Inicio | El dinero de los árboles

  • El dinero de los árboles

    Autor: Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas Juan E. Pardinas @JEPardinas

    FB @JEPardinas 

    *Las opiniones expresadas en esta columna son personales.

    El año pasado formé parte del jurado de un concurso que combinaba el urbanismo con la imaginación. La competencia era una provocación para soñar lo que se podría hacer con terrenos dedicados a lugares de estacionamiento en el corazón de la Ciudad de México. Estudiantes y profesionales de la arquitectura tenían que presentar proyectos para intervenir espacios reales dedicados a guardar coches e imaginarles una vocación distinta. La viabilidad financiera era una variable que debían considerar tanto los participantes como los jueces. Después de revisar una docena de proyectos finalistas, me surgió una preocupación sobre cómo veían los participantes el papel de la inversión privada en el desarrollo de sus propuestas.

    Un equipo de arquitectos quería hacer un huerto urbano en un terreno a una cuadra de Reforma, cuyo valor por metro cuadrado debía rondar los varios miles de dólares. Dado el costo del terreno, ese proyecto iba a producir los jitomates más caros del planeta. Otro proyecto buscaba edificar una biblioteca y un centro cultural. Cuando se preguntó cómo se financiaría la iniciativa, el joven arquitecto respondió: “Lo pagará el gobierno”. Esa fue la respuesta más frecuente ante las dudas del jurado asociadas con la viabilidad financiera de los proyectos. Al final, los ganadores fueron equipos que pudieron equilibrar sus anhelos de transformación urbana con los costos de aprovechamiento. Algunos jóvenes mostraban cierta incomodidad, cuando se les inquiría cuál sería la rentabilidad del proyecto, como si generar utilidades por medios legales fuera algo ilegítimo o poco ético.

    Esta profunda indiferencia sobre el funcionamiento de la economía no se restringe a un grupo de jóvenes arquitectos. Un comercial de propaganda electoral de Morena presenta una secuencia dinámica de animaciones visuales. Por un momento aparece en la pantalla un árbol frondoso cuyas hojas se transforman en billetes que ayudan a financiar bienes y servicios públicos. La pedagogía subliminal de Morena es que el dinero se puede cosechar del follaje de los árboles.

    De cada peso que se invierte en la economía mexicana, más de 80 centavos vienen del sector privado. Los 20 centavos restantes, que invierte el gobierno, provienen en su mayoría de los impuestos que generamos las personas y las empresas. Una parte importante del crecimiento económico se debe a la productividad de estas inversiones. México ha crecido poco y lo poco que hemos crecido no ha servido para garantizar un piso común de oportunidades para la población. China, India y otros países que han sido exitosos en lograr reducciones dramáticas en sus niveles de pobreza, han tenido claro el rol del sector privado en el crecimiento económico.

    El sueño de un joven arquitecto sólo se quedaría en una maqueta si no hay financiamiento que le dé viabilidad. La aspiración de una persona de salir del desempleo sería una utopía sin la inversión para crear o mantener una plaza laboral. Se requieren individuos con recursos y apetito para el riesgo que puedan forjar estas oportunidades. A esas personas se les llama empresarios.

    Como los aguacates y las personas, hay empresarios buenos y malos. Hay quienes abusan de sus empleados y optan por saltarse las trancas para elevar tres décimas de punto su margen de ganancia. Hay otros que se la rifan derecho un día sí y otro también, que enfrentan un sinfín de adversidades y siguen dispuestos a sembrar riesgos para cosechar oportunidades. Las caricaturas que pintan al empresario como un depredador voraz, indiferente a los problemas del país, son generalizaciones absurdas que sólo sirven para reafirmar prejuicios y malentendidos económicos. Mientras el dinero no nazca ni en los fresnos, ni en los robles, ni de los ahuehuetes, las empresas que respetan la ley y generan empleos y utilidades son el bien público que mueve los engranes de nuestra economía.

    Publicado por Reforma
    10-06-2018

opiniones imco

Cambio de liderazgo ...

El Consejo Directivo del IMCO acordó iniciar un proceso abierto, comp...

opiniones imco

Índices de Competit...

El IMCO presenta los Índices de Competitividad Estatal y Urbana 2018,...

opiniones imco

Funcionarios del Gob...

Celebramos la iniciativa de la administración encabezada por Claudia ...

opiniones imco

Fobaproa en Texcoco

El peor obstáculo de AMLO para lograr un buen gobierno no es el pensa...

opiniones imco

Paridad de Género e...

La regla de paridad de género en los congresos de México funciona co...

opiniones imco

Día Internacional c...

"Aún no nos sacudimos de las consecuencias del caso Odebrecht, que af...

opiniones imco

La importancia de lo...

Todo el episodio del aeropuerto ha mermado la confianza de los analist...

opiniones imco

Datos y estrellas

En los próximos párrafos presentaré un inventario mínimo de ocho d...

opiniones imco

Grupo internacional ...

La desigualdad de la protección de propiedad intelectual no puede con...

opiniones imco

La hipótesis del en...

A menudo a los ciudadanos se nos olvida que existen tres órdenes de G...

opiniones imco

La reforma al 102 es...

Hoy que podría culminar en la Cámara de Diputados la aprobación de ...

opiniones imco

El rey

Vicente Fox, Felipe Calderón y, sobre todo, Peña Nieto tampoco fuero...

opiniones imco

La apuesta por un me...

Esta propuesta de ley para regular el mercado de marihuana tiene mucha...

opiniones imco

No a la amnistía a ...

La impunidad lleva a más corrupción no a su disminución.

opiniones imco

No dejes que la pira...

Michael Kors presentó una sudadera de jerga como las que se venden en...

opiniones imco

México aún puede o...

Hacemos un enérgico y urgente llamado al presidente electo para deten...

opiniones imco

Publicación de las ...

Hace solo seis años no había documentos e información pública que ...

opiniones imco

El estadista y el Tl...

El Tlatoani es un predicador de monólogos desde el púlpito del poder...

opiniones imco

Quitar comisiones ba...

La Constitución mexicana sí permite poner precios máximos, pero no ...

opiniones imco

#FiscalíaQueSirva e...

Exigimos dotar a la Fiscalía General de la República de una autonom...