Inicio | ¿Jefe de Estado o de partido?

  • ¿Jefe de Estado o de partido?

    Autor: Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas Juan E. Pardinas @JEPardinas

    FB @JEPardinas 

    *Las opiniones expresadas en esta columna son personales.

    La respuesta a esta pregunta definirá la historia del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el futuro de nuestra democracia. Gustavo de Hoyos, presidente de Coparmex, escribió un blog donde entreteje las etapas en la biografía de AMLO, con la metáfora de la cuarta transformación (4T) de México. Durante la campaña, el entonces candidato de Morena hablaba de su triunfo en las urnas como el inicio de un cambio tan profundo, que se podría poner al mismo nivel de las tres gestas históricas que se escriben con mayúscula: Independencia, Reforma y Revolución.

    De Hoyos menciona que la trayectoria profesional de AMLO ha pasado por varias estaciones: líder político en Tabasco, dirigente nacional del PRD, jefe de Gobierno de la CDMX y tres veces candidato presidencial. Con más de 30 millones de votos, el pasado 1o. de julio empezó una nueva etapa donde se definirá la pregunta que intitula este texto.

    Dice un proverbio que el estadista tiene su mirada puesta en las próximas generaciones, mientras que el líder partidista agota su horizonte en las siguientes elecciones. El Jefe de Estado busca forjar instituciones. El dirigente partidista se enfoca en concentrar y preservar el poder. Uno mira el todo de la nación, el otro, como lo anticipa la raíz semántica, sólo mira por el bienestar de una fracción, que llamamos partido.

    A los pocos días de su triunfo, entre un alud de anuncios y acciones precipitadas, se perdió una declaración de AMLO: “Quiero destacar que para nosotros el gobernador electo en Puebla es Miguel Barbosa”. En esa entidad de la República, las elecciones locales estuvieron manchadas por chanchullos y violencia. El ex gobernador panista Rafael Moreno Valle ha buscado forjar una monarquía provinciana al heredar el poder a su esposa. Todos estos hechos son despreciables y criticables, pero al inminente Presidente electo no le toca calificar elecciones en un estado, ni decretar las victorias o derrotas de un candidat@. Ese tipo de consignas son propias de un líder partidista, no de un hombre de Estado.

    El INE publicó un dictamen multando a Morena por el manejo opaco y discrecional del fideicomiso de apoyo a los damnificados del 19S y AMLO volvió a su trinchera de líder partidista. En un malogrado tweet calificó la decisión del órgano electoral como una “vil venganza”. Para justificar una venganza tiene que ocurrir un agravio previo. ¿Qué podría justificar ese afán por desquitarse?

    Sobre este desafortunado hecho, una persona cercana a Morena me dio una explicación preocupante: “que no se te olvide el 2006”. Ante sus ojos, la controversial elección de hace 12 años justificaba el exabrupto twittero de la semana pasada.

    La cuarta transformación política de AMLO, de líder de un movimiento social a Jefe de Estado, pasa por dejar atrás los agravios del pasado. Ante medios de comunicación, López Obrador dio una declaración que se podría interpretar como una amenaza: “Yo perdono, pero no olvido”. Ojalá que el éxito histórico del 1o. de julio pudiera funcionar como un bálsamo para cerrar cicatrices abiertas en los avatares de su carrera política.

    Abrir una etapa implica cerrar otra. Al volver de un viaje hay que guardar el equipaje y desempacar las maletas. Los exabruptos verbales de AMLO no le ayudan a él y no le ayudan a su futuro gobierno. Dejar el pasado atrás no es un refrendo de la impunidad sobre crímenes y corruptelas, sino un esfuerzo casi íntimo para mirar hacia adelante sin borrascas del odio. Por el tamaño de los problemas y la dimensión de las expectativas, a México le urge un estadista.

    Publicado por Reforma
    29-07-2018

opiniones imco

Una mirada a los ben...

A nivel global, el valor de las principales empresas de economía cola...

opiniones imco

Instituciones débil...

El Índice de Competitividad Global 2018 revela dos principales factor...

opiniones imco

Transformación a co...

Los proyectos estratégicos de una Administración nueva no deben esta...

opiniones imco

Dos sexenios

Como si el calentamiento global no existiera, las prioridades energét...

opiniones imco

Índice de Estado de...

Ninguna entidad de la República tiene una puntuación perfecta en Est...

opiniones imco

Índice de Informaci...

En el IIEG 2018, el IMCO encontró que el cumplimiento a los presupues...

opiniones imco

La prisión preventi...

Para lograr la consolidación del sistema de justicia penal aún hacen...

opiniones imco

Austeridad: una prom...

En un contexto de recursos limitados, al aumentar recursos al gasto bu...

opiniones imco

¿Qué sigue con las...

Con el nuevo formato para las declaración 3de3, la información patri...

opiniones imco

USMCA y la corrupci...

Quien diga que a USMCA le faltan dientes para atacar la corrupción, l...

opiniones imco

Crisis de seguridad ...

Durante 2017 se cometieron 33.6 millones de delitos, 2.5 millones más...

opiniones imco

La Comisión de Sele...

La convocatoria está abierta a toda la sociedad para que del 3 de oct...

opiniones imco

Manéjese con cuidad...

Hoy en México tu origen determina tu destino. La entidad en la que na...

opiniones imco

Papás y mamás en E...

Este 24 de septiembre arrancó la cuarta edición de Papás y mamás e...

opiniones imco

La transa y la auste...

Cuando un partido tiene mayoría en las dos Cámaras, ya no queda ning...

opiniones imco

Lo que la resolució...

El ID biométrico de India, Aadhaar, llegó para quedarse. Este es el ...

opiniones imco

¿Megaproyectos o me...

Las corazonadas y las promesas de campaña de la administración públ...

opiniones imco

2000 y 2018

La transformación del 2018 deberá cuidarse de no repetir las metidas...

opiniones imco

Aspectos destacados ...

En 2017, el turismo internacional aumentó 7% en comparación con el a...

opiniones imco

A un año de los sis...

El desorden en la reconstrucción de escuelas ha resultado en la incap...