MERCADO DE BIENES: La competencia de mercado es un determinante crucial de su eficiencia y de la productividad de las empresas ya que asegura que las firmas más eficientes en producir bienes y servicios sean las que más prosperen. En el caso de México destaca el rezago en los indicadores de grado de dominio de mercado (114), así como la efectividad de la política antimonopolio (104). Dos de las reformas estructurales más importantes promulgadas este año (telecomunicaciones y energía) rompen con monopolios profundamente enraizados en el país. Es posible que los efectos de estas reformas sean visibles los próximos años.

PROPUESTA: Es fundamental contar con reguladores efectivamente autónomos e independientes que garanticen una competencia real a lo largo y ancho de toda la economía, así como una implementación efectiva de las reformas.
En resumen, México ha dado un primer paso en la dirección correcta con la promulgación de reformas estructurales necesarias para el desarrollo del país. Sin embargo, el verdadero beneficio e incremento de la competitividad sólo será visible si se tiene una implementación exitosa tanto en leyes secundarias como a nivel local.
Finalmente, uno de los mensajes principales del WEF es el de reconocer la importancia de las ciudades como pieza clave de la competitividad de los países mediante:

  • El fomento de una administración urbana con visión de largo plazo y pragmatismo.
  • La generación de marcos regulatorios favorables al desarrollo de negocios.
  • El desarrollo de infraestructura que combine planeación y crecimiento orgánico-ordenado de las ciudades.
  • La promoción de la educación y de infraestructuras digitales que impulsen la participación ciudadana, a través del empoderamiento de los individuos.

A propósito de este último punto, te invitamos al próximo lanzamiento de nuestro Índice de Competitividad Urbana 2014: ¿Quién manda aquí? La gobernanza de las ciudades y el territorio en México. Consulta la información aquí.
Publicado por Animal Político 
4-09-2014