fbpx

Inicio | La trampa de la violencia manejable

  • La trampa de la violencia manejable

    Autor: IMCO Staff

    Alejandro Hope Alejandro Hope | @AHope71 

    En 2010, Ciudad Juárez era un infierno. Casi 4 mil homicidios en un año, más de diez por día en promedio. Dos años después, la situación lucía muy distinta: para octubre de 2012, se registraba apenas un homicidio por día. Una reducción espectacular de 90%. Corre videotape dos años más: en julio de 2014, 39 asesinatos en Juárez, algo más de uno por día. La caída se detuvo.

    Y no se detuvo en un buen lugar: en los primeros siete meses de 2014, se han registrado 270 asesinatos en esa ciudad fronteriza. Eso implica un total anual de 465 víctimas mortales: más que en España.

    Algo similar empieza a suceder en Monterrey: en 2011, se registraban casi 60 homicidios dolosos por mes en ese municipio. Para diciembre de 2013, la cifra se había reducido a 16. Y en esos entornos ha rondado el número desde entonces: en el primer semestre de 2014, se reportaron en promedio 13 asesinatos intencionales por mes.

    Y en Baja California, considerado hasta hace poco un caso de pacificación exitosa, ha sucedido algo peor. Entre 2009 y 2012, el número de homicidios intencionales disminuyó 62%. Pero en 2013, la curva cambió de dirección abruptamente: según INEGI, los asesinatos aumentaron 32%, la mayor tasa de incremento de todo el país.

    Esos casos muestran que la disminución de la violencia no es siempre lineal ni permanente. Un periodo de alta violencia puede dejar de legado una condición endémica de delito e ilegalidad.

    Los primeros pasos de un esfuerzo de pacificación son razonablemente sencillos: mayor presencia de la autoridad, mejor coordinación interinstitucional, persecución focalizada a grupos violentos. Los pasos siguientes, los que pueden llevar a condiciones de seguridad similares a los de países desarrollados, son difíciles: reconstrucción de las policías, reforma del sistema de justicia penal, transformación de las prisiones, reducción de condiciones sociales criminógenas.

    Esos procesos exigen compromiso político sostenido. Y no hay compromiso sin insatisfacción con el estado de cosas, sin una negativa a simplemente administrar la realidad.

    Por eso preocupan las declaraciones recientes del Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, sobre la evolución de la violencia en el país: “El número de muertes violentas tiene un decremento del 12.5% [en 2013] y coloca a nuestro país en un estándar de 19 muertes violentas por cada 100 mil habitantes. Podríamos preguntarnos si 19 es un número manejable, y la respuesta contundente es sí”.

    Surge una pregunta obvia: ¿manejable para quién? ¿Para el gobierno? Tal vez: poco ruido en los medios, bajo impacto en las urnas ¿Pero manejable para la sociedad? Una tasa de 19 homicidios por 100 mil habitantes es tres veces superior a la media global (6.2). Implica tener estados con tasas similares o superiores a las de países centroamericanos (por ejemplo, Guerrero, Chihuahua). Significa que hay subgrupos de población (por ejemplo, hombres de 18 a 24 años sin primaria completa) que enfrentan un riesgo de muerte violenta dos a tres veces superior al de un habitante promedio de Honduras.

    No, México no tiene niveles manejables de violencia criminal. Ni de cerca. Inquieta que se crea lo contrario en los primeros círculos de autoridad del país, que se asuma que la tarea es administrar la inseguridad, que no exista sentido de urgencia y, peor aún, que la mejoría de los últimos meses es irreversible.

    Como he dicho en otras colaboraciones, hay que aplaudir la disminución en los niveles de violencia. Pero eso no puede dar lugar a la complacencia y la autocelebración. No estamos aún para confeti, elogios y palmaditas.

    Publicado por El Universal

    14-08-2014

     

opiniones imco

El rompecabezas de l...

En México, el porcentaje de adultos que tiene acceso a una cuenta en ...

opiniones imco

Más chips, menos ta...

México tiene en sus manos una oportunidad de oro para lograr que el 6...

opiniones imco

Por si los datos no ...

No corregir el rumbo y no atender los malos resultados económicos y s...

opiniones imco

2020: llegó el punt...

Nos estamos acabando el planeta, y el punto de “no retorno” sobre ...

opiniones imco

¿Qué está en jueg...

El 2020 será crucial para la democracia mexicana. Este año se llevar...

opiniones imco

Inclusión financier...

Es difícil pensar que más sucursales del Banco del Bienestar llevar...

opiniones imco

Índice de Informaci...

Este análisis muestra que a pesar de que los congresos locales tienen...

opiniones imco

Organizaciones de la...

Disminuirán los tiempos de traslado de las personas y se sustituirán...

opiniones imco

Por qué mientras St...

Hacer predicciones es difícil, especialmente cuando son sobre el futu...

opiniones imco

Competitividad: lo m...

Hoy México es una economía abierta, en transición a la modernidad, ...

opiniones imco

2019: una dicotomía

Más nos vale (sociedad y Gobierno) que pronto entendamos que no podem...

opiniones imco

Tres desafíos para ...

Es fundamental atender las debilidades internas, que se brinde confian...

opiniones imco

¿Estamos cerca de t...

Comprometerse con reducir las brechas de género significa considerar ...

opiniones imco

Reportar bien no es ...

Este manejo imprudente de recursos públicos no es solo responsabilida...

opiniones imco

¡#3de3 ya es una re...

A partir del 1 de enero de 2020, todos los funcionarios públicos debe...

opiniones imco

Verdaderas prioridad...

La mala planeación y las simulaciones del gasto ocasionan que las pri...

opiniones imco

Presentación del Cu...

El 4PA se construyó con la participación de más de mil 100 personas...

opiniones imco

Índice de Informaci...

A más de 10 años de su aprobación, todos los gobiernos estatales vi...

opiniones imco

México no ha cumpli...

México participa en convenciones internacionales para combatir la cor...

opiniones imco

Por qué México nec...

¡Si tu negocio crece, #MéxicoCrece!