Inicio | Geología, dinero y política

  • Geología, dinero y política

    Autor: Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas Juan E. Pardinas @JEPardinas

    FB @JEPardinas 

    Durante décadas una de las principales preocupaciones geopolíticas de México fue que los gringos se querían apropiar de nuestro petróleo. Sin embargo, hoy necesitamos que ellos nos vendan el suyo. A partir de octubre Pemex buscará importar 100 mil barriles diarios de crudo ligero para abastecer la refinería de Salina Cruz en Oaxaca. México enfrentó la desafortunada transición de haber sido una nación exportadora de energéticos, para convertirse en un importador neto de hidrocarburos. Si se quiere recuperar la producción de crudo y garantizar el abasto de energía a todos los sectores de la economía el gobierno de Andrés Manuel López Obrador enfrenta tres broncas monumentales: la geología, el dinero y la política.

    El primer problema es que Pemex extrae cada vez menos petróleo del subsuelo. El segundo desafío es financiero. El crudo y el gas no salen a la superficie enterrando popotes en la tierra. Para resolver los desafíos de la geología se requiere de tecnología y recursos humanos altamente capacitados, ambas cosas cuestan mucho dinero. Pemex es una de las empresas petroleras más endeudada del mundo.1 Su situación financiera es un lastre para el dinamismo del sector energético y un riesgo latente sobre la estabilidad económica del país. Pemex le debe dólares a sus acreedores, pensiones a sus empleados y mejores resultados al país. Ante esta estrechez de presupuesto se requiere de una combinación de inversión pública y privada que permita recuperar la producción nacional de petróleo. Esto nos lleva al tercer reto. Para que esa inversión llegue a México se necesita que el nuevo gobierno envíe señales de certidumbre y serenidad sobre el futuro de la industria energética.

    La campaña electoral lanzó señales mixtas y confusas sobre la posición de AMLO frente al papel de la inversión privada en el sector energético. Un día se anunciaba que se revisarían los contratos y a la mañana siguiente se emitía el mensaje de que no habría ningún cambio drástico. Esa ambigüedad declarativa ha generado un clima de incertidumbre que poco ayuda a reducir la percepción de riesgo sobre el potencial de la industria. La complejidad geológica de los nuevos yacimientos, la urgencia de incrementar y acelerar la inversión para producir petróleo y el ruido político son los tres factores que entrelazados determinarán el futuro de un sector que contribuye a formar los precios de todos los sectores de la economía.

    Ilustración: Víctor Solís

    El mayor problema energético de México es la caída de la producción de petróleo. En 1971 una comisión de Pemex se puso en contacto con el pescador campechano Rudesindo Cantarell, quien los llevó a un sitio en aguas del Golfo de México, conocido como La Chapopotera. Debajo de ese brote de crudo se encontró uno de los 10 yacimientos más grandes del planeta. El señor Cantarell murió en la pobreza, pero su descubrimiento forjó la bonanza de una industria. Por cerca de dos décadas los hidrocarburos de este yacimiento representaron más de 60% de la producción nacional. Sin embargo, Cantarell tuvo un ciclo menguante. Entre 2007 y 2017 la producción del yacimiento cayó en 88%.2

    La falta de nuevos yacimientos con un potencial semejante marcaron el ocaso de esa buena fortuna. En 2004 Pemex producía 3.4 millones de barriles, en promedio, en 2018 sólo ha logrado producir 1.8 mdb. El anterior modelo energético establecía que una sola empresa tenía el monopolio de legal de explorar y extraer los recursos energéticos del Estado mexicano. Ahora el gobierno, además de su vínculo con Pemex como empresa estratégica, puede asociarse con empresas que tienen distintas especialidades y soluciones tecnológicas.

    Entre 2018 y 2021 la industria energética mexicana tiene proyectado perforar, en promedio, 24 pozos exploratorios marinos cada año. Entre 1991 y 2015, con Pemex como operador único, el promedio anual fue de cerca de 11 pozos exploratorios en el lecho marino.3 En 2018 México tendrá 88 equipos de perforación en funcionamiento, mientras que Brasil sólo tendrá 51 y Venezuela 46. En el caso del yacimiento de Cantarell pasaron cerca de ocho años entre el día en que los técnicos de Pemex encontraron La Chapopotera y el momento en que se lograron sellar los primeros barriles de petróleo. En 2019 la empresa petrolera italiana ENI empezará a producir los primeros barriles de la reforma energética como resultado de un contrato para explotar yacimientos en aguas someras del Golfo de México. El contrato a ENI fue asignado en septiembre de 2015 en una de las licitaciones de la Ronda Uno, con una participación del Estado de 83.7%.

