Inicio | Ctrl + Alt + Delete

  • Ctrl + Alt + Delete

    Autor: Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas | @JEPardinas

    FB @JEPardinas

    El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Gran Bretaña publicó un estudio que presenta a México como el segundo país más violento del mundo con 23,000 homicidios en 2016, sólo debajo de Siria, una nación en medio de una salvaje guerra civil. Los autores del estudio usaron el rigor académico y el análisis de datos como pañuelos para sonarse la nariz. Las comparaciones de homicidios, sin considerar el contexto demográfico, pueden generar percepciones muy engañosas. Iraq, el tercer lugar de la lista del estudio, tuvo 17,000 muertos por violencia en 2016 pero con una población cercana a los 38 millones de personas, una tercera parte de la población mexicana. Con esta metodología tramposa podemos decir que la India es un país más peligroso que México, ya que en 2015 tuvo más de 32,000 homicidios (con una población casi once veces el tamaño de la nuestra). Brasil, que en números absolutos tiene cerca del doble de homicidios que México, no aparece en la lista del “estudio” del IISS.

    El hecho de que esta institución británica haya elaborado un estudio con las patas no debería darnos margen para minimizar la crisis de violencia. De acuerdo con datos de Alejandro Hope, 2017 podría ser el año más violento no sólo del sexenio actual, sino del presente siglo. El número de asesinatos en el primer trimestre del presente año marca una trayectoria que podría rondar los 30 mil homicidios, al cierre del próximo diciembre.

    La tasa de homicidios en México pasó de 7.8 por 100 mil habitantes en 2007 a cerca de 21 en 2016. La proporción casi se multiplicó por tres. Llevamos una década, dos presidentes y más de 200,000 muertos y no se nos ha ocurrido nada nuevo para enfrentar el problema de la violencia. Como dice el poeta británico W. H. Auden: “Preferimos la ruina, que el cambio”. Somos fieles a nuestros propios errores. Hemos hecho de la estupidez un dogma sagrado, y ese dogma es el régimen de prohibición de las drogas. Nos quejamos que Donald Trump toma decisiones contra la evidencia científica en temas tan sensibles como el calentamiento global y sin embargo aquí seguimos su ejemplo. ¿Qué pasaría si la fuerza del Estado se concentrara en luchar contra asesinos, secuestradores, extorsionadores, gobernadores cleptócratas y huachicoleros, pero dejara la producción, distribución y venta de estupefacientes como un negocio legal, pero regulado?

    Los mexicanos hemos perdido sensibilidad ante los miles de muertos, las fosas clandestinas y los periodistas asesinados. Mientras la civilización retrocede y la barbarie se normaliza, nosotros nos preocupamos de cómo anda el Peje en las encuestas, de quién será el tapado del PRI y en que el PAN tiene un conflicto interno. Si no tomamos decisiones valientes y controversiales, la patria se nos va a fugar por un caño de sangre. No somos Siria, ni Iraq, pero somos una de las peores versiones de nosotros mismos: un México donde la vida humana tiene un valor devaluado. Las fosas y sus muertos ya se convirtieron en noticia de páginas interiores.

    Cuando se traba el sistema operativo de una computadora, el manual de instrucciones nos da la opción de apretar tres teclas Ctrl + Alt + Suprimir. Con esa combinación de teclado, el ordenador reinicia todos sus procesos. Nuestra crisis nacional de violencia nos lleva a pensar seriamente en “resetear” el régimen de prohibición de las drogas. Es hora de imaginar un mercado legal y regulado, no sólo de mariguana, sino de otras drogas más duras. La otra opción es esperar sentados hasta que las comparaciones con Iraq y Siria resulten menos absurdas y desmesuradas.

    Publicado por Reforma
    14-05-2017

opiniones imco

Del dicho al hecho.....

Este estudio analiza la información del ejercicio de los recursos pú...

opiniones imco

Manuel Molano habla ...

"Todavía falta para que podamos cosechar los logros de esa reforma en...

opiniones imco

Hacia un México má...

Un México justo y competitivo se construye con políticas públicas q...

opiniones imco

Once compromisos de ...

Ninguna entidad del país está exenta de la necesidad de fortalecer s...

opiniones imco

Debates ciudadanos

Organizaciones de la sociedad civil impulsamos Debates Ciudadanos para...

opiniones imco

¿Cuáles son los te...

De cara al segundo debate entre los candidatos a la presidencia de Mé...

opiniones imco

Certezas explosivas

Con el bajo crecimiento económico y el cambio en la pirámide demogr...

opiniones imco

Selección del Presi...

Si las elecciones se basaran en méritos y capacidad probada, ganaría...

opiniones imco

Una revolución feme...

La baja participación de las mujeres en el mercado laboral es el resu...

opiniones imco

Un Parlamento Abiert...

Un Parlamento Abierto, con datos transparentes y accesibles, es el pri...

opiniones imco

¿Quieren nuestro vo...

Hoy los mexicanos queremos servidores públicos, y no mercenarios de l...

opiniones imco

10 por la educación...

La iniciativa 10 por la educación busca incidir y acompañar la polí...

opiniones imco

Prometer no empobrec...

Los candidatos a la Presidencia de la República no han enviado un men...

opiniones imco

Malos augurios

La prosperidad de México depende de que las empresas pequeñas se vue...

opiniones imco

Arrancan debates org...

Cerca de 200 Organizaciones de la Sociedad Civil en todo el país orga...

opiniones imco

Banca de desarrollo

La calidad de la cartera de inversiones de los bancos de desarrollo no...

opiniones imco

Elecciones 2018

El IMCO creo un espacio para analizar los desafíos que amenazan la co...

opiniones imco

A un mes del arranqu...

Hasta el momento, una tercera parte  (31%) del total de candidatos a ...

opiniones imco

El calibre de las pa...

Cuando un líder político usa un lenguaje beligerante contra sus adve...

opiniones imco

Quinto taller de med...

WRI, IMCO e ICM se reunen por quinta ocasión para continuar promovien...