Artículo

¿Y la banda ancha?

Ante el anuncio de la semana pasada de que Estados Unidos invertirá 8 mil millones de dólares para cerrar la brecha digital, llevando banda ancha a 100 millones de norteamericanos, la pregunta obligada es ¿nosotros qué estamos haciendo?

El Internet es sin duda una de las herramientas más poderosas al alcance de la humanidad. Está no sólo sirve como fuente de conocimiento y vehículo para potenciar nuestra creatividad, sino para disminuir nuestros costos de vida.

Hoy gracias a esta herramienta podemos; consultar a un médico en línea sin la necesidad de asistir a un hospital, comprar nuestros víveres, pagar todo tipo de servicios y hacernos de información y conocimientos, entre muchos otros servicios.

Pero la ventaja más importante de Internet es la capacidad de multiplicar la actividad económica, creando nuevas aplicaciones, tecnologías y contenidos, así como negocios alrededor de dicha herramienta.

México tristemente es conocido por tener una de las penetraciones más bajas de Internet entre países similares, menos del 10% de nuestra población y 14% de nuestros hogares cuenta con dicha herramienta. Además la velocidad promedio de nuestro Internet es siete veces más baja pero cuatro veces más cara que el promedio de la OCDE.

El primer paso para desarrollar una red de banda ancha con amplia cobertura (móvil) y a bajo costo es utilizar la frecuencia de 2.5GHz que acaba de proponer la Cofetel, ya que permite:
• Utilizar la mayor capacidad de ancho de banda dentro de las distintas alternativas existentes
• Una velocidad de clase mundial
• Un amplio acceso a servicios y contenidos
• Un ambicioso plan de cobertura a un menor costo
• Competencia con los oferentes actuales

Además el esquema sólo requiere de modificaciones a la concesión actual para que el estado, en conjunto con la iniciativa privada, pueda detonar una cobertura nacional a bajo costo. Para hacer lo anterior de forma rápida y eficiente es indispensable permitir que los operadores tengan mayor acceso a la fibra óptica de CFE, así como a otra infraestructura pública (ductos, postería y torres de transmisión, entre otros).

Sin embargo, el segundo paso, sin el cual el despliegue de dicha tecnología tiene poco sentido, es la promoción y capacitación de la herramienta.  Un agresivo plan de uso y promoción de Internet en todas las escuelas del país debería acompañar dicha estrategia.

Hoy cerca del 70% de los usuarios de Internet en México tienen entre 12 y 34 años de edad. Por ello, aprovechar su mayor y mejor capacidad para detonar el uso de la herramienta es indispensable e inteligente. La decisión dependerá de las voluntades de unos cuantos, ojala y quieran incluir a la juventud mexicana a esta era digital.

Rodrigo Gallegos es director de proyectos de IMCO. Las opiniones aquí vertidas son a título personal.

rodrigo.gallegos@imco.org.mx