    Para que todos estos proyectos empiecen a rendir frutos y ayuden a revertir la caída en la producción de petróleo se requiere de una inversión masiva de capital y paciencia. La serena administración del tiempo es tan importante como el buen manejo de los recursos financieros. Estos proyectos tienen periodos de gestación que rebasan los ciclos políticos. El gobierno que sembró la apertura y la competencia del sector energético no podía ser el mismo que cosechara sus beneficios.

    El segundo problema que tiene el sector energético es la deuda de Pemex. Si el ex monopolio petrolero fuera un país latinoamericano sería la séptima deuda externa más grande del continente, por encima de países como Ecuador, Uruguay o Perú. La deuda de Pemex es 3.8 veces el total de la carga financiera de los estados y municipios mexicanos.4 A los 106 mil millones de dólares que debe a sus acreedores también hay que agregarle otros 64 mil millones de dólares por el déficit en el sistema de pensiones de sus trabajadores.

    Con estas presiones financieras sobre la paraestatal, Pemex no ha podido cumplir sus planes anuales de inversión en exploración y producción. Por ejemplo, en el año 2017 la empresa paraestatal tenía proyectado perforar 54 pozos, pero de esos planes sólo logró perforar 21. En 2018 Pemex ha logrado perforar menos de una cuarta parte de los pozos que tenía originalmente planeados. Por restricciones financieras y problemas de ejecución los planes de Pemex se han quedado en el territorio de los sueños guajiros. Durante 14 años consecutivos la producción de Pemex ha mantenido un declive constante. Limitar o frenar su capacidad de asociarse con otras empresas petroleras internacionales sólo continuará la trayectoria decreciente que se ha mantenido en los últimos tres lustros. Pemex necesita dinero para explorar y perforar más pozos, así como tecnología para maximizar los resultados de cada proyecto.

    El peor escenario para México y para Andrés Manuel López Obrador es que los planes de Pemex sigan dando resultados negativos y cada año la producción resulte menor que el anterior. Si la trayectoria no se modifica el plan de AMLO de construir una nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, tendrá que comprar petróleo importado para tener la materia prima que le permita operar. La caída en la producción debería ser una preocupación de mucho mayor envergadura que la dependencia en importación de gasolinas.

    Para que la producción de petróleo tenga una tendencia ascendente se requiere dinero. Mucho dinero. De acuerdo a estimaciones de la CNH, durante el sexenio de AMLO se requerirían 110 mil millones de dólares de inversión para recuperar la producción que teníamos en 2014 (2.4 mbd).5 Si Pemex obtuviera estos recursos en forma de crédito su deuda se duplicaría. Si los recursos salieran del presupuesto público este dinero es el equivalente a los presupuestos completos de la SEP y la Secretaría de Salud por 4.8 años.6El gobierno mexicano no tiene a su disposición esa montaña de recursos y tampoco nuestro sector privado tiene los bolsillos tan profundos. Las necesidades de inversión para exploración y producción de petróleo rebasan la escala misma de la economía mexicana. Es aquí donde la política juega un papel determinante para estropearlo todo.

    “Aprendan de mí, cómo no vivir”. John Flory es un personaje literario del colonialismo británico en la novela Los días de Birmania de George Orwell. La frase que abre este párrafo también cierra el epitafio suicida, que John Flory escribió antes de pegarse un tiro. “Aprendan de mí, cómo no gobernar” podría ser un epígrafe breve para cerrar el sexenio de Enrique Peña Nieto. El gobierno que impulsó cambios fundamentales en la economía y política mexicanas pasará a la historia por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, la corrupción, las frivolidades y las negligencias de sus colaboradores.

    El potencial de la reforma energética acabó opacado por las tragedias y los escándalos de sexenio. La miopía del corto plazo llevó al gobierno a prometer precios más bajos de combustibles que dependen de los mercados internacionales. Después del aumento del precio de las gasolinas en enero de 2017, el llamado gasolinazo y los ataques a la reforma energética se convirtieron en tentadores proyectiles electorales. El desafío es salvar a la reforma de Peña Nieto del estigma de Peña Nieto. Refiriéndose a Vicente Fox, Carlos Monsiváis decía que en el siglo XX había que ser valiente para criticar al presidente, pero en el siglo XXI había que ser más valiente para defenderlo. Peña Nieto tuvo el mérito de sembrar una transformación del sector energético, con la certeza de que sólo sus sucesores cosecharían sus barriles y presupuestos. AMLO tendrá que decidir si quiere mantener la reforma energética o aumentar las importaciones de petróleo.

    Tal vez el pragmatismo del general Lázaro Cárdenas pueda ser una interesante inspiración histórica para tomar la decisión. El decreto expropiatorio de 1938 no prohibió la participación privada en el sector de hidrocarburos. La Ley Reglamentaria del 27 constitucional en materia de petróleo de 1939 sostenía: “Podrán celebrarse contratos con los particulares, a fin de que éstos lleven a cabo por cuenta del gobierno federal los trabajos de exploración y explotación, ya sea mediante compensaciones en efectivo o equivalentes a un porcentaje de los productos que se obtengan” (artículo 7). La reforma energética de 2014 tiene muchas semejanzas con el marco legal que quedó después de la expropiación petrolera de 1938.

