Inicio | La desigualdad en América

  • La desigualdad en América

    Autor: Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas

    Juan E. Pardinas @JEPardinas

    FB @JEPardinas 

    Carlos Elizondo ha escrito un libro importante e incómodo. Los de adelante corren mucho es un recorrido por las asimetrías sociales de nuestro continente y de nuestro país. Así como Alexis de Tocqueville escribió en el siglo XIX La Democracia en América refiriéndose a la situación política y social de Estados Unidos en esa época, Elizondo hace un diagnóstico regional sobre la desigualdad. El autor analiza sus múltiples dimensiones, desde la época de la Colonia hasta los tiempos de Donald Trump. Desde la introducción, el autor plantea uno de los ejemplos más brutales sobre la diferencia entre tener y no tener: la desigualdad de acceso al placer sexual.

    En el antiguo Perú, en tiempos de los incas, los emperadores podían desposar a más de 700 mujeres, los oficiales principales tenían 50 esposas, los líderes de las naciones tributarias 30 y así sigue la lista. En el Imperio Inca, los hombres promedio sin poder político o económico estaban prácticamente condenados a la castidad. Si un varón procuraba los afectos de una mujer del emperador, el castigo implicaba la muerte del pretendiente, de su familia y su servidumbre. Su aldea era devastada. Una inequidad aún más salvaje era la que sufrían las mujeres forzadas a vivir como concubinas en los harems de la realeza inca.

    Uno de los mayores problemas de la desigualdad es que la disparidad en el ingreso se refleja en disparidades de derechos básicos como salud, educación y acceso a la justicia. Uno de los ejemplos más perturbadores de desigualdad en México es el derecho de una mujer a reducir el dolor durante el parto. La dilatación del útero es la señal de que el embarazo está por concluir y el proceso de alumbramiento ha iniciado. Esa asombrosa transformación de la anatomía femenina permite la continuidad de la especie. Sin embargo, ese ensanchamiento de los cauces que dan vida ocurre en un trueque de intenso dolor físico para la madre. En México, el nivel de ingreso determina los recursos disponibles para reducir o administrar el sufrimiento materno durante un parto que no sea por cesárea. Los protocolos de aplicación de anestesia en el parto son distintos si una mujer está afiliada al seguro popular, al IMSS o a la medicina privada. En la pobreza, ser madre, literalmente, duele más.

    Quien haya seguido la obra de Carlos Elizondo sabrá que el autor es un agudo crítico del estatismo y las soluciones de política pública que operan a contracorriente de las lógicas del mercado. El hecho de que un importante pensador liberal se ocupe del problema de la desigualdad es en sí mismo un mensaje importante. Tradicionalmente, desde la visión liberal se interpretaba que para combatir la pobreza era necesario generar riqueza y la desigualdad era un subproducto inevitable de este proceso. En China, el país que ha logrado sacar a cientos de millones de personas de la pobreza, se han generado altos niveles de inequidad social. Países como Cuba y Venezuela han logrado la utopía de la igualdad económica, pero por el peor de los senderos: cancelando los derechos políticos y reduciendo a la miseria a la enorme mayoría de sus habitantes.

    Como nos demuestra la conclusión del libro, la ruta para reducir la desigualdad no es clara. Sin embargo, los países a los que nos queremos parecer tienen algo en común: un Estado con instituciones funcionales. Esto suena muy abstracto pero sus ejemplos son muy concretos: una sala de partos donde sí hay anestesia, un sistema de transporte público donde no te roban la quincena, una policía de investigación que sí resuelve algunos crímenes, una Secretaría de Hacienda donde no desvían fondos para campañas electorales. Un Estado disfuncional es una máquina que multiplica todas las desigualdades que el mercado puede generar.

    Publicado por Reforma
    24-12-2017

opiniones imco

México aún puede o...

Hacemos un enérgico y urgente llamado al presidente electo para deten...

opiniones imco

Publicación de las ...

Hace solo seis años no había documentos e información pública que ...

opiniones imco

El estadista y el Tl...

El Tlatoani es un predicador de monólogos desde el púlpito del poder...

opiniones imco

Quitar comisiones ba...

La Constitución mexicana sí permite poner precios máximos, pero no ...

opiniones imco

#FiscalíaQueSirva e...

Exigimos dotar a la Fiscalía General de la República de una autonom...

opiniones imco

EPN simula proceso d...

La administración de Enrique Peña Nieto termina su administración d...

opiniones imco

Trabajo conjunto ent...

#FiscaliaQueSirva continuará acompañando el proceso legislativo, la ...

opiniones imco

Fideicomiso Fuerza M...

El objetivo principal del FFM es la reconstrucción de las poblaciones...

opiniones imco

Y a ti, ¿cuánto te...

El costo de la cancelación del proyecto en Texcoco asciende a 270 mil...

opiniones imco

IMCO participa en el...

El IMCO presenta el Índice de Riesgos de Corrupción construido a par...

opiniones imco

Rapsodia Morena

La película Rapsodia Bohemia contiene una escena con un diálogo geni...

opiniones imco

Firman convenio el C...

A partir del convenio firmado el día de hoy se promoverán y desarrol...

opiniones imco

La construcción de ...

El proyecto de ley orgánica que se presentará en los próximos días...

opiniones imco

Geología, dinero y ...

Si se quiere recuperar la producción de crudo y garantizar el abasto ...

opiniones imco

Viento y sol: Los nu...

En el futuro veremos mucho más viento y sol en nuestra vida energéti...

opiniones imco

Recuento de daños

La decisión de cancelar la construcción del NAIM en Texcoco tendrá ...

opiniones imco

El estado de la segu...

Por tercer año consecutivo, hay más hambre en el mundo. En 2017, el...

opiniones imco

OSC: advierten la ne...

El Consejo de Cambio Climático, organizaciones de la sociedad civil y...

opiniones imco

¿Tu casa es la mejo...

México  es  un  mercado  de  tierra  subdesarrollado.  En  la...

opiniones imco

Piel delgada, mecha ...

Los mexicanos anhelamos tener un Presidente que no nos dé vergüenza,...