Artículo

#SíENLACE2014

¿Cómo contribuyes tú a la impunidad en México? Sí, tú lector, tú ciudadano, ¿cuál es tu aportación a ese régimen de agravios donde las cosas ocurren sin ninguna consecuencia? La impunidad no es un problema exclusivo del ámbito criminal. El gobernador que gasta más recursos en su autopromoción que en combatir la pobreza es un charlatán impune. El presidente municipal que no da el nombre del diputado que le pide un moche es un encubridor impune. Un funcionario que se lava las manos ante una decisión equivocada es un indolente impune. Titulares van, escándalos vienen y los mexicanos nos vamos aclimatando a este orden de cosas donde las transgresiones y negligencias derivan en nada. Con la salvedad de la Divina Providencia, no hay instituciones que pongan freno a nuestra República de la impunidad.

A la sombra de las posadas y las vacaciones, en diciembre pasado, se anunció la cancelación de la prueba ENLACE 2014. Este examen es un instrumento estandarizado que arroja luz sobre el desempeño individual de los estudiantes de educación básica hasta bachillerato. ¿Qué tiene que ver la cancelación de la prueba ENLACE con la impunidad? ¿Qué puedes hacer, tú, ciudadano, al respecto? Para responder estas dos preguntas, te pido tres minutos de tu tiempo y la lectura de cuatro párrafos.

El secretario Emilio Chuayffet es a la educación en México lo que la Reina Isabel II es al poder político en la Gran Bretaña: una figura testimonial y con roles de protocolo. Su jerarquía de mando deriva más del título de su cargo que de sus responsabilidades ornamentales dentro del gobierno. Si se le pregunta al licenciado Chuayffet por la cancelación de la prueba ENLACE, él endosa toda la responsabilidad al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE). Durante las negociaciones de la reforma educativa, el secretario Chuayffet no pudo o no quiso alertar sobre la indefinición y el abandono en el que quedaría este termómetro de la calidad educativa.

Sin decirlo con claridad, el INEE argumenta que la cancelación de ENLACE se debió a la corrupción en su implementación. En Nuevo León se encontró a profesores soplando las respuestas a sus alumnos por medio de una red social de internet. En Chiapas, en 2006, los estudiantes de secundaria salían en último lugar y en 2012 súbitamente escalaron hasta el primer puesto. Asimismo, el número de alumnos con nivel de excelencia en matemáticas se multiplicó de 0.9 a 7% en sólo tres años. Estos datos son indicios contundentes de una estafa pedagógica con consecuencias presupuestales. En el sexenio de Felipe Calderón, bajo la tutela del yerno de Elba Esther Gordillo, la SEP decidió vincular los resultados de la prueba con estímulos económicos para escuelas y maestros.

Si el Estado tuviera la rectoría de la educación en México se habrían tomado tres medidas obvias e inmediatas: investigar la corrupción en la aplicación de la prueba, sancionar a los maestros que incitaron a sus alumnos a cometer un fraude académico y romper el vínculo entre el examen y los ingresos de los profesores. En el México de la impunidad no hubo ni investigación, ni castigo. Es más fácil cancelar la prueba ENLACE que combatir la corrupción. Ahora los estímulos económicos del magisterio se otorgarán con criterios más opacos y con la sabia discrecionalidad de los gobernadores. La cancelación de la prueba ENLACE resultó un generoso regalo para aquellos que se benefician de la falta de rendición de cuentas a nivel de los gobiernos estatales.

Tú puedes hacer algo para intentar revertir este acto de impunidad de nuestras autoridades educativas. Entra a la página www.sienlace2014.org y súmate a la petición para que se mejore y se lleve a cabo este examen fundamental para la salud de nuestro sistema educativo. Una sola firma no cambiará mucho, pero ya van cerca de 10 mil personas que se suman a la petición. Una ciudadanía atónita y quieta es la piedra de toque del edificio de la impunidad.

Publicado por Periódico Reforma
26-01-2014