Perfil institucional

El Instituto Mexicano para la Competitividad A.C. (IMCO) es un centro de investigación apartidista y sin fines de lucro que investiga y actúa con base en evidencia para resolver los desafíos más importantes de México. Su misión es proponer políticas públicas y acciones viables e influir en su ejecución para lograr un México próspero e incluyente.

En 2003, el IMCO revolucionó el mercado de las ideas en México al fomentar discusiones abiertas sobre política pública sin sesgos ideológicos, fundamentadas en análisis rigurosos de evidencia y datos duros, y a través del uso de un estilo de comunicación nítido y conciso.

La columna vertebral de los esfuerzos intelectuales de la institución es promover la competitividad de México, definida como la capacidad sostenida de un país, ciudad o región para generar, atraer y retener talento e inversión para crear mejores oportunidades económicas para todos.

Los análisis emblemáticos del IMCO son los índices de competitividad urbana, estatal e internacional. En materia de finanzas públicas sus publicaciones más icónicas son el Barómetro de Información Presupuestal Estatal (BIPE), el Barómetro de Información Presupuestal Municipal, el Índice de Información del Ejercicio del Gasto (IEEG), el primero en su tipo en México, así como el Informe legislativo.

De 2015 y hasta 2021 el Instituto encabezó, junto a Transparencia Mexicana, la iniciativa #3de3 para exigir a funcionarios públicos y candidatos a puestos de elección popular demostrar su compromiso con la rendición de cuentas al publicar tres documentos: sus declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscal.

A partir del éxito de esta iniciativa, el IMCO en conjunto con otras organizaciones, impulsó la Ley General de Responsabilidades Administrativas, conocida como la Ley3de3, la cual estableció un precedente al poner a consideración del congreso 600 mil firmas de ciudadanos que firmaron a favor de la ley.

Además de la Ley3de3, el IMCO participó en la construcción de todo el paquete de leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción, así como en la selección de la primera generación de ciudadanos que se encargaron de la implementación de las nuevas políticas anticorrupción.

El IMCO también ha encarado el reto de enriquecer el debate anticorrupción y la búsqueda de soluciones de política pública mediante el uso de herramientas tecnológicas de vanguardia como el uso de big data.

En marzo de 2018, el Instituto presentó por primera vez el Índice de Riesgos de Corrupción. Esta ambiciosa iniciativa evaluó los riesgos de corrupción en compras gubernamentales a través del análisis transversal de competitividad, transparencia y prácticas de integridad en las mil 531 unidades compradoras del Gobierno federal. La publicación de este estudio ha motivado a algunas dependencias y entidades compradoras del Gobierno a acercarse al IMCO para conocer la base de datos y entender el potencial que tiene en términos de auditorías focalizadas y prevención de riesgos de corrupción. Además, la base de datos se ha convertido en la principal fuente de información para un posgrado en periodismo de datos del prestigioso Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE).

Otro gran esfuerzo en materia anticorrupción fue la propuesta de Ley General de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público (Ley de Contrataciones). Esta iniciativa impulsada por la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional Anticorrupción (SESNA), Transparencia Mexicana (TM), México Evalúa y el IMCO para fortalecer la planeación, promover e incrementar la competencia económica e incorporar mecanismos para controlar la corrupción, en aras de lograr contrataciones en las mejores condiciones en beneficio de los ciudadanos.

En 2020, el IMCO lanzó #MujerEnLaEconomía, una iniciativa del área Sociedad Incluyente, que busca dar seguimiento a la participación económica y política de las mexicanas. De este proyecto nació el monitor que lleva el mismo nombre, en el cual se pueden visualizar datos clave y oportunos sobre la recuperación en la participación de las mujeres en la economía pos-covid, la brecha salarial, la participación laboral y el liderazgo de las mujeres en las empresas.

Desde el comienzo de la pandemia, el IMCO ha enfocado sus esfuerzos en proponer una serie de recomendaciones de política pública que tienen como objetivo proteger los ingresos de las familias, conservar puestos de trabajo, así como evitar el cierre de pequeñas y medianas empresas. Además ha ofrecido evidencia sobre medidas funcionales para tomar en cuenta en la reapertura de actividades económicas y sociales.

Puntualmente la institución ha lanzado los siguientes proyectos para evaluar los efectos de la pandemia: Mapeando la recuperación económica en los estados, el cual se basa en el Indicador de Recuperación Económica Estatal (IREE) que mide el porcentaje de reactivación económica por estado de la república mexicana de manera trimestral. Además presentó un monitor del mercado laboral que permite diagnosticar los cambios en los empleos en tiempos de covid-19.

El IMCO ha contribuido con evidencia y datos en la discusión pública sobre energía y medio ambiente, con especial énfasis en el mercado energético. En 2019, el IMCO calculó por primera vez en el país el costo de la congestión vehicular para las ciudades mexicanas.

A lo largo de los años, el IMCO ha generado alianzas con varias organizaciones nacionales e internacionales. Además ha cultivado una presencia importante en medios de comunicación entre los que destacan The New York Times, The Washington Post, The Economist, The Financial Times, Quartz, France 24, El País, entre otros.

Los resultados de nuestros esfuerzos de comunicación durante el 2020 son:

  • 22 eventos de presentación de nuestros proyectos a los que asistieron 6,300 personas.
  • 7 mil 868 menciones en medios de comunicación, tanto por internet como por medios tradicionales.
  • 925 notas mencionaron al IMCO en su título.
  • 123 mil 100 seguidores en Twitter con 68.3 millones de impresiones potenciales.
  • 124 mil 800 seguidores en el fanpage de Facebook.
  • 2 mil 900 seguidores en Instagram.
  • 2 mil seguidores en LinkedIn.
  • 3 mil 400 suscritos a nuestro boletín institucional.
  • 61 mil 100 visitas a nuestros vídeos en YouTube.
  • 8.1 millones de visitas a los diferentes sitios web del IMCO.

El IMCO únicamente recibe financiamiento  de organizaciones e individuos que garantizan su autonomía e independencia intelectual. La política del instituto es que los resultados de todos sus proyectos deben ser bienes públicos.