    En su Quinto Informe de Gobierno, en 1939, el presidente Lázaro Cárdenas afirmó: “El gobierno de la Revolución no desconoce la importancia de la ayuda que puede presentarle la inversión privada, la cual tiene legítimo campo de acción para fortalecer la economía nacional, y juzga que su actuación no es incompatible con la del gobierno…”.

    Al terminar su sexenio Cárdenas prohibió las concesiones en materia de explotación de hidrocarburos, pero permitió la participación de la iniciativa privada por medio de contratos. El monopolio de Pemex sobre la industria de hidrocarburos nace hasta 1958, tres sexenios y dos décadas después de la expropiación petrolera. El cierre definitivo a la participación de la iniciativa privada en el sector ocurre hasta 1960 en el sexenio de Adolfo López Mateos.

    AMLO tendrá que elegir entre las distintas rutas políticas que tomaron dos de sus antecesores, uno de Michoacán y el otro del Estado de México. Cada una de estas opciones llevará al país a escenarios muy distintos. Si el presidente López Obrador quiere ser fiel a su discurso de campaña retomará el legado de López Mateos. Si AMLO busca ser un gobernante pragmático tomará el modelo que dejó vigente Lázaro Cárdenas al final de su sexenio. Con la caída en la producción y la gigantesca deuda de Pemex AMLO hereda dos problemas gigantescos cuya solución pasa forzosamente por el umbral de la definición política. Los obstáculos geológicos se pueden sortear con inversión y tecnología. Los problemas políticos sólo se pueden enfrentar con serenidad, sensatez y voluntad de tomar decisiones basadas en la evidencia disponible.

    1 https://bloom.bg/2IZMx6e

    2 https://bit.ly/2P0HfyJ

    3 CNH, 2018.

    4 Deuda de estados y municipios es de 533.9 mmdp. Disciplina Financiera, SHCP. Consulta del dólar Banco de México 8-9-18 ($19.13). https://bit.ly/2OxQkKR

    5 Pemex, Anuario Estadístico 2017. https://bit.ly/2Qhuc8A

    6 Gasto de la SEP, $302,310, 239,610.00 y Salud $132,186,174,377.00. En conjunto suman $434,496,413,987.00. Cuenta Pública Federal 2017, SHCP.

    Publicado por Nexos
    01-11-2018

opiniones imco

México aún puede o...

Hacemos un enérgico y urgente llamado al presidente electo para deten...

opiniones imco

Publicación de las ...

Hace solo seis años no había documentos e información pública que ...

opiniones imco

El estadista y el Tl...

El Tlatoani es un predicador de monólogos desde el púlpito del poder...

opiniones imco

Quitar comisiones ba...

La Constitución mexicana sí permite poner precios máximos, pero no ...

opiniones imco

#FiscalíaQueSirva e...

Exigimos dotar a la Fiscalía General de la República de una autonom...

opiniones imco

EPN simula proceso d...

La administración de Enrique Peña Nieto termina su administración d...

opiniones imco

Trabajo conjunto ent...

#FiscaliaQueSirva continuará acompañando el proceso legislativo, la ...

opiniones imco

Fideicomiso Fuerza M...

El objetivo principal del FFM es la reconstrucción de las poblaciones...

opiniones imco

Y a ti, ¿cuánto te...

El costo de la cancelación del proyecto en Texcoco asciende a 270 mil...

opiniones imco

IMCO participa en el...

El IMCO presenta el Índice de Riesgos de Corrupción construido a par...

opiniones imco

Rapsodia Morena

La película Rapsodia Bohemia contiene una escena con un diálogo geni...

opiniones imco

Firman convenio el C...

A partir del convenio firmado el día de hoy se promoverán y desarrol...

opiniones imco

La construcción de ...

El proyecto de ley orgánica que se presentará en los próximos días...

opiniones imco

Geología, dinero y ...

Si se quiere recuperar la producción de crudo y garantizar el abasto ...

opiniones imco

Viento y sol: Los nu...

En el futuro veremos mucho más viento y sol en nuestra vida energéti...

opiniones imco

Recuento de daños

La decisión de cancelar la construcción del NAIM en Texcoco tendrá ...

opiniones imco

El estado de la segu...

Por tercer año consecutivo, hay más hambre en el mundo. En 2017, el...

opiniones imco

OSC: advierten la ne...

El Consejo de Cambio Climático, organizaciones de la sociedad civil y...

opiniones imco

¿Tu casa es la mejo...

México  es  un  mercado  de  tierra  subdesarrollado.  En  la...

opiniones imco

Piel delgada, mecha ...

Los mexicanos anhelamos tener un Presidente que no nos dé vergüenza,...