Inicio | Banca de desarrollo

  • Banca de desarrollo

    Autor: Roberto Newell

    Roberto Newell

    Roberto Newell | @RobertoNewell

    *Las opiniones expresadas en esta columna son personales.

    Acabo de leer un manuscrito de Jesús Villaseñor en el cual hace un recuento de su participación en la conversión de Nafin -y de varias otras instituciones mexicanas- en banco de segundo piso.

    Villaseñor me pidió que preparara un comentario breve para incluir en su manuscrito cuando sea publicado como libro.

    Le pedí su autorización para reproducir mi nota en esta columna, misma que aparece a continuación:

    “Una de las principales satisfacciones que derivan de haber trabajado durante varios lustros en temas relacionados con la transformación y modernización de la economía mexicana es haber colaborado con muchos de los principales protagonistas de los cambios que se dieron durante ese periodo.

    Conocí a Jesús Villaseñor durante los 90. Me tocó ser parte del equipo de McKinsey que participó en el diseño del programa de cambio que lideró Villaseñor para transformar a Nafin en una institución financiera de segundo piso.

    Villaseñor fue un protagonista clave en la concepción e instrumentación de ese cambio.

    Fue una de las primeras personas en reconocer que la banca de desarrollo del País no funcionaba adecuadamente porque su modelo de gobernanza incorporaba un defecto grave que la hacía propensa a cometer errores económicos grandes y costosos.

    El defecto en cuestión era que la banca de desarrollo era vulnerable a la captura por funcionarios cuyas decisiones de inversión estaban motivadas por razones políticas y no económicas.

    Las inversiones se hacían sin que hubiera una prueba de mercado que validara la calidad y rentabilidad probable de los negocios propuestos.

    En pocas palabras: había un desalineamiento profundo entre las motivaciones de las personas que dirigían la banca de desarrollo y los intereses económicos genuinos de los ciudadanos cuyos intereses supuestamente representaban.

    Este problema se resolvió parcialmente con la transformación de los bancos de desarrollo en instituciones financieras de segundo piso.

    Al convertir a los bancos de desarrollo en fuentes de financiamiento para bancos comerciales privados, se propició que hubiera un mejor alineamiento de los intereses de los agentes que tomaban las decisiones y los dueños del principal que se invertía.

    Como cada inversión que fondeaban los bancos de desarrollo de segundo piso requería la participación de un banco comercial cuyos accionistas arriesgaban parte de su capital en cada proyecto que se autorizaba el alineamiento de intereses mejoró significativamente y con ello la calidad de la toma de decisión.

    Villaseñor fue de los primeros economistas mexicanos en diagnosticar el defecto de gobernanza que causaba que los bancos de desarrollo fueran propensos a hacer malas inversiones.

    Durante los años que gestionó a FONEI estableció el prototipo de una nueva banca de desarollo cuyo diseño estaba libre del defecto de diseño de la banca de desarrollo tradicional.

    El modelo de banca de desarrollo de segundo piso se perfeccionó durante los años que gestionó al FONEI y fue tal su éxito que posteriormente sirvió como modelo para la transformación integral de la banca de desarrollo del País.”

    La adopción del modelo de segundo piso combinada con un seguimiento técnico riguroso de la situación operativa y financiera de los bancos de desarrollo por parte de las autoridades causó que mejorara la rentabilidad privada y social de los bancos de desarrollo.

    Pero como sucede cuando las cosas están funcionando, la cartera de inversiones directas de los bancos de desarrollo (que es la más vulnerable a ser manejada con fines políticos) ha vuelto a crecer durante los últimos años.

    La calidad de la cartera de inversiones de los bancos de desarrollo no sería tan preocupante si estuviera garantizado que las autoridades hacendarias perseveran en la supervisión minuciosa de las decisiones que se toman en los bancos de desarrollo. Pero esa garantía no existe como tampoco existe la certidumbre que los funcionarios futuros que ocuparán puestos clave en Hacienda y en los bancos de desarrollo serán tan cautelosos y prudentes como lo han sido los que han ocupado estos puestos durante las últimas dos décadas.

    Esto debe preocuparnos. Afortundadamente, la situación se puede remediar parcialmente haciendo reformas legales al modelo de gobernanza de los bancos de desarrollo y emitiendo bonos de la banca de desarrollo que no estén respaldados por el gobierno federal para que haya una prueba de mercado que permita valorar aunque solo sea indirectamente la calidad de las inversiones de los bancos de desarrollo.

    Pero estos cambios no pueden esperar a que termine el sexenio.

    Urge instrumentarlos inmediatamente para evitar que los bancos de desarrollo se vuelvan a convertir en herramientas que usan políticos sin escrúpulos y sentido de responsabilidad.

    Publicado por Reforma
    03-05-2018

opiniones imco

Del dicho al hecho.....

Este estudio analiza la información del ejercicio de los recursos pú...

opiniones imco

Manuel Molano habla ...

"Todavía falta para que podamos cosechar los logros de esa reforma en...

opiniones imco

Hacia un México má...

Un México justo y competitivo se construye con políticas públicas q...

opiniones imco

Once compromisos de ...

Ninguna entidad del país está exenta de la necesidad de fortalecer s...

opiniones imco

Debates ciudadanos

Organizaciones de la sociedad civil impulsamos Debates Ciudadanos para...

opiniones imco

¿Cuáles son los te...

De cara al segundo debate entre los candidatos a la presidencia de Mé...

opiniones imco

Certezas explosivas

Con el bajo crecimiento económico y el cambio en la pirámide demogr...

opiniones imco

Selección del Presi...

Si las elecciones se basaran en méritos y capacidad probada, ganaría...

opiniones imco

Una revolución feme...

La baja participación de las mujeres en el mercado laboral es el resu...

opiniones imco

Un Parlamento Abiert...

Un Parlamento Abierto, con datos transparentes y accesibles, es el pri...

opiniones imco

¿Quieren nuestro vo...

Hoy los mexicanos queremos servidores públicos, y no mercenarios de l...

opiniones imco

10 por la educación...

La iniciativa 10 por la educación busca incidir y acompañar la polí...

opiniones imco

Prometer no empobrec...

Los candidatos a la Presidencia de la República no han enviado un men...

opiniones imco

Malos augurios

La prosperidad de México depende de que las empresas pequeñas se vue...

opiniones imco

Arrancan debates org...

Cerca de 200 Organizaciones de la Sociedad Civil en todo el país orga...

opiniones imco

Banca de desarrollo

La calidad de la cartera de inversiones de los bancos de desarrollo no...

opiniones imco

Elecciones 2018

El IMCO creo un espacio para analizar los desafíos que amenazan la co...

opiniones imco

A un mes del arranqu...

Hasta el momento, una tercera parte  (31%) del total de candidatos a ...

opiniones imco

El calibre de las pa...

Cuando un líder político usa un lenguaje beligerante contra sus adve...

opiniones imco

Quinto taller de med...

WRI, IMCO e ICM se reunen por quinta ocasión para continuar promovien...