Inicio | Selección del Presidente

  • Selección del Presidente

    Autor: Roberto Newell

    Roberto Newell

    Roberto Newell | @RobertoNewell

    *Las opiniones expresadas en esta columna son personales.

    Una de las grandes paradojas de los regímenes republicanos Presidenciales es que a la hora de decidir quién encabezará el poder Ejecutivo se recurre a un concurso de popularidad que favorece a candidatos carismáticos y populares y penaliza otros más aburridos, pero más capaces.

    Si las elecciones se basaran en méritos y capacidad probada, ganarían los candidatos más calificados y experimentados.

    En un mundo sensato, Hillary hubiera derrotado a Trump, Romney probablemente hubiera vencido a Obama, Labastida posiblemente hubiera derrotado a Fox y Calderón hubiera destrozado a AMLO.

    En una democracia con procesos de selección sensatos, Cuauhtémoc Blanco nunca hubiera sido considerado para gobernar a Morelos y AMLO posiblemente siguiera siendo un activista político en Tabasco.

    No conozco una sola empresa o institución que estuviera dispuesta a confiar su futuro al ganador de un concurso de popularidad del tipo que se usa para seleccionar quién asumirá las riendas del poder ejecutivo del País.

    Todas las instituciones serias que conozco basan sus decisiones de ascenso en procesos cuidadosamente pensados para valorar los méritos de los candidatos aplicando criterios claros y métricas previamente establecidas.

    En instituciones de buena calidad, la primer responsabilidad del jurado es validar que los individuos bajo consideración hayan tenido un desempeño bueno en cargos previos. Pero haber hecho las cosas bien en el pasado es condición necesaria, no suficiente, para ser considerado para un cargo directivo.

    Para ser seleccionado para un cargo de alto nivel los candidatos también deben tener atributos personales que los hagan merecedores de la confianza de los accionistas.

    Los atributos que normalmente se buscan en los candidatos son: conocimientos adecuados, inteligencia, buenos valores, juicio y temple.

    Así deberíamos de elegir a la persona que guiará los destinos del País durante los próximos años.

    La primera parte de la tarea que nos corresponde es conocer el historial laboral de los candidatos. La mayor parte de la información que se requiere está disponible en internet.

    El punto de partida es conocer las hojas de vida de los candidatos. Una versión abreviada de estas se puede consultar en www.infoeleccionesmexico.com.

    Cabe reconocer que la información que ahí se reporta se puede y debe complementar con evaluaciones más detalladas y profundas de sus logros en los diversos cargos que han ocupado.

    En los casos de AMLO y Meade esa tarea es sencilla, puesto que su experiencia laboral en cargos de alta responsabilidad es amplia y ha sido examinada, evaluada y reportada en fuentes públicas.

    Lamentablemente, en el caso de los otros tres candidatos la información disponible es bastante más limitada.

    A nivel de hoja de vida, José Antonio Meade es el ganador indiscutible.

    Pero más retador que lo anterior, es hacer una evaluación objetiva de los atributos personales de los candidatos.

    Algunos de estos se pueden inferir indirectamente. Por ejemplo, el historial académico de los candidatos es un buen proxy de sus conocimientos. En esa dimensión, destacan Meade y Anaya.

    También se puede inferir su inteligencia con base en sus presentaciones públicas y discursos.

    Esos eventos proveen una muestra objetiva de su capacidad para hilar ideas y estructurar argumentos razonados y factuales.

    Usando ese tipo de eventos como muestra, concluyo que Anaya y Meade son inteligentes, Rodríguez sagaz y agudo y Zavala y AMLO del montón.

    La personalidad de los candidatos también se puede inferir de su conducta en eventos públicos.

    Lo que he visto me dice que Anaya tiene una personalidad arrolladora; Meade es cauteloso y cortés aunque bajo presión sabe cuestionar y criticar; Zapata tiene más personalidad de lo que se le vio durante los años que su marido fue Presidente; AMLO se enfada fácilmente cuando no es objeto de veneración publica y Rodríguez es audaz y populachero.

    Los valores, juicio y temperamento de los candidatos son los atributos personales que más pesan cuando se toman decisiones importantes.

    Lamentablemente, también son los atributos más difíciles de evaluar durante una campaña presidencial cuando todos se esfuerzan por caer bien y mostrar su mejor lado.

    Prefiero evitar emitir juicios sobre los valores personales de los candidatos, aunque debo confesar que me preocupan las alianzas políticas que han hecho algunos de ellos.

    Espero que estas alianzas sean muestras de pragmatismo político y no expresiones genuinas de valores.

    La calidad del juicio y temperamento de los candidatos también se puede inferir de sus conductas durante la campaña.

    AMLO volvió a mostrar que su peor defecto personal es tener una mecha corta.

    El ataque a los empresarios fue un arranque de insensatez que indudablemente le costará caro.

    El mal juicio de Rodríguez estuvo a la vista de todos cuando sugirió “mochar” las manos de los corruptos; Meade y Anaya perdieron la brújula en el debate cuando decidieron atacarse mutuamente dándole un respiro a AMLO, que era el enemigo a vencer en ese evento.

    En suma, los votantes tenemos mucha información disponible para tomar una buena decisión. Si usamos la cabeza, indudablemente lo haremos.

    Publicado por Reforma
    10-05-2018

opiniones imco

Del dicho al hecho.....

Este estudio analiza la información del ejercicio de los recursos pú...

opiniones imco

Manuel Molano habla ...

"Todavía falta para que podamos cosechar los logros de esa reforma en...

opiniones imco

Hacia un México má...

Un México justo y competitivo se construye con políticas públicas q...

opiniones imco

Once compromisos de ...

Ninguna entidad del país está exenta de la necesidad de fortalecer s...

opiniones imco

Debates ciudadanos

Organizaciones de la sociedad civil impulsamos Debates Ciudadanos para...

opiniones imco

¿Cuáles son los te...

De cara al segundo debate entre los candidatos a la presidencia de Mé...

opiniones imco

Certezas explosivas

Con el bajo crecimiento económico y el cambio en la pirámide demogr...

opiniones imco

Selección del Presi...

Si las elecciones se basaran en méritos y capacidad probada, ganaría...

opiniones imco

Una revolución feme...

La baja participación de las mujeres en el mercado laboral es el resu...

opiniones imco

Un Parlamento Abiert...

Un Parlamento Abierto, con datos transparentes y accesibles, es el pri...

opiniones imco

¿Quieren nuestro vo...

Hoy los mexicanos queremos servidores públicos, y no mercenarios de l...

opiniones imco

10 por la educación...

La iniciativa 10 por la educación busca incidir y acompañar la polí...

opiniones imco

Prometer no empobrec...

Los candidatos a la Presidencia de la República no han enviado un men...

opiniones imco

Malos augurios

La prosperidad de México depende de que las empresas pequeñas se vue...

opiniones imco

Arrancan debates org...

Cerca de 200 Organizaciones de la Sociedad Civil en todo el país orga...

opiniones imco

Banca de desarrollo

La calidad de la cartera de inversiones de los bancos de desarrollo no...

opiniones imco

Elecciones 2018

El IMCO creo un espacio para analizar los desafíos que amenazan la co...

opiniones imco

A un mes del arranqu...

Hasta el momento, una tercera parte  (31%) del total de candidatos a ...

opiniones imco

El calibre de las pa...

Cuando un líder político usa un lenguaje beligerante contra sus adve...

opiniones imco

Quinto taller de med...

WRI, IMCO e ICM se reunen por quinta ocasión para continuar promovien...